Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Especiales

Transfuguismo sin control en el Congreso

Fuerza Popular

La bancada que más deserciones ha tenido es la de Fuerza Popular. Veintitrés congresistas dejaron de pertenecer a esta agrupación en casi tres años de gestión.

A la mitad de gestión, el 35% de legisladores ha renunciado a la bancada por la que fue elegido en el 2016. En el mismo período, el pleno aprobó dos cambios a su reglamento en busca de evitar el transfuguismo, pero ambos fueron anulados por fallos del Tribunal Constitucional (TC). Así, el Parlamento pasó de tener seis a diez bancadas, y se mantiene la expectativa de que se puedan formar otras dos más.

En setiembre del 2017, el Tribunal Constitucional declaró inconstitucional la ley antitránsfuga que había aprobado el Parlamento en el 2016. Esta norma determinaba que los parlamentarios que renuncien, y los que sean separados o expulsados de sus bancadas no podrán pertenecer a otro grupo parlamentario ni formar uno nuevo. La norma contemplaba que si los partidos o alianzas con los que llegaron al Legislativo se disolvían, los legisladores podían unirse a otra bancada o formar una nueva.

Tras el fallo adverso del TC, vendría la creación de la primera bancada no elegida en el 2016: Nuevo Perú, la cual se creó producto de la división del Frente Amplio.

Fuerza Popular

La diáspora de Fuerza Popular.

El fallo del máximo órgano constitucional señalaba que la norma aprobada por el Legislativo atentaba contra la libertad de conciencia y la participación política. El Congreso no demoró en sacar la vuelta al fallo: aprobó la ley de las bancadas mixtas.

Esta norma establecía que no podían formar una bancada ni adherirse a otra los congresistas que hayan renunciado, hayan sido separados o expulsados de sus agrupaciones. Sin embargo, dejaba abierta la posibilidad de formar una “bancada mixta” a los parlamentarios que acrediten que fueron sancionados irregularmente.

El TC emitió un fallo sobre esta norma en la que se determinó que los parlamentarios renunciantes a sus agrupaciones políticas por diferencias de conciencia debidamente fundamentadas podrán formar nuevas bancadas, pasar a otros grupos parlamentarios o formar la bancada mixta. Ese fallo abrió las puertas para la creación de más bancadas, con un margen mucho mayor que el del 2017.

Desde julio del 2018, cuando se conoció el segundo fallo del TC, se crearon cinco nuevas bancadas, dos de ellas con poco tiempo de vida: Unidos por la República tuvo 80 días de vida, y Concertación Parlamentaria solo 76 (se desactivó porque un bloque decidió formar otra bancada llamada Acción Republicana).

—Razones de fondo—
En lo que va de este período, suman 45 renuncias: 44 cambiaron de camiseta y solo una (Yeni Vilcatoma) decidió regresar a su bancada, Fuerza Popular, para postular a la tercera vicepresidencia en el 2018, cargo que obtuvo y mantiene hasta la fecha.

Para el especialista parlamentario Alejandro Rospigliosi, los fallos del TC resultaron peor que la enfermedad. “El TC quiso mejorar la normativa sobre el transfuguismo con dos fallos, pero uno fue peor que el otro. El último fue muy ambiguo y generó muchas interpretaciones. Por esa ambigüedad se ha generado la atomización que vemos hoy en día”, dijo.

Gerardo Távara, secretario general de la Asociación Civil Transparencia, discrepó y aseguró que el fallo del TC señalaba que el Congreso debía regular mejor el transfuguismo, pero el problema es que hasta la fecha esto no se ha dado. “Mientras el Congreso no cumpla esto, vamos a seguir teniendo bancadas con poco tiempo de vida. La reforma política es una buena oportunidad para hacer cambios de fondo”, aseguró.

Távara indicó que el debate de la reforma política es una buena oportunidad para reformar el problema de raíz. Coincide con Rospigliosi en señalar que se requiere partidos políticos con una mejor selección de los representantes que llevan al Parlamento.

En el 2017, Transparencia reveló que solo el 17% de los congresistas elegidos eran militantes en los partidos que representaban en el Congreso. Este Diario corroboró que de los 45 legisladores renunciantes hasta la fecha, 38 tenían la condición de invitados. De estos invitados, cuatro han pasado por tres bancadas distintas, y otros dos han pasado hasta por cuatro grupos diferentes.

“Es muy débil la identificación del congresista con el partido. Y esto pasa porque fueron elegidos candidatos como producto de asambleas y no de elecciones partidarias. No hay requisito de ser militante para integrar una lista. Uno de los proyectos de la reforma política apunta a corregir eso”, afirmó Távara.

Rospigliosi añadió que resulta necesario que se recompongan las comisiones partidarias para retomar el debate, desde agosto, sobre el transfuguismo. Existen tres vías para zanjar el asunto tras el último fallo del TC: una interpretación de la Oficialía Mayor, una opinión consultiva de la Comisión de Constitución o que se presente un nuevo proyecto. Mientras, podrán seguir produciéndose renuncias con solo hacer una referencia tangencial a un tema de conciencia.

—Agendas desarticuladas—
Fuerza Popular es la bancada que más miembros ha perdido (23, sin tomar en cuenta a Vilcatoma que regresó ni a Letona cuya salida no fue oficializada). Esta última semana renunciaron Francisco Villavicencio (Callao) y Nelly Cuadros (Cusco), y nadie está en calidad de asegurar que no se producirán más salidas.

Alejandra Aramayo (Arequipa) aseguró que la informalidad del Perú no es ajena al ámbito político y que los partidos no han realizado una labor seria para legitimar a sus representantes. “Esto se ve cuando, horas antes de votar por la reestructuración de puestos en comisiones, unos congresistas se acomodan en otras bancadas o algunos otros se enteraron de que se quedaban sin grupo. Esto tiene que ver con una falta de visión y de liderazgos”, señaló.

Para la legisladora fujimorista, Alianza para el Progreso es el partido que más ha trabajado por su institucionalización a partir del trabajo en las regiones de la mano con las autoridades subnacionales. “Muchos de nuestros nichos electorales fueron compartidos y peleados con APP. En Fuerza Popular tenemos que volver a mirar con mayor detenimiento a los de provincia, quienes tienen agendas particulares. Sus agendas regionales tienen que articularse en un plan de país. [Eso] no se ha hecho”, manifestó.

Aramayo también considera que debe fortalecerse los partidos a través de elecciones internas para que así la representación parlamentaria sea la manifestación de las organizaciones políticas. “La bancada tiene que ser parte consecutiva del partido. Cuando allanaron los locales del partido yo fui a defenderlos porque los sentí míos, pero luego me dicen que no puedo opinar sobre temas trascendentes porque no soy militante. Entonces me dejan descolocada”, contó.

Por último, la parlamentaria dijo que se debe diferenciar las renuncias por ideologías o de conciencia, de las que se producen por conveniencia política. Recordó que, al no existir reelección congresal, muchos apuntan a conseguir cupos partidarios para postular en las elecciones subnacionales del 2022.

—Renuncias naranjas—
-Fuerza Popular es la bancada que más miembros ha perdido: 23, sin tomar en cuenta a Vilcatoma, que regresó, ni a Letona, cuya renuncia no se ha oficializado.

-Peruanos por el Kambio empezó el 2016 con 18 congresistas, pero ahora solo tiene nueve miembros.

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada