Módulos Temas Día

Más en Política

PPK y el fantasma de la vacancia, la columna de Mávila Huertas

Habría que recordarle que un porcentaje importante de peruanos considera que su permanencia en el cargo es la que precisamente genera inestabilidad

PPK

Ahora que el Congreso vuelve a sacar las calculadoras, Kuczynski apela a tender puentes. ¿Con quién quiere dialogar? (Foto: Presidencia)

“No hay ninguna causal para la vacancia, un nuevo pedido generaría un tremendo desorden en el país. Es necesario trabajar juntos, el Ejecutivo y el Congreso, tendamos puentes por el Perú y, sobre todo, por quienes más lo necesitan. #SigamosTrabajando” escribe el presidente Kuczynski en su cuenta de Twitter.

Habría que recordarle que un porcentaje importante de peruanos considera que su permanencia en el cargo es la que precisamente (y en contra de lo que él piensa) genera inestabilidad. Y no es que lo digan solo las encuestas. Tendríamos que ser ciegos y sordos para no percibir la sensación de incertidumbre en las calles, o el estancamiento económico reflejado en cada nueva proyección de crecimiento del PBI. Una más ajustada que la anterior.

La mayoría, y nos atrevemos a reflexionar en base a las cifras más recientes de Ipsos Perú (febrero 2018), preferiría que el jefe del Estado renuncie antes de que sea vacado. Es lógico porque tampoco nos sentiríamos satisfechos dándole un triunfo político a una oposición que ha demostrado ser tan ambigua y poco transparente como Kuczynski. ¿Acaso alguna de las fuerzas políticas “más representativas” le dijo que no a Jorge Barata cuando a nombre de Odebrecht ofreció su generosa contribución durante las campañas electorales que se realizaron en los últimos diez años? Ninguna se salva. A pesar de los pucheros de quienes fueron candidatos a dirigir los destinos del país. Los que ahora la pegan de ilusos estafados por los viles tesoreros de sus partidos. No, pues. No queremos autoridades títeres de sus huestes, sin la entereza de asumir las responsabilidades que les toca. No vale decir “ampay, me salvo”.

Al presidente le corresponde, como mencionamos en una columna anterior, honrar su palabra. No habría tanto desorden si hubiese atendido a tiempo a la Comisión Lava Jato. No porque esté obligado, sino simplemente porque se comprometió a hacerlo. Hagamos memoria, ocurrió en televisión nacional y estaba con la soga al cuello tras la presentación de la primera moción multipartidaria.

Ahora que el Congreso vuelve a sacar las calculadoras, Kuczynski apela a tender puentes. ¿Con quién quiere dialogar? ¿Con los comunistas radicales? ¿Con el Apra? ¿Con Fuerza Popular? El presidente sabe perfectamente que, más allá de la contundencia o vaguedad de los argumentos que se aluden para declararlo incapaz moral permanente, su continuidad depende de los votos. Es matemática pura. Por eso sigue negociando con Kenji Fujimori, sumando ‘avengers’ para su causa, que no es necesariamente la causa del país.

Lo peor que ha podido hacer es reclamar por la publicidad que se ha dado al testimonio de Barata. Olvida que la democracia es independencia de poderes.

Al Ministerio Público le toca investigar y a la prensa difundir sus avances. Hay sed de verdad sobre Lava Jato. Sed de transparencia y reglas claras. La estabilidad volverá no a partir de componendas oportunistas, sino cuando cada uno entienda su rol y lo desempeñe a cabalidad. Incluso los electores. De eso depende nuestra prosperidad, que es mucho más que una salida del caos.

MÁS EN POLÍTICA...

Tags Relacionados:

PPK

Leer comentarios ()

SubirIrMundial 2018Ir a Somos
Ir a portada