Pluspetrol
Pluspetrol

ESPACIO CAMISEA

Uno de los lugares que alberga mayor diversidad natural en nuestro litoral es la bahía de Paracas. La reserva nacional es el hogar de reptiles, aves, peces, mamíferos y algunas especies sorprendentes del fondo marino. Por eso, desde hace 16 años se ha convertido en el escenario de un proyecto especial de monitoreo del .

El Programa de Monitoreo Ambiental Marino Costero es un esfuerzo para estudiar, monitorear y desarrollar sosteniblemente esta zona de la costa peruana. Gracias a sus 114 estaciones de monitoreo, investigadores y monitores de Camisea han logrado realizar grandes aportes científicos reconocidos por el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNAP) como el estudio del territorio y oceanografía de la reserva.

Además, desde su creación en el 2003 ha beneficiado a más de 7 mil pescadores artesanales y logró reafirmar la presencia de especies como el delfín nariz de botella, el gato marino peruano y el zorro colorado, especie considerada en estado de protección.

Un lugar para vivir

Todos los días, los monitores realizan un recorrido que va desde Puerto Paracas, las playas Loberías y Atenas, hasta el terminal marino de para evaluar la calidad del agua y supervisar a las poblaciones de delfines, lobos marinos, aves costeras y las actividades de la pesca artesanal de Pisco. También, se lleva a cabo un monitoreo abiótico y biótico que evalúa el comportamiento estacional de la flora y fauna marina.

En este proceso se incluye la participación de comités ambientales municipales, universidades y ciudadanos, quienes reciben capacitaciones y entrenamiento. De esta manera, se crea una cultura de cuidado y se genera conocimientos sobre especies tan delicadas como los mamíferos marinos que no solo encuentran en la zona importantes fuentes de alimento, sino también corrientes, cuevas y más condiciones ideales para vivir.

Publirreportaje