Redacción EC

La historia de la aparición de resulta un tanto peculiar. Corría el año 1956 y el Canal de Suez era escenario de un conflicto petrolero. Esto trajo como resultado que el continente europeo no logre abastecerse de combustible como era debido.

Frente a esta necesidad, en Inglaterra idearon la creación de un vehículo compacto y destinado a la ciudad que sea capaz de adaptarse a este complicado escenario. Y fue entonces que el ingeniero Alec Issigonis entraría en acción.

► 
► 

El auto debía ser de pequeñas dimensiones, pero con capacidad para transportar a cuatro pasajeros junto a sus equipajes. El resultado fue un compacto con motor de 850 cm³ y 34 CV, que registraba un peso de 600 kg.

GRANDES LIGAS
Convertirse en un éxito de ventas no fue suficiente para Mini. Después de unos años, John Cooper, un millonario que contaba con un equipo en la , le propone a Issigonis participar en las carreras.

​Es de este modo que el Mini da un salto a la F1, primero con un motor de 997 cm³ y 55 CV, para luego dar espacio un propulsor de 1.071 cm³ y 70 CV. De este proyecto nace el Mini Cooper S, un modelo que triunfó en las ediciones 1964, 1965 y 1967 del Rally de Montecarlo.

El Mini se convirtió, incluso, en un auto obligado en las colecciones de los famosos. Enzo Ferrari, Niki Lauda, John Lennon y Steve McQueen manejaban uno. Incluso, la Reina de Inglaterra disfrutaba del compacto en los jardines del parque de Windsor.

CAMBIO DE TIMÓN
Para el año 2000, Mini registraba más de 5 millones de ejemplares vendidos. Ese mismo año, BMW se hizo cargo de la compañía, convirtiéndolo en un auto de aspecto más lujoso, deportivo y de mayores dimensiones.

Desde entonces, en Mini han aparecido modelos que apuestan por un nuevo concepto. Así, por ejemplo, se encuentra el convertible, el Clubman, el Countryman, el Paceman y hasta una versión totalmente eléctrica.

TAGS RELACIONADOS