Una vez que descongeles los calabacines, debes cocinarlos a la brevedad posible para que no inicie el proceso de descomposición. (Foto: Pixabay)
Una vez que descongeles los calabacines, debes cocinarlos a la brevedad posible para que no inicie el proceso de descomposición. (Foto: Pixabay)

El calabacín o zucchini es una de las más versátiles a la hora de cocinar. Se pueden incluir en una gran variedad de recetas al horno, se rellenan de diversos o se comen crudos en ensaladas; además, gracias a su alto contenido de agua es ideal para garantizar una alimentación saludable. Sin embargo, cuando se compra en exceso se puede malograr rápidamente y es aquí donde resulta vital mantenerlos en óptimas condiciones durante mucho más tiempo.

MIRA: Manzanas rojas: ¿cómo aprovechar sus propiedades y qué recetas hacer con ellas?

Este producto posee vitamina A así como B1, B2, B3, B5, B6 y vitamina C y potasio. Entre sus propiedades destacan las diuréticas, laxantes, anti-inflamatorias y anti-fatiga y es un excelente aliado para los problemas en el intestino como el estreñimiento.

MIRA: Cómo pelar frutas, verduras y semillas de manera fácil y rápida

El calabacín, zucchini o zapallito italiano es un gran ingrediente para encurtidos y ensaladas y si vas a consumirlo pronto, basta con refrigerarlo siguiendo estos pasos:

  1. Déjalo entero para que no se dañe y sécalo muy bien para quitar todo el exceso de agua para que no se pudra más rápido.
  2. Mételo dentro de una bolsa plástica o de papel para que proceso de descomposición será más lento. Hacerle unos huequitos a la bolsa para que circule el aire. Guárdalos en el cajón de la nevera y no junto a frutas como plátanos, melones o melocotones pues adquirirá un sabor amargo.
  3. No guardes los calabacines por más de 5 a 7 días pues comenzarán a marchitarse y no estarán frescos.

En la congeladora

Para poder conservarlos en perfectas condiciones antes de que se estropeen, debes seguir los pasos que detallamos a continuación.

  1. Lava muy bien los zucchinis y luego sécalos cuidadosamente.
  2. Córtalos en trozos y guárdalos en una bolsa plástica que sea especial para congelar. Colócalos con cierto espacio entre ellos para que no se peguen.
  3. La temperatura adecuada para mantenerlos en buen estado por hasta 2 meses es -18º C, dentro del congelador de la refrigeradora.
  4. Una vez que descongeles los calabacines, debes cocinarlos a la brevedad posible, pues inmediatamente se activarán las enzimas del proceso de descomposición. Perderán color, sabor y propiedades nutricionales y no volverlos a congelar.

¿Cómo descongelarlo?

Pasa el envase del congelador al refrigerador y deja que solos boten el agua. Luego cambiarlos a otro recipiente que posea una rejilla para separar el líquido del alimento. Este proceso puede tardar hasta 24 horas.

Otra opción es cocinándolos congelados en agua hirviendo con sal o usar agua fría para el proceso. Sumerge los calabacines en agua fría y cámbiala cada 10 o 20 minutos, así aceleras la descongelación.

Lo mejor para guardar el zucchini es cortarlo en trozos. (Foto: Pixabay)
Lo mejor para guardar el zucchini es cortarlo en trozos. (Foto: Pixabay)

¿Qué preparar con el zucchini?

Es vital sacar la bolsa de la congeladora horas antes de que necesites usar el calabacín para cualquier receta. Aquí te dejamos una muy sencilla y deliciosa.

Zucchini relleno de jamón y queso

Ingredientes:

  • 4 calabacines o zucchini medianos
  • 200 g de jamón en cuadrados
  • Queso rallado al gusto (gruyere, cheddar, parmesano, etc.)
  • 1 cebolla mediana
  • Sal y pimienta

Preparación:

  1. Lavar bien los 4 zucchini y secarlos con un paño limpio. Cortarlos en dos mitades de arriba a abajo.
  2. Vaciar los calabacines para poder rellenarlos después. Una buena manera es haciendo cortes en forma de cuadrícula con el cuchillo sobre la pulpa y con una cuchara retirarla toda. Te debe quedar solo la cáscara. Reservar la pulpa.
  3. Picar la cebolla y añadirle sal. Sofreírla en una sartén con aceite de oliva. Luego poner la pulpa.
  4. Tras unos minutos agregar el jamón y mezclar con el resto de ingredientes.
  5. Rellenar las cáscaras y cubrir con el queso rallado. También se puede poner pedacitos de mantequilla para dorar más.
  6. Con el horno precalentado a 180ºC y con el gratinador encendido, hornear durante unos 15-20 minutos o hasta que veamos que el queso se ha dorado.

