Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Política

“El siguiente paso ante la huelga es la contratación de profesores suplentes”

La titular de Educación afirma que, si bien hasta ahora no ha habido despidos de docentes, sí se ha descontado a más de 20 mil maestros

Marilú Martens

La ministra Marilú Martens considera que hay un debilitamiento de la dirigencia nacional del Sutep. (Foto: Juan Ponce / El Comercio)

La ministra de Educación, Marilú Martens, explica detalladamente la huelga de maestros y las acciones que viene tomando su sector.

— ¿Los maestros están regresando a las aulas?
Están regresando. Lo que vemos es una tendencia muy lenta todavía, pero ya hay regiones como Arequipa, Piura, La Libertad en donde las clases se han reanudado.

— ¿Qué pasa si se corre el riesgo de perder el año escolar?
Bueno, nosotros y las regiones ya estamos tomando acciones. El siguiente paso es la contratación de profesores suplentes. Lo que pasa es que hasta el momento no ha habido despidos. Ha habido, sí, descuentos, a más de 20 mil profesores.

— Pero… ¿cuántos están en huelga? ¿Doscientos mil?
Es cierto que no todas las regiones han descontado, y en esos casos hemos solicitado al Ministerio de Economía que bloquee las cuentas y no paguen. Esas lamentablemente son medidas extremas, pero el profesor que no trabaja no tiene por qué recibir su remuneración.

— ¿La contraloría ya denunció a los responsables administrativos en las regiones que incumplieron la ley al no hacer los descuentos?
Efectivamente. La contraloría ya está iniciando los procesos debidos a aquellas unidades ejecutoras que estén pagando a profesores que no estén asistiendo.

— Hay una ley del 2007 que declara la educación como servicio público esencial, cuyo reglamento creó un padrón nacional de docentes alternos que podían ser contratados a las 24 horas que se declarara una huelga. Eso se había olvidado…
No, no se ha olvidado. Eso es algo que debió aplicarse desde un principio, pues aunque un profesor vaya a la huelga, el niño no tiene que verse privado del servicio educativo. Sin embargo, las regiones no tienen ese padrón de profesores de reemplazo. Por eso estamos publicando un decreto de urgencia que nos da las competencias para hacer esto y contratar a los profesores.

— Esto lleva al tema de la reforma de la descentralización. ¿No sería necesario centralizar nuevamente algunas competencias en servicios claves como educación y salud?
Creo que lo que tenemos que hacer es fortalecer las competencias de las regiones. Sería muy difícil, desde Lima, gestionar toda la educación del Perú. Hay muy buenos gobiernos regionales que están haciendo su labor.

— ¿Pero el ministerio tiene suficientes instrumentos de gestión para que las política sectoriales se cumplan? ¿Puede intervenir cuando hay desacato o no se aplican las políticas?
Bueno, vamos a sacar un decreto de urgencia para poder tener las competencias.

— Pero un decreto de urgencia es una solución temporal, tiene una vigencia de un año. Se necesitaría una ley…
Lo que queremos es crear las competencias para que los gobiernos regionales puedan gestionar la propia educación, porque, si todo lo vamos a gestionar desde Lima, entonces cuándo vamos a poder conocer las necesidades.

— Una tesis sostiene que quien debe tener autonomía para gestionar es la escuela, el director. Entonces, habría que descentralizar a la escuela, no a la región…
De acuerdo, estamos trabajando en eso, pero tampoco podemos darle carga administrativa cuando lo que debería [hacerse] es gestionar el aprendizaje y el desarrollo pedagógico de los profesores. Para eso hay un director de UGEL, un director regional de Educación, para que justamente apoye en esas labores administrativas.

— Pero un director, por ejemplo, ¿tiene la capacidad para contratar o retirar profesores?
Hoy no. Sin embargo, sí puede ser parte del equipo que evalúa quiénes se quedan y quiénes no. En la evaluación del desempeño el director es parte del equipo evaluador.

— ¿Por qué creció tanto esta huelga?
Creo que lo que ha diferenciado esta huelga de otras son los múltiples actores y la falta de una dirigencia clara. Definitivamente, hay un debilitamiento del CEN del Sutep nacional, porque no lo reconocen como el sindicato nacional de todos. Inclusive hay un rechazo muy fuerte al Sutep.

— Ahora, a fines del año pasado se dio el Decreto Supremo 013-2016, que dobló el número de representantes sindicales con licencias con goce de haber. Entonces, probablemente hemos tenido el doble de maestros sin trabajar preparando huelgas. ¿Por qué se dio ese decreto?
Bueno, pero esos son los representantes del Sutep nacional, que justamente son los que no tienen la representación. O sea, la causa no debe de haber sido esa, definitivamente. Otra cosa que también los maestros reclaman es el derecho de la Derrama [Magisterial], que maneja muchísimo dinero y ellos no sienten los beneficios. Sienten que la maneja el Sutep y que no reciben beneficios.

— Ahora, quizá una causa de que esta huelga haya sido tan grande es la inminencia de la evaluación del desempeño, con el temor de que no la aprobarían. Ustedes han ofrecido capacitación previa a la primera evaluación de desempeño. Pero estas evaluaciones deberían ser exigentes, y me pregunto si en la capacitación no se les dirá lo que tienen que hacer o decir para aprobar…
El objetivo de una evaluación no es ni sorprender ni castigar. Es formativa. Lo que buscamos es ver cómo se desempeña el maestro en su día a día, en su quehacer como educador e identificar cuáles son las oportunidades de mejora que pueda tener este profesor. Las capacitaciones previas a la evaluación consisten en familiarizar al docente con los instrumentos que se van a aplicar. Habrá cuatro instrumentos: una observación de clase, donde vamos a evaluar cómo gestionas el aprendizaje de tu estudiante, si tú estás desarrollando el razonamiento, la creatividad, el pensamiento crítico de tu estudiante. Vamos a ver si creas un ambiente de respeto, si estás regulando las actitudes de los estudiantes, si hay una proximidad del profesor hacia el alumno, si hay espacios de retroalimentación. Los otros instrumentos son la encuesta a los padres, la responsabilidad y el compromiso, y también cómo gestionan los espacios y el material que utilizan para el aprendizaje.

— ¿Pero esto lo van a observar en una sola clase, en 60 minutos?
En una sola clase, en 60 minutos. Además 60 minutos programados, acá no se trata de sorprender a nadie.

— ¿En una sola observación el profesor puede hacer una especie de obra de teatro?
Bueno, pero el observador sabe, se da cuenta.

— ¿Pero quién va a evaluar? ¿Otro profesor? ¿Cómo prevenir que no haya una connivencia, digamos, con el evaluador?
Bueno, para eso está el profesor, el director.

— ¿Cómo se selecciona a este maestro evaluador?
Eso ha sido a través de nuestra dirección de desarrollo docente, a quienes cumplen los criterios. Es un par.

— ¿Es del mismo colegio?
No, no es del mismo colegio. El que sí es del mismo colegio es el director.

— ¿Se va a evaluar la manera en la que el profesor ejecuta un determinado modelo pedagógico que es distinto a ese vertical impositivo que siempre hemos tenido? ¿Estamos hablando de un modelo constructivista en el que el profesor fomenta la discusión, la creatividad, la solución de problemas? ¿Están los maestros capacitados para eso?
Bueno, esta es una oportunidad. Si no lo están, entonces pasan a un proceso de capacitación de seis meses. Entonces, si el profesor tiene un estilo distante, si es el que está sentado en su escritorio, si es el que les da los materiales a los estudiantes y él se va y les dice hagan algo y no da retroalimentación, no fomenta la creatividad ni el pensamiento crítico de sus estudiantes, no crea un ambiente de respeto, no regula las actividades de sus estudiantes, entonces es el momento de que nuestros profesores –que queremos que sean los mejores– vayan a un proceso de capacitación y eso va de la mano: evaluación con capacitación. Es la oportunidad que tenemos de mejorar la educación en el país. Es la oportunidad de esa meritocracia, de esa calidad educativa que estamos buscando. Queremos a los mejores profesores frente a nuestros estudiantes.

— ¿Por qué en las evaluaciones de desempeño no se evalúa razonamiento matemático, comprensión de textos? Esto, sin embargo, sí se mide en las evaluaciones de ascenso y de ingreso. O mejor, ¿por qué hay dos evaluaciones, una de ascenso y otra distinta de desempeño? ¿Por qué no se juntan en una sola? Y que haya una evaluación permanente por parte del director...
Mira, estamos viendo, todo es perfectible. Hoy tenemos la evaluación de ingreso a la carrera que justamente evalúa comprensión lectora, razonamiento matemático y también la especialidad a la que se postula. Tenemos la evaluación de desempeño que es cada cinco años, porque sí es importante ver cómo gestiona. La evaluación de ascenso también es evaluación de conocimientos. Además, en la evaluación de ascenso también suma la evaluación de desempeño.

