Better Call Saul temporada 6
2022
Netflix
Director:
Michael Morris
Actores:
Bob Odenkirk, Rhea Seehorn, Giancarlo Esposito, Jonathan Banks
Género:
Drama, Thriller
Duración:
45 min
Clasificación:
+14
Kim Wexler (Rhea Seehorn) tiene que tomar la decisión más difícil, y madura, en "Better Call Saul" 6x09.
Kim Wexler (Rhea Seehorn) tiene que tomar la decisión más difícil, y madura, en "Better Call Saul" 6x09.
/ Greg Lewis/AMC/Sony Pictures Television
Alfonso Rivadeneyra García

Tras el episodio más “” de toda su historia, “” retoma el estilo pausado, pero contundente como solo una historia tejida con precisión puede hacerlo. Faltando todavía un puñado de horas para el final, el noveno episodio de la sexta temporada se enfoca en las dos tramas que definen toda la narrativa: el vínculo entre precuela y secuela, pero también entre Jimmy McGill y su esposa, Kim Wexler. Sin enemigos aparentes en el horizonte, ambos abogados podrían, por fin, tener su final feliz. Obviamente, eso no es lo que ocurre.

A continuación, SPOILERS de “Better Call Saul” 6x09, “Fun and games” (”Diversión u juegos”).

Un beso

Los abogados siguen su día tal y como Mike Ehrmantraut les dijo, porque nada pasó jamás en el departamento que comparten. El episodio comienza con otro de esos montajes a los que la serie nos tiene acostumbrados, donde Jimmy McGill (Bob Odenkirk) y Kim Wexler (Rhea Seehorn) viven su vidas, con puntos en común, pero también con diferencias. La secuencia está montada de tal forma que, desde el arranque, sabemos que ambos tendrán que decirse adiós. “Hoy ustedes son Meryl Streep y Laurence Olivier”, les dijo Mike (Jonathan Banks) en el episodio anterior. Pero incluso esos actores tendrían que mostrar indicios, pequeños, mínimos, de que sus vidas no volverán a ser las mismas. Odenkirk y Seehorn cumplen más allá del deber, pues apenas y se les nota cambiados por el asesinato de Howard Hamlin (Patrick Fabian).

MIRA: “Better Call Saul” 6x08 resuelve otro misterio y deja todo listo para un final trágico | CRÍTICA

Es recién en la intimidad del hogar donde Jimmy y Kim pueden ser ellos mismos para procesar, de alguna manera, su duelo. No el perder a Howard, pero sí perder una parte de ellos mismos. Jimmy, que intenta ver el lado bueno de las cosas, repite para Kim las palabras que Mike le dijo semanas antes, luego del incidente del desierto: “Un día vas a despertar, desayunar, lavarte los dientes y hacer tu vida. Y tarde o temprano, te darás cuenta que no pensaste en eso”. Pero claro, es una idea imperfecta donde saber que no piensas en algo es, en sí mismo, un pensamiento.

El episodio más “Better Call Saul” de la temporada amarra conceptos con el inicio de la serie. Allí tenemos el tacho de basura con el que, años atrás, Jimmy descargó su ira. O el estacionamiento donde él y Kim compartieron este primer momento de intimidad hacia la audiencia, donde se pasan el cigarro. Pero ahora ambos vuelven a ese lugar, las oficinas de HH&M, para despedir a Howard Hamlin. Porque incluso Meryl y Laurence tienen que cuidar las apariencias. Hablan con Cliff Maine y Rich Schweikart, que lamentan al colega que se fue demasiado pronto. Palabras más, palabras menos.

Y entonces, un conflicto que no podía esperar más. A Cheryl Hamlin (Sandrine Holt), la esposa de Howard, no le tiembla la voz al restregarles las acusaciones que Howard hizo en vida contra ambos. Jimmy intenta zafarse de la culpa, pero lo hace a su estilo. Negociar, convencer al otro, implica ceder un poco; perder. Jimmy no quiere quedar totalmente limpio ante Cheryl, solo lo suficiente como para aparentar honestidad. Como alguien que no era amigo de Howard, pero que no iría al extremo de matarlo. Jimmy siempre fue el más amable. En cambio, Kim, en una demostración de lo mucho que ha cambiado, se mete en el papel de estafadora y le miente a Cheryl; le dice que, años atrás, fue testigo de cómo Howard inhaló droga en plena oficina. Este fue el golpe definitivo contra la viuda. Incluso Cliff, siempre vigoroso a pesar de sus años, parece un viejito asustado. Algo termina de morir en Kim con esta mentira, y el beso que le da a Jimmy en el estacionamiento cierra la mandala que, años atrás, empezó en ese mismo edificio.

MIRA: ¿Es “Better Call Saul” la mejor serie de la historia?
MIRA: Diez datos de la temporada final de “Better Call Saul”
Kim Wexler de "Better Call Saul" y Skyler White de "Breaking Bad". Dos mujeres en dos momentos distintos ante la decisión que cambiará sus vidas.
Kim Wexler de "Better Call Saul" y Skyler White de "Breaking Bad". Dos mujeres en dos momentos distintos ante la decisión que cambiará sus vidas.
/ AMC
MIRA: “Al fondo hay sitio”, “Thor”, “Better Call Saul” o por qué todo es una secuela (o precuela) de algo más

Un adiós

Tanto la renuncia de Kim Wexler al derecho como a su matrimonio con Jimmy, no estaban en las teorías que recorrían internet la última semana. Suicidio, asesinato e incluso una “desaparición” gracias al hombre de las aspiradoras sí dominaron la conversación. Según el principio de la , ante un universo de complicaciones, la solución más simple es preferible. Y, en este caso, la más realista. “Better Call Saul” no es la serie que dice las cosas directamente, es sutil; toma el camino largo con un discurso más convincente que cualquier personaje con pistola en mano.

Pero cuando la serie empuña contundencia, no duda. Cual duelo de vaqueros al atardecer, el diálogo de la pareja protagónica al final del episodio los tiene a ambos en esta situación pocas veces vista, donde se dicen claramente lo que piensan; no para el espectador, sino para ellos mismos. Este final de la relación exige que los personajes digan aquello que, suponemos, jamás se dijeron el uno al otro; como “te amo”, palabras que no hacían falta mencionar, pues era evidente y cualquier sombra de duda se desvaneció tras el último episodio. “Somos veneno”, le dice Kim a Jimmy. Juntos podrían hacer lo que quisieran, salvo eso que, de verdad, necesitan: estar juntos de manera saludable. Kim es lo suficientemente madura como para darse cuenta que algo tiene que cambiar; y lo hace con sacrificios. Pero no solo se trata de un tema de incompatibilidad, hay culpa en Kim Wexler por lo que le hizo a Howard, pero también por su propia conducta. “Me estaba divirtiendo demasiado”, dice para justificar por qué no le dijo a Jimmy que Lalo volvió, pues el abogado habría detenido toda la conjura contra Hamlin. Kim dice sus palabras, casi con asco, las escupe para librarse el mal sabor de boca causado por sus propias decisiones. Otra actuación que merece un Emmy.

Hubo dos muertos en este episodio: primero, la carrera de Kim. Segundo, la relación entre ambos. Pero también hubo un nacimiento.

Jimmy: “Yo te amo”

Kim: “Yo también ¿Y eso qué?”

Jimmy no bebe de la taza del “mejor abogado de mundo” porque lo sea. Él bebe de esa taza porque la mejor abogada del mundo ya no está en su vida. Puede que ambos hayan sacado lo peor de sí mismos, pero separados la historia no es más feliz. Al menos no lo es para uno de ellos. Jimmy, unos años después, sale de su palacio donde ni los lujos ni las prostitutas parecen llenar este vacío de amor. Estamos ante el opuesto exacto del primer episodio de “Better Call Saul”, la serie que no intentó lo imposible, ser otro “Breaking Bad”, a pesar de que ese mundo la llamó en todo momento. En una de sus múltiples lecturas, la historia de James McGill, Slippin’ Jimmy, Saul Goodman, Gene Takavic, el amigo del cartel; fue una lucha constante entre lo correcto y lo incorrecto, donde, ante la posible victoria de una, la otra se impone. Sin Marco, sin Chuck, sin Kim y con ese equilibrio de luz y oscuridad roto, pareciera que estamos ante el final de la serie cuando vemos a este Jimmy inquieto en su escritorio de cocobolo; esperando al próximo cliente.

