Redacción EC

Ningún animal debería recibir este tipo de maltratos. Un video de que se hizo viral nos muestra el triste momento en el que unas personas en China comienzan a lanzarle piedras a un pobre panda que no hacía más que dormir en un zoológico.

Cuando uno va a estos centros de esparcimiento, aguardaría ver a los animales realizando sus actividades diarias y, entre estas, está el dormir. A pesar de que todos sabemos esto, parece que hay personas que no lo entienden y desean, a como de lugar, ver al pequeño panda realizar movimientos que los 'entretengan'.

¿Cuál fue la triste solución que encontraron estas personas? Pues los turistas optaron por lanzar piedras al panda y uno de estos le cayó en la cabeza, despertándolo de su letargo, tal como se puede apreciar en el video de Facebook.

Los trabajadores del 'The Foping Panda Valley Park', lugar en el que es criado el panda, consiguieron reconocer y atrapar a al menos tres de las cuatro personas con las 'manos en la masa', con una piedra en la mano.

Según confirmó Zhen Xihai, gerente del parque natural, "luego ver el video que fue posteriormente subido a Facebook, ellos retiraron a los turistas que cometieron tan penoso acto", haciéndolos también pagar una multa.

Ante la viralización de la grabación de Facebook, el mismo Xihai salió a hablar sobre el tema, confirmando que "mejorarán su gestión del parque de pandas y también multará a los turistas y a la agencia de turismo involucrada".

"Si la agencia de turismo es declarada culpable de comportamiento incivilizado similar nuevamente, esta y todas sus guías serán incluidas en la lista negra y también serán prohibidas en el parque", acotó el gerente muy mortificado por el hecho que acababa de suceder.

Este no es el único caso que ha sucedido con respecto a personas que incitan a la violencia contra los animales por el simple hecho de no verlos moverse. Este mismo año, otro video de Facebook apareció enseñándonos el fallecimiento de un canguro porque simplemente 'no quería saltar'. Unos sucesos que, sin duda alguna, deja mucho que desear.