Han pasado más de cuatro meses desde que los aeropuertos del país se cerraron para evitar la rápida propagación de la COVID-19 entre la población. En ese lapso se dejaron de dar muchos reencuentros entre familias y/o amigos y se produjo la postergación de innumerables obligaciones académicas y laborales.

Sin embargo, las autoridades nacionales ya dieron luz verde para el inicio de los vuelos nacionales desde mañana miércoles 15 de julio. Por ello, Lima Airport Partners (LAP), operadora del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, cuenta con los de bioseguridad para que este reinicio se desarrolle sin ningún inconveniente, garantizando la salud y seguridad de usuarios y de todos los trabajadores de la comunidad aeroportuaria.

Nos cuidamos todos

Como disposiciones generales, ha dispuesto el uso obligatorio de mascarilla y protector facial para pasajeros y usuarios, proveedores y concesionarios desde el ingreso y de manera permanente; solo deberá asistir al aeropuerto el pasajero, sin acompañantes; y la medición de temperatura: las personas con más de 38°C no podrán ingresarán al aeropuerto.

Asimismo, se ha implementado señalética para respetar la distancia social entre los pasajeros, dispensadores de gel en puntos estratégicos, lavaderos portátiles en los puntos de mayor concurrencia, pediluvios en los ingresos, reducción de capacidad en áreas comunes, buses, servicios higiénicos, ascensores, entre otros.

También se ha dispuesto el incremento de la frecuencia de limpieza y desinfección en los espacios de tránsito y puntos de contacto, la colocación de protectores acrílicos en el hall de check-in, salas de embarque, counters de ventas y de conexiones, así como en los puntos de transporte. Con estas , el principal aeropuerto del país busca cuidar a todos los pasajeros que están prestos para retomar sus actividades.

Para conocer el protocolo de embarque a detalle haz clic

PUBLIRREPORTAJE