Módulos Temas Día

Más en Somos

"La canción indicada", por Pedro Suárez-Vértiz 

El ‘Singlero’ y su capacidad única para pescar un hit

"La canción indicada", por Pedro Suárez-Vértiz

"La canción indicada", por Pedro Suárez-Vértiz. (Ilustración: Nadia Santos)

"La canción indicada", por Pedro Suárez-Vértiz. (Ilustración: Nadia Santos)

"La canción indicada", por Pedro Suárez-Vértiz. (Ilustración: Nadia Santos)

Escoger a qué canción de tu nuevo álbum debes hacerle video o lanzar como primer tema promocional en las radios es la jugada más delicada en la carrera de un músico. Si la canción no hace química con el público –si es que no genera un flechazo colectivo, aunque sea buenísima–, toda la campaña pierde el 80% de su poder. Por ello la investigación para saber cuál es la canción indicada es fundamental. Primero se debe dejar fuera los gustos del artista y someter el álbum a por lo menos cinco focus group de distintos segmentos sociales con 30 segundos de chance por canción. Pero además, y quizás lo más importante, es contar con la asistencia de personas que, sin ser músicos, saben por puro instinto qué tema va a pegar.

Esta es la historia de uno de esos talentos sobre el que hace tiempo quería escribir. Data del año 1975, cuando en un recreo, en primer grado de primaria, se me acerca un niño alto, colorado y regordete y me dice: “Amigo, amigo… ¿Quieres jugar fútbol?”. Nunca pensé que este fanático del balompié se convertiría después en mi principal influencia para escoger mis hits. Esas primeras palabras fueron el inicio de una amistad con Carlos ‘Litos’ Rivero. Empezamos a conocer la buena música, porque era el único que conseguía los elepés, que luego todos copiábamos en casete. Era un coleccionista acérrimo. Juntos conocimos nuestras primeras amigas, las primeras fiestas y el afán por el rock. Era un loco, buen futbolista y muy gracioso. Como hijo único, hacía esperar más de media hora a su padre en el carro en todo lugar. Cuando por fin salía, le decía: “Cómprate un chifita, pues, papá”.

Quizás por esa desfachatada conducta tenía, en compensación, el talento de adivinar los éxitos de los discos de cualquier artista. Hasta el productor Manuel Garrido Lecca me decía solapadamente: “¿Qué opina ‘Litos’?”.  

Su ‘conchudez’ era tal que la pagó muy caro una vez. Siempre se comía todo lo que había en mi casa. Pero un día, sin pedir permiso obviamente, tomó un líquido preparado por mi mamá, que era una mezcla de lejía con jabón para desinfectar el piso, creyendo que era jugo de manzana. Le costó un lavado intestinal.

En el barrio de El Olivar de San Isidro invitó al lujoso departamento de su papá a un grupo de amigas, entre ellas la chica que hoy es mi esposa. Sacó un licor de coco del bar de su padre, una botella con el nombre Malibú, y se lo tomó todo con la chica que le gustaba. Era de un sabor suave y dulce. Pero ‘Litos’, una vez acabado el licor, se dio cuenta de que había que hacer algo para reponer la botella, y qué mejor idea que reemplazar el lechoso líquido con la misma mezcla para limpiar pisos de mi mamá. Yo le dije que estaba loco, pero me dijo que solo era para que su papá la viera llena y que luego compraba un macerado de coco para rellenar y listo. A la mañana siguiente su papá se llevó la botella para un brindis navideño en su empresa. ‘Litos’ terminó expulsado de casa de su padre y regresó donde su mamá.

Pero fuera de todo, siempre tuvo buen oído para predecir qué canción iba a ser un hit. Todos los singles que enviaba a la radio él ya los cantaba desde antes. A raíz de esto le puse el ‘Singlero’. 

Hoy, ya casado y con dos bellos hijos, Macarena y Vasco, es un hombre de gran fe cristiana que desde chico, a pesar de sus travesuras, siempre me la contagió. Somos fans de la sabiduría que hay en la Biblia, libro que muchos ven como un código penal, cuando en realidad es la guía para no estresarte o para no arruinar tu vida. Siempre dice: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”, y le creo. Porque si adivinaba tanto qué canciones mías iban a tener éxito, confío en que las citas que siempre me comparte mi amigo el ‘Singlero’ le darán éxito a mi vida. 

Esta columna fue publicada el 26 de agosto del 2017 en la revista Somos.

Tags Relacionados:

Pedro Suárez-Vértiz

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías