Red Bull
Red Bull

Red Bull nos sorprende una vez más con sus locuras. Esta vez no tuvieron mejor idea que llevar su monoplaza al mismo Himalaya. El lugar elegido fue la montaña Tremola Suiza. Ahí, el habilidoso vehículo debió sortear un total de 24 curvas a manera de descenso.

Esta escena forma parte de una estrategia de marketing a la que constantemente recurre Red Bull para promocionar una imagen aventurera e irreverente. Ahora solo nos queda esperar hasta que la compañía realice una intervención similar.

TAGS RELACIONADOS