Redacción EC

Conducir un auto capaz de alcanzar (o superar) los 350 km/h ya no es una exclusividad de los pilotos de . El crecimiento del mercado automotriz a nivel mundial y el desarrollo de nuevos hacen posible que un vehículo de calle pueda jactarse de ser más veloz que un monoplaza de la F1.

Para que un auto de calle pueda imitar ciertas características de un F1 es necesario realizar un trabajo meticuloso. Y de eso se encargan tanto los ingenieros como los diseñadores de los , quienes cuidan cada detalle, elemento, tuerca y filamento para que el auto quede en óptimo estado.

Hoy el mercado mundial automotriz ofrece modelos tan rápidos como el (420 km/h) o el (447 km/h). Nos referimos a dos que superan ampliamente, por ejemplo, al récord de 372 km/h obtenido por Valtteri Bottas con su F1 en el GP de México (2016).

Pero también existen otros superdeportivos cuyas prestaciones no tienen nada que envidiar a los autos de competición de la Fórmula 1. En la siguiente galería te presentamos una lista con siete de estos veloces modelos.