¿Cómo conservar el Zuccini?

El Zucchini, se almacena y conserva refrigerado sin bolsa en el “cajón de las verduras” de la nevera. Si está cortado, conservarlo bocabajo (para que sus jugos no lo dañen) en recipiente preferiblemente de plástico (no desechable) sin tapa y con papel absorbente de cocina (seco) en el fondo de este.

Lo mejor es que uses el calabacín más temprano que tarde porque cuanto más esperes, más producirá humedad y la piel comenzará a marchitarse.

Si el calabacín se siente suave al tacto y comienzan a aparecer manchas negras en la piel, aún es comestible. Recorta los puntos negros y úsalo rápidamente. Sin embargo, si el calabacín se siente blando y comienza a derramar un líquido espeso y blanco, está en mal estado. Bótalo y limpia cualquier exceso de líquido.

TRUCOS DE COCINA QUE TE AYUDARÁN A AHORRAR DINERO

Evita las verduras ya cortadas

Ser un poco perezoso en la cocina suele salir caro, así que a la hora de ahorrar lo primero es tener un cuchillo y demostrarte a ti mismo que eres capaz de cortar esa cebolla o zanahoria. No te harás millonario, pero si practicas mucho eso del corte puede que te ahorres algunos centavos para un gustito.

Nada de desechar verduras y frutas: cremas y batidos

Aquí no se desperdicia nada, como diría la abuela, y más si queremos ahorrar. Las que estén un poco marchitas pueden tener una segunda vida en forma de sustanciosas cremas y refrescantes batidos. ¿Un plátano mustio? A la batidora con un yogur y tenemos un delicioso batido.

¿Unas fresas mustias? A la batidora con un yogur y tenemos un delicioso batido. (PhotoMIX | Pexels)
¿Unas fresas mustias? A la batidora con un yogur y tenemos un delicioso batido. (PhotoMIX | Pexels)

Haz caldos

No sólo como ingrediente para otras preparaciones, sino para improvisar una sopa salvadora. Comprarlo hecho no siempre es buena idea. Pon un día la olla y preparar unos litros de caldo para, de paso, aprovechar algunas de esas verduras que ya no están para aguantar más tiempo.

Busca productos de temporada

El sentido común es básico a la hora de hacer las compras y pensar en el menú de la semana o el mes. Si somos de ir al mercado será fácil saber qué está de temporada porque será lo más económico. A partir de ahí, sólo hay que pensar qué cocinar con eso que hemos comprado a buen precio en el supermercado.

Cortes de carne más baratos

Ser carnívoro también es compatible con ahorrar. Es más cuestión de saber comprar que de saber cocinar y tener claro que no siempre los cortes más caros son los más exquisitos. ¿Has probado los contramuslos de pollo? Mucho más barato y sabrosos para, por ejemplo, acompañar con un cremoso puré de papas.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE CERNIR LA HARINA?

En principio, la principal función de cernir o tamizar los ingredientes secos es evitar que queden grumos en la masa. Generalmente, las harinas se guardan en zonas con algo de humedad, y estas comienzan a formar pequeñas bolitas que luego son difíciles de deshacer si ya se encuentran junto a los demás ingredientes de la receta. Por eso, al cernir este alimento, se evita que pasen estas formas indeseadas.

De la misma forma, cernir la harina ayuda a separar bien cada partícula e incorporar aire, esto ayuda a que la mezcla sea más ligera, quede mucho más esponjosa y crezca. De hecho, es importante revisar la cantidad de la harina antes de hacer la masa. Si la receta indica que se necesitan tres tazas de harina tamizada, no pueden pesarse las tres medidas y luego tamizarla, pues el volumen no será el mismo.

Asimismo, cuando la harina es de dudosa procedencia o lleva demasiado tiempo almacenada, es probable que tenga algún bichito. Allí es mucho más importante el tamizado, pues evita que estos agentes desagradables formen parte de la preparación. Finalmente, si la misma se tamiza junto con los otros ingredientes secos, se ayuda a que todos se integren mucho mejor y el resultado será óptimo.

VIDEO RECOMENDADO

Tips para que no se pegue

6 consejos para cocinar mejor la pasta y no se pegue


TE PUEDE INTERESAR


MÁS VIDEOS

Tips para que duren más tiempo

Cuarentena: Métodos para conservar las frutas, verduras y carnes