Pero aun quedan cuatro episodios, lo cual podría ser motivo de preocupación en cualquier otra serie, pues una vez resuelves la gran trama, pierdes impulso a menos de que tengas algo incluso mayor esperando. ¿Y qué puede ser más grande que la pérdida del amor más grande? En una serie normal, el espectador tendría que tener miedo por que la calidad no baje. Pero “Better Call Saul” no es una serie normal. Ahora mismo la trama ya se cruzó con “Breaking Bad”, están en el mismo periodo de tiempo, Walter White (Bryan Cranston) y Jesse Pinkman (Aaron Paul) van a cruzar la puerta del estudio en cualquier momento. Pero ellos, más allá de un cameo, no representan un cambio en el corazón de Saul Goodman, quien es, en este punto, su propio villano. Lo que sea que la serie tenga planeada en estas cuatro horas restantes, podría elevarla por sobre el original o condenarla. Una apuesta donde el ganador se lo lleva todo.

Saul Goodman (Bob Odenkirk) en el momento que su serie, "Better Call Saul", se conecta con "Breaking Bad".
Saul Goodman (Bob Odenkirk) en el momento que su serie, "Better Call Saul", se conecta con "Breaking Bad".
/ AMC

Pensamientos sueltos

  • La serie ya reveló su críptico teaser del episodio 6x10.
  • Mike Ehrmantraut entiende la necesidad de un padre de tener cierto cierre. De ahí que vaya con Manuel Varga (Felipe Cavallo) a contarle la verdad. La respuesta que recibe, el desprecio de ese hombre a todo lo relacionado a la “justicia” del cartel, es dolorosa.
  • En esa misma escena, la toma muestra a Mike tras unas rejas. Él está libre, pero sus decisiones, no solo las que tomó en esta serie, incluso antes de esta, lo mantienen cautivo en el mundo que, en unos pocos años, lo llevará a su muerte cerca al río.
  • Bien merecida la nominación al Emmy de Rhea Seehorn. Hasta aproximadamente el minuto 33 del episodio, Kim no dijo ni una palabra. Pero sus gestos, sus miradas en lontananza, bastaron.
  • La escena de Gustavo Fring (Giancarlo Esposito) en el restaurante donde habla con David (Reed Diamond) cumple dos propósitos; ambos por medio de comunicación no verbal. Primero, da a entender que Fring es homosexual, algo que ya se intuía por varias pistas que dejó “Breaking Bad”. Lo otro es algo que se ata al arco del personaje, la negación del placer, cortarlo justo en el momento preciso. ¿Por qué? Gus podría quedarse allí, seguir pasándola bien con su conversación enológica con David, pero se va. Del por qué de su decisión solo se pueden hacer conjeturas pero, si me preguntan, es la decisión de un hombre que ha jurado dedicar su vida a la venganza.
  • Tomas que vivirán para siempre, y sin costo, en mi mente son, primero, aquella donde Kim se va del juzgado y, sobre su cabeza, se aprecia el cartel de “EXIT”, referencia a la salida de Chuck McGill (Michael McKean); la otra ocurre segundos antes, donde Kim, rodeada por sus agradecidos clientes, aparece en medio de un círculo. Es el mandala, donde nada termina, ni siquiera con la muerte.
  • Las fotos del “velorio” de Howard Hamlin han sido sacadas del , amante de las excursiones y, según quienes lo conocen, una persona muy amable y feliz.
  • El montaje inicial, uno de los más hermosos y tristes que nos ha regalado esta serie, es un cover de “Perfect Day” de Harry Nilsson; interpretado por los artistas Dresage y Slow Shiver. No hay enlace oficial, .
/ AMC

Calificación

5 estrellas de 5

"Better Call Saul"
Sobre los nuevos episodios

En América Latina, puedes ver nuevos episodios de “Better Call Saul” todos los martes por Netflix. En EE.UU., los episodios llegan los lunes por AMC y AMC Plus.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más