Internet permite que los estudiantes accedan a material educativo y conocimientos sin necesidad de salir de sus casas.
Internet permite que los estudiantes accedan a material educativo y conocimientos sin necesidad de salir de sus casas.

La posibilidad de navegar por Internet ha generado una verdadera revolución en la educación. Además de ofrecer nuevas formas de comunicación, gracias a la red hoy los escolares tienen un mayor acceso a información y a nuevos métodos de aprendizaje.

Para empezar, como explica Jaddy Fernández, especialista en transformación digital y CEO de Gambaru Corp., Internet es una enorme puerta a plataformas educativas y bibliotecas virtuales. “Los escolares pueden acceder a ellas sin necesidad de viajar ni gastar mucho dinero, sino simplemente conectándose a través de una computadora, una tablet o su dispositivo móvil”, dice el experto.

, por ejemplo, es una plataforma web abierta y sin costo desarrollada por la Fundación Carlos Slim. Esta brinda acceso a contenidos y cursos educativos de diversas áreas, como matemáticas, ciencias, lectura, lógica, memoria, razonamiento, etc. A junio de 2019, contaba con más de 21 millones de usuarios en 168 países y más de 51 millones de cursos realizados.

Internet también es un puente para estar en contacto con expertos en educación. Un grupo importante son los edutoubers, educadores de diversas materias que ofrecen clases gratuitas en YouTube. Así, si a tu hijo no le quedó claro cómo sacar la raíz cuadrada de 36, puede acudir a JulioProfe, el canal donde un docente (Julio Alberto Ríos) enseña matemáticas y física a sus más de 3,8 millones de suscriptores en YouTube . Y si la Historia no es el fuerte de tu hijo, de seguro con “Pero eso es otra historia”, un canal creado por Andoni Garrido que cuenta con poco más de medio millón de suscriptores, este se apasionará con la historia, el arte y la mitología.

Versatilidad a la carta

Internet es relevante no solo por su magnitud, sino porque se adapta a las necesidades de los estudiantes. Muchos de ellos usan aplicaciones para todo. La educación no es la excepción. Por ejemplo, con My Studie Life, los chicos pueden organizar sus tareas, gracias a un calendario donde se colocan los horarios de clase, de actividades extracurriculares y fechas de entrega de trabajos y de exámenes.

La red también tiene opciones para jóvenes que ya están acabando el colegio o preparándose para ingresar a la universidad. Una excelente alternativa es Coursera, una plataforma donde 34 millones de personas (casi la misma población que Perú) llevan cursos gratis, nada menos que de universidades como Princeton, el Tecnológico de Monterrey, el IE Business School, entre muchas más.

Todo indica que en los siguientes años Internet seguirá generando cambios en el día a día de los estudiantes, tanto fuera como dentro de las aulas. “La web es el mejor recurso tecnológico con el que cuentan los profesores y alumnos. Los materiales impresos están siendo reemplazados por documentos digitales, más rápidos de distribuir y actualizar, y ahora contienen más imágenes, sonidos y video”, destaca Roberto Bellido, Subdirector Comercial Mercado Residencial de Claro. Sin duda, la red abre un mundo de posibilidades en la educación de tus hijos. Prepárate, porque ellos necesitan aprovechar todo lo que se viene.

Claro Hogar
Claro Hogar

PUBLIRREPORTAJE