— La evaluación de ascenso casi no ha tenido resistencia precisamente porque existe la posibilidad de ascender. En cambio, en la evaluación de desempeño hay la posibilidad de ser retirado.
Por eso lo que ellos proponen es: “Si desapruebo, déjame ahí”. La evaluación de desempeño sirve precisamente para capacitar al maestro en la nueva pedagogía, para mejorar la calidad de su desempeño. Estamos buscando la mejora de la calidad.

— Los esquemas de capacitación que se han aplicado en el pasado no han funcionado. ¿Cómo debe ser la capacitación para llevar al maestro a ser capaz de desarrollar esta nueva pedagogía de aprendizaje por proyectos, solución de problemas, donde sea el alumno el que construye el conocimiento?
Bueno, generalmente uno enseña como ha sido formado y el modelo con el que ha sido formado el magisterio no es ese modelo más constructivista, sino más conductivista. Justamente, la evaluación de desempeño es una gran oportunidad porque se ve cómo está enseñando nuestro maestro, y se lo capacita en eso. Y hay muy buenos maestros. Yo he visitado tantos colegios y he podido ver tantas metodologías de los profesores que ves que realmente hay esta transversalidad de las disciplinas, hay este trabajo en equipo de los profesores. No es en todos los profesores, en todas las escuelas, pero sí en muchas.

— Una estadística señala que los profesores nativos digitales, que usan redes sociales, no pasan del 20%. Si se aspira a generalizar el uso de tablets que enseñen…
Hoy en el Perú solo el 30% de escuelas cuentan con acceso a Internet, con tecnología. Pero este año la meta es que ninguno de nuestros docentes haya dejado de tener familiarización con la tecnología, con la alfabetización digital. La mayor parte de nuestros docentes está entre 46 y 50 años. Entonces no es fácil en esa edad decir que son nativos digitales.

— Se ha subido el salario mínimo a 2.000 soles, pero lo que les interesa a muchos es más el empleo seguro que el sueldo. Mientras la cantidad de alumnos se ha reducido en 7% entre el 2008 y el 2016, la cantidad de profesores ha aumentado en ¡16%! Hay un descontrol. Algo está pasando. Quizá gobiernos regionales clientelistas…
Estamos haciendo un estudio y un programa de racionalización viendo la necesidad que tenemos de profesores y dónde tenemos, porque, por ejemplo, en las zonas rurales no cubrimos las plazas que necesitamos.

— ¿Qué hay de la posibilidad de que un matemático, un ingeniero, por ejemplo, puedan enseñar?
Lo estamos viendo para que pueda, sobre todo en secundaria, no en primaria, en la que sí se necesita más un pedagogo que un especialista, porque en primaria no buscamos tanto desarrollar las especialidades, sino un desarrollo de capacidades.

— Han ofrecido una jubilación anticipada a los 55 años. ¿Cuál es la razón? Porque podría ser un precedente…
Tenemos un magisterio mayor, la mayoría de nuestros profesores están en este rango. Lo que buscamos es también que el profesor, si no quiere pasar por estas evaluaciones, pueda retirarse. Y estamos buscando con el Ministerio de Trabajo la reconversión laboral, que puedan emplearse en otro tipo de empleos y podamos tener esta nueva pedagogía dentro de la carrera pública magisterial.

— ¿Qué hay del sistema de vouchers que subsidia, no la oferta, sino la demanda, para que el chico pueda escoger entre un colegio público o uno privado si le alcanza con el voucher?
En educación básica aún no lo hemos contemplado. Estamos viéndolos en educación superior técnica. No como vouchers, pero sí estamos viendo de hacer asociaciones público-privadas.

— ¿Y hacer asociaciones público-privadas en la gestión de los colegios, al estilo Fe y Alegría?
Todavía no lo estamos viendo para privados, pero sí estamos trabajando con algunas ONG.

Tags Relacionados:

Marilú Martens

Huelga de maestros

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada