Redacción EC

Cuando una mujer en se topó con un perro pitbull en un parque, ella rápidamente se dio cuenta que tenía que adoptarlo no solo porque era el más afectuoso animal que pudo haber conocido en su vida sino por una particularidad muy especial que tenía, la misma que lo ha convertido en una celebridad en redes sociales como e .

La página de Facebook The Dodo, especializada en derrumbar el mito de que esta raza de perros es peligrosa, compartió la historia de cómo ‘Mo’ sorprendió a su dueña con su característico grito, que le da la impresión al primero que lo conoce que los pitbulls son los animales más gentiles que existen.

“Creo que suena como un grito de velociraptor o de un tiranosaurio rex. Otras veces suena como una mujer y luego comienza a hacer chirridos parecidos a los de un ave. ¡Es un sonido que tiene mucha variedad!”, revela Kristin Allen, la propietaria del pitbull protagonista de esta tierna historia viral de Facebook.

Allen contó que ‘Mo’ llegó a su vida “literalmente en el momento adecuado”, ya que se encontró con lo que creía que era la silueta de un perro vagando solo por un parque cuando regresaba a su apartamento y que al cruzar miradas, la mascota caminó hacia ella moviendo la cola todo el tiempo y finalmente reposó la cabeza sobre su rodilla.

“Me dije ‘¡OK, bueno, creo que vendrás conmigo, amiguito!’ (…) Claramente se notaba que había vivido en la calle durante mucho tiempo. Estaba desnutrido. Él mismo se hizo sentir como si estuviera en casa. Se acurrucó a mi lado en mi cama y literalmente desperté a la mañana siguiente con su cabeza debajo de mi axila”, añadió la duela de ‘Mo’.

La mujer señaló que quiso darle a los verdaderos propietarios de ‘Mo’ un tiempo prudencial para que lo encontraran por lo que decidió llevarlo a un refugio para animales pero tenía muchas dudas de llevarlo ya que había algo dentro de ella que la mascota había llegado a su vida por una razón.

“Encontré a ‘Mo’ un sábado 17 de junio. El día siguiente era el Día del Padre y, coincidentemente, era el cumpleaños de mi papá. Lo perdí cuando tenía 16 años. Debe haber una razón por la que [‘Mo’] llegó de la nada a mi vida y, bueno, fui y lo visité cada día en el refugio después de eso, y progresivamente se puso mal, deprimido, enfermo”, agregó.

“Dije, ‘Escuchen, si sus dueños no vienen mañana, voy a regresar por él y se irá a casa conmigo’. Mi mamá me dijo esa misma semana ‘Nunca te he visto tan obsesionada con algo’. Al final, pude adoptarlo y desde aquel entonces, ha sido una verdadera aventura”, indicó Kristin sobre cómo es la vida a lado de ‘Mo’.

Es aquí donde ella revela cómo fue la primera vez que ‘Mo’ hizo su peculiar grito: había visto a otro perro y chirrió como un ave. “Todos nos quedamos viéndonos el uno al otro como diciendo ‘¿Qué fue eso?’”, dijo Kristin entre risas. Incluso el instructor del perro dijo que no sabía si era una señal de agresión o algo por el estilo. “Pero no lo era”, acotó.

“Pasé horas, cada día con él. Trucos. Estimulación mental. ¡Y lo hizo todo fabulosamente! Está muy dispuesto a aprender. Está emocionado, siempre, de intentar cosas nuevas. Acaba de empezar a nadar y lo adora. Empezó, poco a poco, saltando en busca de una pelota. ¡Primero, le gritó, chirrió por un rato y luego, finalmente, saltó detrás de ella!”, manifestó.

Kristen cuenta orgullosa que el perro protagonista del video viral del momento en Facebook “hace reír a todo el que lo conoce” con sus gritos con la cabeza fuera de la ventana del auto, con los mismos que asusta a los ciclistas que transitan a lado suyo. “Le grita a los gatos y a las palomas encima de las casas. Lo hace cuando quiere que le presten atención”, indicó.

“Hemos recibido algunas reacciones negativas de gente que voltea sus cabezas y camina en dirección contraria al verlo, pero una vez que lo conocen pueden ver lo adorable y gentil que es (…) Nunca pensé que el primer perro que tendría sería un pitbull”, precisó, al tiempo que dijo que trata de llevar a ‘Mo’ a todos los lugares que va.

“Quiero que la gente lo vea, que entienda que [los pitbull] son como cualquier otro perro. Todo se reduce a pasar tiempo con tu perro. [‘Mo’] me ha enseñado un poco a tomarme mi tiempo para detenerme y disfrutar de lo que me rodea, de ser agradecida por lo que tengo. Y ser tú mismo. ¡Él es él mismo todos los días y ama serlo, al igual que todos lo aman a él, así que debe estar haciéndolo bien!”, reflexionó Kristin.

No te pierdas

No te pierdas