El gran aporte nutricional del huevo se encuentra en la yema. (Foto: Pixabay)
El gran aporte nutricional del huevo se encuentra en la yema. (Foto: Pixabay)

El de uno de los alimentos más completos y recomendados en casi todas las dietas gracias a su alto contenido en proteínas; sin embargo, hay quienes evitan comer la yema pensando que es perjudicial para el colesterol y dejan así de lado todas sus propiedades nutricionales.

MIRA: Cómo comer el huevo: ¿cocido, frito o crudo?

Su característico tono amarillo se debe a un colorante natural conocido como carotenoide, que a su vez es rico en vitamina A y cada huevo contiene únicamente 70 calorías, siendo la clara la que alberga las proteínas y el resto de vitaminas y minerales están en la yema.

MIRA: Estos alimentos te ayudarán a evitar los resfríos durante el cambio de clima

“El huevo tiene todos los ingredientes correctos para hacer crecer un organismo, por lo que obviamente es muy rico en nutrientes”, Christopher Blesso, profesor de Ciencias de la Nutrición en la Universidad de Connecticut en Estados Unidos.

Beneficios de la yema de huevo

Entre los minerales más importantes están el calcio, el sodio, el hierro, el potasio, la vitamina B, B12, D y K, entre otras. Además, posee colina que favorece el crecimiento celular, así como la eliminación de toxinas, la correcta contracción de los músculos o la memoria.

Así mismo aporta luteína, un pigmento que se lo relaciona con una mejor vista y un menor riesgo de enfermedades oculares y la zeaxantina que protege a la persona de los efectos de los radicales libres. La lecitina, sustancia capaz de conectarse al colesterol para impedir que se propague por todo el organismo, también está presente.

A esto hay que sumarle el alto contenido en antioxidantes que posee la yema de huevo, el hierro que evita la aparición de anemia y el zinc que facilita a nuestro organismo la asimilación de la insulina y contribuye a la madurez en el proceso de crecimiento.

El huevo es uno de los protagonistas del desayuno en muchos hogares del mundo por su alto valor nutricional. (Foto: Pixabay)
El huevo es uno de los protagonistas del desayuno en muchos hogares del mundo por su alto valor nutricional. (Foto: Pixabay)

Gran aporte de vitamina B

El complejo B lo forman ocho vitaminas que trabajan a nivel celular y ayudan a promover una piel, cabello, ojos, el hígado y los nervios saludables. El es un alimento rico en vitamina B y junto al hígado, pescado y lácteos ayuda a incrementar los niveles de vitamina B7, B8 o H (biotina).

Estas ayudan al cuerpo a sintetizar los macronutrientes, glucógeno, aminoácidos y grasas. También está vinculado con el mantenimiento de los tejidos y la piel. Los que más biotina aportan son la yema del huevo, frutos secos (nueces, cacahuetes y almendras), cebolla, levadura de cerveza, zanahoria y lechuga.

Errores al preparar huevo duro

  • No darle importancia al huevo: Es vital que el sea fresco y de calidad para que nos quede perfecto en forma y sabor. Si es fresco, la yema nos quedará siempre centrada, y de esta manera podremos servir las rodajas o mitades de manera atractiva.
  • Pensar que no importa el tamaño de la cazuela: El tamaño del ideal es entre medio y grande. De igual manera, la cazuela debe ser más pequeña que grande, sobre todo si cocemos solo un huevo. En el caso del huevo duro, si la cazuela es muy grande el huevo bailará de un lado a otro y aumentará el riesgo de rotura. También es importante ser generosos con el agua que cubrirá el huevo en la olla.
  • No controlar el tiempo de cocción: Los tiempos de cocción para los huevos con cáscara varían según la textura que queramos conseguir. Por ejemplo, el con clara cuajada y yema en un punto líquida con la que se hace el ramen tan solo ha de estar 6 minutos en el fuego.

¿Cómo consumir la yema de huevo?

Siempre se recomienda que se consuman las yemas cocidas en lugar de crudas, pues de esta forma estarás aprovechando al máximo todas sus propiedades sin correr el riesgo de contraer alguna infección bacterial como la salmonella. Es por eso que el , huevo frito, revueltos u omelette, siempre serán una buena opción.

Además, las yemas son un buen recurso para la gastronomía porque con ellas se pueden preparar aderezos para ensaladas, sopas, cremas, canapés, pastas, entre otras preparaciones. Además, el huevo es un ingrediente básico de la repostería, pero muchas veces se pide separar las claras de las yemas.

Si tienes yemas de huevo que te sobraron, las puedes usar para una salsa holandesa o una crema para rellenar un bizcocho. Toma nota de esta .

Salsa holandesa

Sirve como acompañamiento de todo tipo de alimentos o se puede utilizar para gratinar pescado y verduras o marisco. Es la acompañante más conocida de los huevos Benedictine.

Ingredientes:

  • 125 gr. de mantequilla
  • 2 uds. de yemas de huevos
  • Zumo de media lima
  • Sal y pimienta negra al gusto

Preparación:

  1. Pon la mantequilla en un recipiente a baño maría, sin que llegue a hervir. Espera hasta que se separe la grasa del suero y suba una espuma a la superficie. Apaga el fuego y quita la espuma, puedes ayudarte de una cuchara o espumadera. Deja que la mantequilla se temple a temperatura ambiente.
  2. Añade las yemas de huevo a un bol amplio, acércalo al baño maría, y comienza a montarlas con la ayuda de una varilla de mano. Cuando hayan doblado su volumen y tenga una consistencia esponjosa, retira el bowl del baño maría.
  3. Vierte la mantequilla clarificada tibia al hilo mientras sigues batiendo constantemente con la varilla de mano hasta que se formen una salsa uniforme y espesa, parecida a la mayonesa. Agrega el zumo de lima y la pimienta molida.
  4. Si no vas a servir la salsa holandesa al momento tápala con papel film y mantenla aproximadamente a 40ºC para evitar que se corte.

Omelette

Perfecto para el desayuno o la hora del brunch.

  • 3 huevos
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 puñado de champiñones salteados
  • Queso picado en cubos pequeños o rallado
  • Sal y pimienta

Preparación:

  1. En una sartén a fuego medio derretir la mantequilla y esperar a que empiece a burbujear.
  2. En un bowl poner los huevos, sal, pimienta y batir por 20 segundos.
  3. Volcar en la sartén enmantequillada y caliente, dejar cocinar hasta que empiecen a ver que el borde está cocido. Esperar hasta que se haya formado costra.
  4. Agregar el relleno y dejar que el queso se empiece a derretir.
  5. Con la ayuda de una espátula, doblar el omelette y pasar a un plato. Dejar reposar 1 minuto y disfrutar.

VIDEO RECOMENDADO

Conoce el truco de la preparación

¿Cómo hacer unos huevos estrellados perfectos y sin aceite?: conoce el truco de la preparación

TE PUEDE INTERESAR

MÁS VIDEOS

Seis consejos de limpieza que debes tener en cuenta

Seis consejos de limpieza que debes tener en cuenta al llegar a casa

¿Cómo se prepara el alfajor vegano?

¿Cómo se prepara el alfajor vegano?
¿Es bueno o malo comer fruta como postre?

Tips para conservarlas por más tiempo

Cuarentena: Métodos para conservar las frutas, verduras y carnes