Redacción EC

En julio del 2018 anunció un modelo único que marcaría un antes y después en su producción, su primer Hyper-GT inspirado en el . El primero de los 18 nuevos coches o derivados que la firma británica presentará como parte de su plan de negocios Track25. De esta maravilla solo se fabricarán 106 unidades, todas ya reservadas, y que fue develado a sus futuros dueños en un evento privado en Londres.

El Speedtail puede alcanzar una mayor velocidad que cualquier otro McLaren fabricado hasta la fecha, llegando a los 403 km/h (250mph), pero también ofrece una combinación sin precedentes de artesanía contemporánea, innovación de materiales y personalización a medida.

Está fabricado alrededor de una estructura de fibra de carbono McLaren monocasco hecha a medida y se beneficia de una ingeniería ligera que incluye suspensión activa de aluminio y frenos de carbono cerámicos.

Conducir un Speedtail promete ser una experiencia verdaderamente sensacional y diferente a la de cualquier otro coche. El conductor se ubica en el centro del habitáculo, con asientos para dos pasajeros adicionales colocados ligeramente hacia atrás. Hay espacio para el equipaje tanto en la parte delantera como en la posterior del vehículo y hay un juego de maletas de fibra de carbono, de cuero y metal a medida disponibles para los propietarios, que se adaptan a las especificaciones interiores de su Speedtail.

Al frente del conductor se encuentra un moderno sistema de control, con pantallas de alta definición y pantallas táctiles que recorren el tablero y eliminan casi todos los botones e interruptores que tradicionalmente se encuentran en un coche. Los controles para arrancar el motor, encender el Active Dynamics Panel y activar el modo Velocity, así como los de abrir las ventanas y puertas, están en paneles sobre la cabeza del conductor. Estos controles y los otros interruptores y botones son de aluminio pulidos a mano.

Prueba de velocidad

Después de un largo periodo de pruebas en diversas superficies, el McLaren Speedtail pudo probar su máxima velocidad en el centro espacial Kennedy, en Estados Unidos. Una pista que ya es popular entre los coches que buscan desafiar altas velocidades por contar con una pista libre de más de 5 kilómetros. Con el piloto Kenny Brack al volante, McLaren alcanzó los 403 km/h en 30 oportunidades, para dejar en claro su capacidad.

Recorre la galería y descubre más sobre el McLaren Speedtail.