Vigilar aquello que comemos es vital para llevar una vida más sana y equilibrada, más aún cuando hablamos del sodio. (Foto: Pexels)
Vigilar aquello que comemos es vital para llevar una vida más sana y equilibrada, más aún cuando hablamos del sodio. (Foto: Pexels)

El sodio está presente en muchos que consumimos a diario, principalmente porque es un componente esencial para controlar el exceso de agua que hay en las células del cuerpo; sin embargo, abusar de él puede desencadenar diversas alternaciones en la salud y hacer a la persona propicia a sufrir condiciones como hipertensión arterial, retención de líquidos, problemas cardiacos, entre otros.

MIRA: Por qué NO debes tirar el tronco del brócoli a la basura

En días en los que se compran productos que se puedan almacenar por más meses, conservas o aquellos que vienen preparados y solo se necesita calentar unos minutos en el microondas, es vital conocer cuáles de ellos es mejor evitar en gran cantidad para así mantener una alimentación saludable y equilibrada.

MIRA: ¿Cómo se debe comer la yema de huevo para aprovechar sus beneficios?

Cuando tomamos más del que realmente necesitamos, este mineral puede quedarse almacenado en las arterias impidiendo el correcto flujo de la sangre y, por tanto, bloqueando la distribución de nutrientes y de oxígeno por todo el cuerpo.

Los especialistas recomienda consumir sodio en cantidades controladas: no sobrepasar los 1500 mg/día, es decir, menos de 1 cucharada pequeña de sal.

¿Qué alimentos evitar?

Existen alimentos ricos en sodio que lo aportan de forma natural como añadidos para alargar su vida útil, como el caso de las conservar. Aquí te detallamos aquellos que es mejor evitar en exceso.

  1. Sal de mesa: abusar de la sal no es bueno para el corazón y puede acarrear otros problemas digestivos y enfermedades. Lo mejor es que uses muy poca para cocinar o sustituirla por otras alternativas más saludables.
  2. Galletas y bizcochos: también llevan una importante cantidad de sodio, por lo que su consumo debe regularse. Los postres son mejor comerlos en pequeñas cantidades y esporádicamente.
  3. Carnes procesadas y embutidos: tocino, jamón y otros es mejor comerse en pequeñas dosis y no a diario pues son alimentos preparados de forma industrial.
  4. Quesos y lácteos: aquellos que son más fuertes como el cheddar, el roquefort, el parmesano o el suizo aportan grandes cantidades de este mineral.
  5. Aliños y salsas: también suelen llevar una cantidad importante de este mineral. Aquí también incluimos a la .
  6. Salsa de soja: una cucharada de esta salsa contiene 1.000 miligramos de sodio. Puedes aderezar tus platos con alternativas más saludables como hierbas aromáticas, especias, etc.
  7. Comida rápida y conservas en aceite: son productos que contienen gran cantidad de sodio.
  8. Cubitos de caldo: hay quienes evitan preparar un caldo natural y recurren a él para brindar más sabor a carne, pollo o pescado a recetas como arroces, paellas o estofados; sin embargo, son productos muy altos en sodio.

Cómo reducir el sodio en nuestra dieta

El sodio ocupa un lugar predominante en nuestra dieta y en nuestros hábitos alimenticios. Y no es por gusto. Efectivamente, nuestro organismo lo necesita para los distintos procesos químicos que ocurren en su interior. Se trata, pues, de una sustancia esencial para que el cuerpo mantenga los líquidos en equilibrio, transporte oxígeno y nutrientes, y permita que los nervios se estimulen con la electricidad.

En ese sentido, la sal que usamos en nuestra cocina (compuesta por 40 % de sodio y 60 % de cloruro) es una de las principales fuentes de sodio en nuestra alimentación, aunque no es la única. También hallamos sodio de forma natural en una gran variedad de alimentos como la leche, la nata, los huevos, la carne y los mariscos, así como producto añadido en los alimentos procesados.

Lo mejor es empezar a disfrutar de una dieta baja en sodio e incluir otras opciones como legumbres naturales (que no se compren en conserva), carbohidratos sin sal, papas, vegetales variados (espárragos, cebollas, lechuga, tomate, champiñones), fruta de temporada y zumos, frutos secos como las almendras y nueces, especias (pimienta, nuez moscada, canela, finas hierbas, tomillo, laurel).

De esta manera, los especialistas recomiendan evitar el consumo de alimentos demasiado grasos que aportarán toxinas al cuerpo y reemplazarlos por aquellos ricos en nutrientes como las frutas y verduras. Así se asegura una dieta saludable y equilibrada.

Alivia la acidez estomacal, es un aliado natural en la limpieza e higiene del hogar y también es útil en la cocina y repostería. (Foto: Pixabay)
Alivia la acidez estomacal, es un aliado natural en la limpieza e higiene del hogar y también es útil en la cocina y repostería. (Foto: Pixabay)

VIDEO RECOMENDADO

Tips para que la pasta quede deliciosa

6 consejos para cocinar mejor la pasta y no se pegue


TE PUEDE INTERESAR


MÁS VIDEOS

Conoce el truco de la preparación

¿Cómo hacer unos huevos estrellados perfectos y sin aceite?: conoce el truco de la preparación

Tips para que duren más tiempo

Cuarentena: Métodos para conservar las frutas, verduras y carnes