Módulos Temas Día

Más en Notas contratadas

ESPACIO UNIVERSIDAD CONTINENTAL

La combinación ideal en la cuarta revolución industrial y la necesidad del talento humano

La inteligencia artificial y la robótica son los avances tecnológicos que lideran la revolución digital. ¿Qué ventajas les esperan a las empresas que las adopten y cómo deben gestionar el talento en este contexto?

Universidad Continental

La relación entre talento humano y la robótica debe trabajarse estratégicamente si se quiere destacar.

Cuando el matemático Alan Turing creó a finales de 1930 su máquina universal –un mecanismo capaz de decodificar y poner en marcha cualquier instrucción – nadie creyó que esta podría remplazar el trabajo de la inteligencia británica. La máquina probó que sí, y ayudó a ganar el conflicto contra Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. Era la primera vez que un autómata demostró ser un apoyo para la humanidad.

Un siglo después, nuestros ‘playlists’ son elegidos por inteligencia artificial, somos atendidos por ‘chatbots’ y los robots industriales gestionan las plantas. La automatización está causando una poderosa disrupción en todas las industrias y para el 2023, según estima la consultora Capgemini, las ‘fábricas inteligentes’ aportarán unos 500.000 millones de dólares a la economía mundial.

Nuevos aliados
“El robot viene a reemplazar al hombre en asuntos muy tediosos”, comentó Manuel Moscoso, gerente comercial de Andes Technology, durante el desayuno sobre industria 4.0 organizado por la Universidad Continental. Para Moscoso, a pesar del temor de muchos empresarios y gerentes de recursos humanos, la industria robótica no se centra en remplazar empleos, sino en crear un entorno de colaboración entre las personas y las máquinas.

“Muchas plantas del país ya cuenta con robots, pero aún hay un temor de admitirlo”, agrega el ejecutivo de Andes Technology, la principal proveedora de robots industriales en el país. Y es que, como señala el informe Capgemini, la inversión en digitalización traerá como resultado que en los próximos cinco años la productividad de las plantas crezca en un 27%. Pero, como agrega Moscoso, para ver los beneficios de la automatización debemos educarnos y replantear las habilidades para el trabajo.

Universidad Continental

Crear, innovar, impactar
Si los robots mejoran la producción y nos alivian de procesos repetitivos, ¿en qué habilidades necesitan invertir las empresas? Un estudio de la consultora McKinsey reveló que mientras más técnico sea un trabajo es posible que sea reemplazado con mayor facilidad por la tecnología. Los trabajos que requieren de imaginación, análisis creativo y pensamiento estratégico no lograrán ser automatizados.

En este contexto, consultoras globales como Deloitte o PwC, señalan que las compañías requieren de talento humano disruptor y con capacidad de creación. “Sobre una base tecnológica, lo que se puede hacer es crear, innovar, prototipar e intentar solucionar problemas a muy alto nivel”, sostiene Guillermo Jaramillo, responsable del Fab Lab de la Universidad Continental.

Y es que, como revelan los informes de McKinsey, los procesos de automatización remplazarán la mitad de los trabajos de hoy para el año 2055 y traerán beneficios a las globales, pero solo se alcanzará el máximo potencial si las personas y la tecnología trabajan de la mano.

Publirreportaje

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada