Redacción EC

Los extremadamente rápidos monoplazas no serán los únicos que recorrerán los circuitos de la este 2018, pues otro súper auto se les unirá, aunque con una función menos competitiva.

El nuevo encargado de cumplir las funciones de Safety Car o Auto de Seguridad será nada menos que el más reciente , en reemplazo del AMG GT S (2015-2017).

Esto hace que la marca alemana ponga a sus súper deportivos en la máxima categoría del automovilismo, desde hace 23 años consecutivos. El auto posee un motor V8 de 4 litros con doble turbo que desarrolla 585 HP y alcanza una velocidad máxima de 318 km/h.

Por dentro, la unidad es muy similar a la versión estándar, incluyendo una caja de nueve cambios y una pantalla extra de información. Además de los sistemas de comunicación, se han añadido cinturones de seguridad diseñados para las competencias deportivas.

Mientras el cumple las funciones de Safety Car, un Mercedes-AMG C 63 S Estate fue elegido como auto para las emergencias médicas, para lo cual cuenta con un motor V8 de 4 litros con doble turbo que desarrolla 510 HP.