Eloy Espinosa-Saldaña también ha sido acusado de presunto maltrato psicológico. (Foto: GEC)
Eloy Espinosa-Saldaña también ha sido acusado de presunto maltrato psicológico. (Foto: GEC)

Otra funcionaria del Tribunal Constitucional (TC), identificada como Milagros Morales Soto, asegura haber sido maltratada por el magistrado .

Este caso se suma al de la secretaria general de dicha institución, Susana Távara, quien acusa a Espinosa-Saldaña de presunto maltrato psicológico.

Morales, quien labora más de 20 años en el TC, acusa un “uso abusivo, indebido” de poder contra su persona. Esto cuando, en mayo del 2017, se desempeñaba como especialista en el área de Protocolo, se dio un incidente.

Según informó “Panorama”, Espinosa-Saldaña tenía programado por entonces asistir a una sesión de la Comisión de Venecia y luego a una actividad en Doha, Qatar. En este último caso, necesitaba una visa especial.

Y pese a que Morales aseguró al citado dominical que solucionó el problema, el magistrado se quejó de no haber tenido un documento que acredite la citada visa. Por ello, envió una carta al entonces presidente del TC Manuel Miranda, solicitando “inicio de procedimiento administrativo correspondiente, el cual implique la sanción más grave posible (destitución) a quien con creces se la ha ganado por su irresponsabilidad, incompetencia y absoluta ausencia de un mínimo profesionalismo en las tareas que se le encomendaron”.

La funcionaria considera que esa medida fue “excesiva”, porque hay niveles de sanciones. “Me sentí muy mal porque esa carta estaba llena de imprecisiones. Tuve una omisión totalmente subsanable, que no le tenía por qué haber generado ningún inconveniente al magistrado ni tampoco le generó ningún cargo económico al tribunal”, dijo.

Al día siguiente me envían de vacaciones 30 días y regresando me envían a la oficina de Contabilidad y Tesorería a escanear documentos”, acotó.

A este caso se refirió el último viernes el magistrado, aseverando que embajadores tuvieron que hacer las gestiones para que él pueda viajar.

“Tú trabajas en protocolo, tú tienes que sacar la visa a un magistrado, tienes dos viajes, le sacas a uno y en el otro no tiene cómo viajar. Se queda en la mitad de Alemania sin saber qué hacer. ¿Tú no mandarías una carta diciendo, oiga, llámenle la atención a esta señora?”, explicó el miembro del pleno del TC a RPP.

“Como es débil el caso de plantear que alguien discute con una secretaria general y no tienen elementos, ahora quieren poner que yo le hago problemas a todo el mundo. Por favor”, sentenció.