Redacción EC

Ver un accidente de motocicletas es común, pero de tan cerca puede ser un poco espeluznante. Eso es lo que le sucedió a este motociclista que chocó contra un auto a 225 km/h y todo quedó grabado en una cámara.

El espectacular accidente tuvo lugar hace un año, cuando Sergey Kotov corría con su moto y empezó a grabar con su cámara a otros que lo acompañaban. Al darse vuelta no se dio cuenta que una camioneta se encontraba delante de él y se estrelló.

El impacto fue tan fuerte que el piloto entró en estado de coma, sin embargo, doce meses después, se ha recuperado. Véalo usted mismo.

TAGS RELACIONADOS