René Zubieta Pacco

Los dos últimos días, Palacio de Gobierno ha sido escenario de dos reuniones encabezadas por el presidente , el primer ministro y distintos ministros con representantes de organizaciones sociales de Lima y otras regiones. La agenda y el discurso, sin embargo, evidencian que más que actos de Estado o demandas sociales se trata de eventos en defensa del mandatario cercado por seis investigaciones en el Ministerio Público por presuntos hechos de corrupción.

El martes, Castillo recibió por la mañana en Palacio de Gobierno a representantes de las rondas campesinas de distintas regiones del país. Y aunque intentó ampararse en ellas, referidas a su gestión y supuestos hechos de corrupción.

MIRA: Pedro Castillo lidera organización criminal en Vivienda, según Fiscalía de la Nación

En esa actividad, el jefe de Estado aseveró que tomará decisiones “ya no de la forma como hemos venido haciendo, siendo respetuosos, lo haremos con el pueblo”. Por la noche, en una cita con dirigentes sociales de Lima Metropolitana, aseguró que organizaciones de la capital y provincias son “autoconvocadas para hacer sus marchas a Lima”.

Y en ese mismo acto, Torres instó a los participantes a traer a Lima a 50 personas cada uno, pues así “harían arrodillar a los golpistas, los obligarían a que tengamos una Constitución que beneficie a todos los peruanos y no solamente a una determinada clase, a un sector del poder económico”.

La noche del jueves, en otro evento similar con dirigentes regionales, Castillo mantuvo el tono confrontacional, aunque exhortó: “Dejémonos de enfrentamientos inútiles que no le hacen bien a este país”. “Los ciudadanos del Perú tienen toda la libertad de expresarse en cada rincón de la patria”, manifestó en otro momento.

Rechazo

Dicho discurso recibió expresiones de condena y preocupación desde el Congreso, en donde también se han presentado hechos violentos y no se anuncia alguna medida concreta respecto de una salida para la crisis política.

La primera vicepresidenta del Parlamento, Martha Moyano (Fuerza Popular), cuestionó que el gobierno use Palacio como “local de campaña” para “azuzar a la gente”. “A título personal, los responsabilizo por cualquier situación violenta que haya en las calles a raíz de sus propias convocatorias”, aseveró a El Comercio.

Asimismo, comentó que de todos modos se buscará invitar al primer ministro Torres para el pleno de la siguiente semana. “No está prohibido que a Palacio ingresen dirigentes. ¿Pero para qué los están llevando, para qué piden 50 por cada uno? ¿Para defender al señor Castillo, que está enfrentando seis investigaciones? Ese es el objetivo de esas convocatorias y eso no puede ser pertinente. Se usa Palacio, que es una institución del Estado, para la defensa de una persona. El señor Castillo está tratando de escudarse en unos dirigentes”, sostuvo la legisladora.

En opinión de Jorge Montoya, vocero de Renovación Popular, el presidente Castillo “ya cruzó una línea de no retorno” con sus expresiones. Por su parte, José Williams, portavoz alterno de Avanza País, calificó de “irresponsable” el discurso del Ejecutivo.

“No está teniendo en cuenta el primer ministro ni el presidente que puede haber un daño colateral, porque las emociones que pueden tener las masas cuando son motivadas por la violencia crean problema. Y el daño colateral puede ser no solo en los bienes, sino también en las personas”, refirió.

Pedro Castillo y los ministros durante la reunión de la noche del miércoles en Palacio de Gobierno.
Pedro Castillo y los ministros durante la reunión de la noche del miércoles en Palacio de Gobierno. / VIDAL TARQUI PALOMINO

Samuel Rotta, director ejecutivo de Proética, capítulo peruano de Transparencia Internacional, el tono del discurso desde Palacio es preocupante, aunque tendrían que considerarse distintos factores, como qué representatividad tienen las personas que participaron en las reuniones.

“Pareciera una escalada en la radicalización y, por supuesto, eso puede tener eventualmente consecuencias delicadas. Preocupa que estemos llegando a ese tipo de discursos, de tratar de llevar una estrategia de profundizar la confrontación”, refirió a este Diario.

Y si bien refirió que puede haber discrecionalidad respecto del uso de Palacio de Gobierno, “lo preocupante es el talán antidemocrático, esa intentona o amague de llegar al punto de querer patear el tablero”.

La noche del jueves, la defensora del Pueblo encargada, Eliana Revollar, calificó de “situación grave” la convocatoria del Ejecutivo, pues este debería concentrarse en preservar el correcto funcionamiento de la administración pública y el fortalecimiento de las instituciones. “Son mensajes que están soliviantando a la violencia”, expresó en “Exitosa”.

No obstante, también advirtió “mensajes violentos” desde el Parlamento que calan en la población. “Estos mensajes violentistas, sea de quien sea, no pueden venir de los poderes del Estado, sus representantes tienen que entender cuál es el rol que les corresponde”, acotó.

Justificación

En tanto, desde el Ejecutivo se justificó lo ocurrido en Palacio. El ministro de Justicia, Félix Chero, negó que el gobierno llame a la violencia y señaló que no se puede negar el derecho constitucional de los ciudadanos “a protestar, a expresarse”.

“¿Qué tipo de violencia? ¿Sabe cuál es violencia? Violencia es decir que el Congreso va a vacar al presidente con apoyo de las Fuerzas Armadas. No confundan la declaración de un premier que lo único que hace es garantizar el derecho constitucional de los ciudadanos”, subrayó ante consultas de la prensa.

El titular de Comercio Exterior y Turismo, Roberto Sánchez, afirmó que “en lo absoluto” se está exaltando a la población. “La manifestación es un derecho constitucional”, dijo.

Willy Huerta, ministro del Interior, aseguró que se está “malinterpretando” las expresiones de Torres y rechazó que se esté convocando a movilizaciones violentas. “No ha manifestado directamente eso, ha manifestado que hay reclamos sobre las actuaciones de diferentes órganos jurisdiccionales”, explicó.

Por su parte, durante una actividad en la región San Martín este martes, el presidente Pedro Castillo reiteró un discurso de victimización. “Saben por qué piden la vacancia, destitución, inhabilitación del presidente? No es les gusta que un chacrero, un campesino, esté en Palacio”, afirmó.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más