Pimp my Ride: Revive las más geniales transformaciones de autos
Pimp my Ride: Revive las más geniales transformaciones de autos
Redacción EC

¿Quién no recuerda el programa de MTV Pimp My Ride? En él, los sueños de los amantes de los ‘fierros’ podían volverse realidad. Antiguos y descuidados eran transformados de manera impresionante.

En cada episodo los diseños de los autos sorprendían por su osadía. Y quiénes mejor que West Coast y Galphin Auto Sports (GAS), dos de las empresas más importantes de la personalización, para impresionar cada vez más a los televidentes. Recuerda en esta lista sus tcapítulos épicos. 

Ford Econoline 1985

Una van del año 85 se sometió a uno de los cambios más drásticos. A estos ‘locos’ de la personalización no se les ocurrió mejor idea que incorporar un jacuzzi en el auto y colocar pantallas de 27 pulgadas alrededor.  

Chevrolet S10 1998

La antigua pick up llena de óxido en el capó de Sara se convirtió en un lugar perfecto para pasarla bien. Se le instaló una mesa de villar en la parte posterior y un tanque de humo para que salga del auto cada vez que ‘empiece la fiesta’. 

Ford Contour 1996

Ellyn pasó por dos ataques de oso e incluso uno de ellos destrozó parte de su auto. ¿Qué hicieron en el taller? Adaptaron un cañón en la parte posterior para lanzar esferas con huevos de salmón. Así, la conductora podría librarse de cualquier  ataque. 

Ford LTD Crown Victoria Station Wagon 1984

La dueña del auto tenía en mente convertirse en una enfermera. Por ello, el grupo de Pimp My Rid decidió convertir su Station Wagon en una ambulancia lista para la emergencia. Incluso equiparon una máquina de rayos X en la parte posterior. 

Cadillac Fleetwood Hearse 1970

Una de las personalizaciones más macabras, pero a la vez más divertidas. Este antiguo Cadillac fue pintado de negro con diseños de calaveras. Atrás, un ataúd que se convierte en parrilla transformó al auto en un espacio ideal para cocinar. 

Chevrolet El Camino 1965

El auto llegó al taller prácticamente inservible y fue cambiado casi por completo. Se pintó de púrpura, se le pusieron llamas a los costados, llantas nuevas, aros lujosos y detalles en cromo. Por dentro, una pantalla satelital podía entretener al conductor todo el día. 

Chevrolet Bel Air 1955

Un auto clásico que,  a pesar de estar dañado, podía ser el sueño de cualquier ‘fierrero’. Pero el Bel Aire del 55 de Jekera era simplemente un desastre. Esta vez los restauradores mantuvieron su esencia clásica por dentro, pero por fuera le dieron un baño de pintura. 

Honda CRX 1991.

Este pequeño Honda ni siquiera tenía los faros bien puestos. A pesar de ello, el suertudo conductor se llevó a casa un auto personalizado, pintado de color plata, con grandes aros cromados y puertas tipo murciélago. 

Pontiac Trans AM 1981

Llegó al taller como un auto con potencial. Los diseñadores no hicieron mucho por fuera del Pontiac, además de remover el óxido y cambiar la pintura. Por dentro, un candelabro de lujo colgaba del techo de este ‘american muscle’. 


Toyota Corolla 2003

Josh compró este Corolla dañado con la idea de repararlo algún día. Sin embargo, el auto terminó peor. En el taller obtuvo una nueva apariencia: pintura que lo hizo lucir como un súper deportivo, faldones, faros ojos de ángel y aros de aleación nuevos. 

TAGS RELACIONADOS