Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Freddie Mercury: la estrella con autos de lujo, pero sin licencia de conducir | FOTOS

El líder de la legendaria banda británica Queen cumpliría 73 años de edad. Lejos de los escenarios, Mercury tenía una peculiar historia al momento de movilizarse.

En los registros de la historia de la música, Freddie Mercury tiene un capítulo extenso, quizás, el más rico que podría encontrar un investigador de esta materia. Hoy, el recordado vocalista de la banda Queen es considerado el mejor cantante de la historia.

Esta es una premisa que la ciencia se ha encargado de corroborar. En el estudio ‘Freddie Mercury—acoustic analysis of speaking fundamental frequency, vibrato, and subharmonics’, publicado en el 2016 en la revista Logopedics Phoniatrics Vocology, se realizó un análisis de las presentaciones del cantante.

Para ello, se digitalizó su voz y luego fue analizada en Prat, un software que realiza un registro fonético del habla. Para medir el vibrato de la estrella británica, los investigadores se apoyaron en otro programa de nombre ‘Acapella Collection’.

Los resultados que arrojó la investigación muestran que, en primer lugar, Mercury contaba con un rango vocal relativamente normal para la condición humana. Sin embargo, contaba con la peculiaridad de ser barítono, alcanzando frecuencias de hasta 117.3 Hz, registro que podría acercarse a las de un tenor.

La segunda conclusión es que Mercury producía sonidos subharmónicos, particularidad de algunas comunidades en Asia Central y que implica no solo a las cuerdas vocales sino también al dominio de los pliegues ventriculares. Son pocas las personas que logran dominar esta característica y Freddie, el eterno rey, lo hacía de manera magistral.

Ver esta publicación en Instagram

Born for the stage! 💛#freddiemercury

Una publicación compartida de Freddie Mercury (@mercury_motg) el

Por último, la velocidad de sus cuerdas vocales convertía al cantante en la mejor voz del mundo. El estudio explica que mientras un vibrado regular fluctúa entre 5.4 Hz y 6.9 Hz, el del británico registraba 7.04 Hz.

Pero, lo que ningún estudio puede medir, es la emoción y pasión que compartía Freddie Mercury cada vez que subía a un escenario.

AUTOS: ¿PASIÓN O NECESIDAD?
A finales de los 70 e inicios de los 80, Queen se encontraba en su máximo apogeo. Los conciertos, la fama y los excesos se habían apoderado de Freddie Mercury, quien ya era considerado una estrella mundial y, como tal, llevaba la vida de una.

Personas de su entorno aseguran que en aquella época el cantante desarrolló una pasión por los autos. Estos debían ser elegantes, opulentos, con mucho carácter y la comodidad que buscaba. En su posesión tuvo algunos autos, pero fueron los necesarios.

La particularidad de este hecho es que Freddie Mercury, tal como lo revelaría más adelante, no sabía conducir, y tampoco quería hacerlo. De hecho, nunca logró sacar una licencia, ya que sus tres choferes se encargaban de movilizarlo a cualquier lugar. Hecho anecdótico para un millonario con autos de lujo.

Freddie Mercury posando al lado de su Studebaker Champion de 1950.

Freddie Mercury posando al lado de su Studebaker Champion de 1950.

difusión

Si bien es cierto que en la colección de autos del líder de Queen destacaban los modelos británicos, también hubo espacio para elegantes modelos alemanes o hasta clásicos norteamericanos que marcaron una época. Lo importante no era el origen, sino el diseño que terminaría enamorando a Mercury.

Studebaker Champion 1950
Freddie decidió comprar uno de los autos norteamericanos clásicos más famosos de por aquel entonces. De hecho, la única vez que el cantante fue fotografiado en una sesión junto a uno de sus autos, el Studebaker Champion fue el elegido. Este modelo estuvo en la línea de producción desde 1938 hasta 1958 y se caracterizaba por su refinada imagen.

Rolls-Royce Silver Shadow
En 1979, Freddie adquirió su auto más conocido. Rolls-Royce siempre fue sinónimo de elegancia, opulencia, lujo y exclusividad, y la estrella de rock no podía dejar de tenerlo en su colección. El vehículo fue adquirido a través de Goose Productions Ltd, compañía del cantante, y lo mantuvo en su posesión hasta el día de su muerte, en 1991.

Daimler Limousine
Otro de los modelos que compró Freddie Mercury fue una limusina de Daimler. Lamentablemente, no existen muchos detalles sobre el auto, salvo que fue el modelo DS420 utilizado por las realezas de Dinamarca, Suecia o Reino Unido.

Ver esta publicación en Instagram

“I’ve taken my bows...” #magictour #crown #godsavethequeen

Una publicación compartida de Freddie Mercury (@mercury_motg) el

Mercedes-Benz 420 SEL
Lo adquirió en 1986 y rápidamente se convirtió en su auto favorito. Lo utilizó en algunas ocasiones especiales y era el vehículo ideal para ir acompañado, ya que contaba con amplias dimensiones que no afectaban su comodidad. Años más tarde, el auto fue subastado por la prestigiosa casa de subastas RM Sotheby’s.

Lincoln Town Car
Auto de grandes dimensiones fabricado por Ford Company desde 1981 y que se convirtió en uno de los modelos más utilizados como limusinas. Mercury lo adquirió luego de comprar su departamento en Nueva York y así evitar alquilar un auto durante su estadía en la ciudad.

Range Rover V8 Convertible.
A pesar de que no se trata del auto más atractivo para una estrella de rock, Freddie Mercury decidió caer en la moda de los todoterrenos que se vivía en los años 80. Este ejemplar de 1981 era un convertible capaz de trasladarlo a cualquier escenario sin preocupaciones.


Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