Módulos Temas Día

Probamos el Audi TT RS, un auto que nos puso los pelos de punta | FOTOS

El Audi TT RS cambia su apariencia y ahora trae consigo un renovado motor de cinco cilindros que eroga 400 HP, lo cual hace que este TT sea el más ambicioso de la historia.

Para la edición 647 de la revista, Ruedas&Tuercas cumplió 27 años y los amigos de Audi nos regalaron una prueba de manejo de tres días con el renovado Audi TT RS, que nos puso los pelos de punta con sus 400 caballos de fuerza.

Si bien el TT RS es un auto que llama la atención sobremanera por su diseño, este se caracteriza por ser muy equilibrado, mostrando una dosis justa de elegancia, deportividad y vanguardismo, este último factor, acaso, el sello inconfundible de los TT.

A pesar de sus dimensiones, es un auto que intimida. Si bien en el apartado estético no hay mayores revoluciones, ya que conserva la línea del TT que pudimos ver por primera vez hace 20 años, hay algunos elementos que nos indican que no estamos ante un TT común y corriente, como las prominentes entradas de aire, la rediseñada parrilla Singleframe, el alerón trasero fijo (no retráctil como en la versión de serie) y dos enormes salidas de escape ovaladas, otro sello inconfundible, aunque esta vez de la gama Audi Sport.

Respirando diversión

Al abrir las puertas, debajo de estas se proyecta una luz con el logo de Audi Sport y, una vez ingresamos, caemos en cuenta de que estamos prácticamente sentados en el piso a pesar de todas las regulaciones que pueda tener el asiento. Igual, es un placer conducir en una posición baja.

Hablando de la posición de conducción, los asientos son de tipo butaca, forrados en cuero y alcantara, con una excelente sujeción lateral que no sacrifica en absoluto el confort. De hecho, los lados pueden ajustarse. Otra de las cosas que percibimos es que el interior es sinónimo de minimalismo, algo que ya habíamos visto en el TT de serie. Por ejemplo, el climatizador está inteligentemente colocado en las mismas salidas de aire y funciona a través de perillas que permiten regular la temperatura, intensidad del ventilador o el flujo de aire.

¿Y la pantalla? Pues no hay. Todas las fuentes de información del auto la encontramos en el Audi Virtual Cockpit (panel de instrumentos totalmente digital). Y hablando del instrumental, toca ver el timón, ¡qué timón! Ahora, el volante experimentó un rediseño y es el mismo que hemos podido ver en el R8, es decir, incorpora el botón de arranque y selector de modos de conducción. Cual volante de competición.

Más potencia que nunca

Una vez encendemos el auto, nos recibe un estruendo delicioso que nos erizó la piel. Al empezar la marcha, vamos tranquilos, prácticamente sin presionar el acelerador. Pero una vez que lo presiono, automáticamente me pego, literalmente, al asiento. En ese momento, entendí que debía de tener un especial cuidado al pisar el acelerador en la ciudad. A pesar de ir en el modo de conducción más citadino, la aceleración era ultra explosiva.

A pesar de que es un auto extremadamente bajo, con una suspensión rígida y con una visibilidad limitada hacia la parte posterior, el TT RS puede desenvolverse bastante bien en la ciudad si es que el conductor va lo suficientemente atento a cualquier imperfección o rompemuelle, claro.

Pero las zonas urbanas no son el hábitat de un Audi que provenga de la familia RS, así que la marca nos invitó a probar la gama en el Autódromo La Chutana. Te invitamos a leer esta experiencia en la edición 647 de la revista, pero te damos un adelanto con algunas fotos en este enlace.

Tags Relacionados:

Audi TT RS

Audi

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada