Módulos Temas Día

"Barata: aumentar a todos", por Juan Carlos Tafur

La bomba era esperada, pero igual detonó generando un impacto mayúsculo en la política peruana. Prácticamente toda la clase política protagonista de los últimos quince años ha sido involucrada en la entrega de aportes de campaña por parte de Odebrecht

Tafur

Barata señaló que se habría destinado US$ 1,2 millones a la campaña de Keiko Fujimori; US$ 600 mil, a Alejandro Toledo; US$ 300 mil, a PPK; US$ 200 mil, a Alan García; y US$ 3 millones, a Susana Villarán para la campaña por el No a su revocación. (Fotoilustración: Verónica Calderón Chui)

Ya desde hace meses se sabía que Jorge Barata iba a declarar ante los fiscales peruanos este 27 y 28 de febrero. Y la expectativa respecto de lo que pudiera decir no disminuyó porque se haya entendido que solo iba a hablar de Ollanta Humala y Keiko Fujimori, ya que –como después se supo– Barata podía extenderse y dar pie al interrogatorio adicional de los magistrados. 

Se pensó que las defensas iniciales de los imputados (Alejandro Toledo, Ollanta Humala, Alan García, Pedro Pablo Kuczynski y Susana Villarán) iban a ir por el lado de aceptar el financiamiento electoral, pero ampararse en que tal hecho no constituía delito, sino una mera falta administrativa, pero al final la estrategia ha sido negar en todos los planos lo sucedido. 

De los intermediarios que supuestamente recibieron los fondos se han pronunciado, hasta el cierre de esta edición, la embajadora del Perú en Londres, Susana de la Puente, quien ha negado haber recibido los US$ 300 mil declarados por Barata para la campaña de PPK en el 2011, cuando fue candidato presidencial de la Alianza para el Gran Cambio; y Jaime Yoshiyama, quien en carta personal dirigida a Keiko Fujimori negó haber recibido aportes. Por su parte, Briceño ha negado cualquier recepción de dinero por parte de Odebrecht

Al respecto, se supo que Palacio, en coordinación con la canciller Cayetana Aljovín, evalúa si De la Puente se mantendrá en el cargo o será removida. ¿Van a sacarla de Londres?, preguntamos. “No… por el momento”, fue la respuesta oficiosa. El miércoles, cuando declaró Barata, PPK estuvo reunido con su círculo de extrema confianza realizando coordinaciones. Se le aconsejó primero manifestarse a través de las redes sociales, luego allanarse y dar fecha para recibir a la comisión Lava Jato –tema que venía postergando–, y finalmente iniciar las evaluaciones señaladas respecto de la situación de su íntima amiga en la capital británica. 

“PPK confía en que el escándalo no lo toque tan gravemente, considerando que golpea a todos y no solo a él. Así, tratará de mantener muchas piezas en su lugar y confía en que a los pocos días el tema se diluya. No creemos que incida en el proceso de vacancia que ha iniciado la izquierda”, nos comentó una fuente del Ejecutivo. 

Tienda naranja
La consigna al interior de Fuerza Popular es clara. A Keiko no se le toca. Barata confesó que no tomó contacto directo con ella y si así lo hicieron algunos intermediarios (fueron mencionados Jaime Yoshiyama, Augusto Bedoya y el ex presidente de la Confiep Ricardo Briceño), ellos deberán responder con plena responsabilidad. Esa es la decisión política. Cabe mencionar que solo Yoshiyama y Bedoya tienen o han tenido vínculos orgánicos con el fujimorismo y ambos han salido del país el pasado 26 de febrero. 

En la interna, ya el tema era mencionado desde hacía tiempo y se tenía claro que era Yoshiyama el hombre del vínculo con Odebrecht. No se espera una defensa política de ninguno de los mencionados. A la defensa de Keiko se destinarán todas las energías partidarias. 

La nota completa este sábado en la edición impresa de la revista Somos.

MÁS EN SOMOS...

Tags Relacionados:

Jorge Barata

Odebrecht

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada