El piloto encargado de la hazaña fue el alemán Timo Bernhard, actual campeón del WEC, cinco veces ganador de las 24 Horas de Nürburgring y dos de las 24 Horas de Le Mans. (Foto: Difusión)
El piloto encargado de la hazaña fue el alemán Timo Bernhard, actual campeón del WEC, cinco veces ganador de las 24 Horas de Nürburgring y dos de las 24 Horas de Le Mans. (Foto: Difusión)
Redacción EC

El , ganador en seis ocasiones de las clásicas , no solo se paseó por las y demostró ser más rápido que un , sino que acaba de conseguir otro logro que vemos en .

Y es que como parte de su campaña de despedida, pues dejó de competir en el exigente Mundial de Resistencia (WEC), acaba de estampar una nueva marca en nada menos que el circuito de Nürburgring Nordschleife.

Como se recuerda, el Nürburgring Nordschleife es el trazado más largo del circuito alemán, con 26 kilómetros de recorrido. Para completarlo, el híbrido de la marca alemana necesitó solamente 5:19.55, mejorando el anterior registro del vehículo chino NextEv NIO EP9, estampado en 2017 con 6:45.90.

El piloto encargado de la hazaña fue el alemán Timo Bernhard, actual campeón del WEC, cinco veces ganador de las 24 Horas de Nürburgring y dos de las 24 Horas de Le Mans. El auto, por su parte, contaba con menos restricciones técnicas de las que se piden en el Mundial de Resistencia.

Este logro llega para la firma 35 años después de que el alemán Stefan Bellof marcara el tiempo de vuelta más rápido antes registrado en ese circuito –con 6:11.13- sobre un Porsche 956C.