Módulos Temas Día

Más en Somos

Antonio Zapata: “No podemos dejar la cancha abierta a Sendero Luminoso”

Somos conversó con el historiador que recogió los recuerdos de Elena Iparraguirre, para lograr, con la voz de todos los actores de la guerra, una interpretación de los años más oscuros del Perú

Antonio Zapata

Por lo menos 21 visitas hizo Zapata a Elena Iparraguirre, lo que lo convierte en uno de los mayores conocedores del pensamiento de la terrorista. A la izquierda, Abimael y Elena durante el velorio de Augusta La Torre. (Foto: Elías Alfageme)

Por lo menos 21 visitas hizo Zapata a Elena Iparraguirre, lo que lo convierte en uno de los mayores conocedores del pensamiento de la terrorista. A la izquierda, Abimael y Elena durante el velorio de Augusta La Torre. (Foto: Elías Alfageme)

Por lo menos 21 visitas hizo Zapata a Elena Iparraguirre, lo que lo convierte en uno de los mayores conocedores del pensamiento de la terrorista. A la izquierda, Abimael y Elena durante el velorio de Augusta La Torre. (Foto: Elías Alfageme)

Antonio Zapata conoció a Elena Iparraguirre mientras dictaba cursos de Historia del Perú en los penales. Era el año 2008 y el historiador le pidió a la camarada ‘Miriam’, quien fuera la número dos en la cadena de mando de Sendero Luminoso (SL), tener algunas conversaciones sobre su vida. Después de pensarlo un poco, aceptó y durante los siguiente dos años se reunieron unas 21 veces. Zapata llegó a esas charlas con el interés y los sentimientos encontrados que atraparían a cualquier peruano frente a una figura como la de Iparraguirre, pero también con una ‘cuenta personal’ por saldar: María Elena Moyano, la lideresa de izquierda que fuera asesinada por SL en 1992, había sido gran amiga suya. Más de una vez le reclamó por eso y por todo el terror y la destrucción que sembraron en su guerra.

¿Mantiene Elena Iparraguirre el pensamiento anterior a su captura?
Lo que han abandonado es la idea de la necesidad de la guerra. Si antes les parecía que solo a través de ella podía llegarse a un mundo mejor, hoy en día la han descartado y sienten que se hace necesaria una lucha política por los mismos objetivos. Sus objetivos finales, ese mundo comunista ideal que imagina, siguen siendo los mismos.

¿Y esa lucha política sería a través de grupos como el Movadef? ¿Reconocen a ese movimiento como ‘hijo de Sendero’?
En el caso de Elena, me parece que entiende que quien está en la cárcel desligado de las informaciones cotidianas no tiene capacidad para dirigir, para tomar decisiones ni para orientar. Yo no sé de Guzmán. El ministro dice que Guzmán lo hace desde su prisión; pero sí me parece que Elena no lo hace. Tendrá seguramente simpatías por gente que aboga por ellos desde fuera de los penales, pero no es que haya un hilo conductor. Me parece que se toma la vida con otra filosofía.

¿Cuál?
Sabe que está condenada a perpetua y tiene la idea de que morirá en la cárcel. Lo ha aceptado. Claro que le interesa la política, saber qué está haciendo el gobierno, pero no la veo –por lo que dice– con capacidad de moverse en el área chica. Para ella, ya fue.

¿Qué es Sendero ahora y cuánto deberíamos temer a ese SL?
Yo tendría un ojo sobre este asunto, no podemos dejarles la cancha abierta. Me parece que el terreno en el cual es necesario desarrollar y ganar un debate político e ideológico es el terreno que tiene que ver con la discusión de los fundamentos de la sociedad y con un balance verdadero de la guerra que ellos hicieron. ¿Vale o no vale levantarse contra las democracias? No. Aquello hay que dejarlo establecido en el debate con ellos. ¿Vale o no vale matar civiles para abrirse camino? No. Eso también hay que dejarlo establecido en un debate con ellos, lo cual no significa trabajar contra ellos asumiendo que son terroristas

¿Qué son entonces?
Ya no son terroristas, lo fueron. Hoy día lo que quieren es hacer crecer el lado radical antisistema que la democracia permite y ahí hay que incidir, porque el radicalismo existe. Ese puede ser un punto clave: no permitir que Sendero dirija ni lidere una facción radical que hay en el Perú y que en esta nueva mutación pueda presentar no problemas de violencia o terrorismo, sino problemas políticos de otro orden: huelgas, manifestaciones políticas muy radicales.

¿Quién debería dar esa batalla?
Los partidos políticos, el fujimorismo, el APRA, todos. En vez de escudarse en que hay una ley de apología al terrorismo, tienes que salir a debatir, tienes que mandar a tus cuadros a la universidad, tienes que aislar políticamente en vez de lavarte las manos con una ley que no ayuda en nada. Ahora, ¿hay condiciones en el Perú para una reconciliación con Guzmán y compañía? Yo creo que no. Hay tanta gente que tiene un recuerdo tan negativo y tan justificado de los años del terrorismo, que no hay espacio suficiente como para incorporarlos, hacer un borrón y cuenta nueva y no ha pasado nada aquí, muchachos.

Mencionas en tu libro la posibilidad de que Augusta La Torre, primera esposa de Abimael, se haya suicidado.
Es lo que he oído en otras partes y me parece más plausible. Pero me limito a repetir todas las versiones: he oído que fue asesinada por un lío de celos entre Augusta y Elena, he oído que Elena la habría matado empujándola, he oído que tenía una enfermedad curable, pero que no la llevaron al médico para guardar la seguridad del partido y la dejaron morir... Luego he oído decir que se suicidó y finalmente la versión oficial. Ella [Elena] alguna vez me ha dicho “las versiones oficiales no se cambian”. 

Con lo cual no descarta la veracidad de otra versión.
No, yo le he preguntado directamente: “He oído decir esto, esto y esto otro, dime la verdad”. Ella me dijo: “Ya te he dicho que las versiones oficiales no se cambian, ya te dije cuál es la versión”. Ahora, de lo que he oído y colijo por otras cosas que sé, como el ambiente interno, el congreso de Sendero, las posiciones que tenían unas y otras personas, a mí me parece –con cargo de poder estar equivocado– que lo más plausible es el suicidio.

EL DATO
El historiador e investigador Antonio Zapata presentará su libro La guerra senderista (editorial Taurus) en la Feria Internacional del Libro (FIL) el 3 de agosto a las 7 p.m., en la sala Abraham Valdelomar. Participarán junto a él en la mesa Hugo Guerra y María Eugenia Ulfe.

Lee la entrevista completa este sábado en Somos

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías