Hacer un especial de SUV es difícil para el equipo de Ruedas por la extensa variedad que existe en el mercado. Y al ser difícil, a veces también se vuelve tedioso y vemos a los redactores quemándose las pestañas frente al monitor.

Pero hay algo que los redactores disfrutan hacer: conducir. Así que, aprovechando el gusto del equipo por los especiales con pruebas temáticas, el jefe dio el visto bueno, una vez más, para que cada redactor escoja la SUV de su preferencia, la maneje por tres días y luego argumente su elección. Así, las elegidas fueron: , y .

JEEP COMPASS

Con un motor Tigershark de 2,4 litros que produce 174 HP y 23,5 kg.m. de torque, que va ligado a una caja automática de nueve velocidades, daba la impresión que era más que suficiente para una SUV compacta. Y vaya que lo fue.

A pesar de su peso y carrocería, la Compass va bastante bien en carretera y su balanceo en curvas es bastante controlado. La caja de nueve velocidades se entiende bastante bien con el motor Tigershark y, si de ventajas hablamos, la Compass no solo responde bien sobre el asfalto, sino más bien fuera de este.

Gracias al sistema Select Terrain, hay hasta cinco modos de conducción dependiendo el terreno por el que vayamos. También hay una opción extra llamada “4x4 lock”, que bloquea el reparto de torque (50:50) entre ambos ejes.

PEUGEOT 3008 

Un diseño muy atractivo con carrocería bitono y un interior futurista donde se han dejado de lado los botones para mostrarnos un auto netamente digital. Además el nivel de acabado es de primer nivel. Mientras que el confort y espacio no desentonan.

La sensación es extraña por lo pequeño que es el timón (parece el de un kart), pero es cuestión de acostumbrarse. La dirección es muy fácil de maniobrar, tanto a baja como altas velocidades. La suspensión también es confortable, teniendo en cuenta su puesta a punto citadina.

MAZDA CX-5 

La nueva CX-5 está muy bien lograda a nivel de diseño, sobre todo al frente, con una prominente parrilla que no pasa desapercibida. En dimensiones no hay una diferencia notable, pero los materiales sí han subido de nivel, sobre todo en la fila posterior con acceso a aire acondicionado independiente y puertos de USB.

Punto aparte merecen los sistemas de seguridad activos, como los sensores externos, cámara de retroceso y, en especial, el head-up display. Este último fue uno de los puntos que la acerca a cualquier camioneta del segmento Premium, destacando por su buena ubicación y mostrando incluso las alertas de los sensores.

Nuestra prueba tuvo una ganadora, luego de una evaluación a distintos aspectos, los cuales puedes conocer en nuestra edición impresa (643). Por lo pronto, en la galería adjunta te brindamos más detalles sobre cada auto. 

TAGS RELACIONADOS