(Foto: Víctor Idrogo)
(Foto: Víctor Idrogo)
Nora Sugobono

Hablar de futuro con el actual número cinco del mundo es, de por sí, casi una contradicción: ya vive adelantado a su propio tiempo. Posiblemente por eso no se le dificulta contemplar cómo será el Perú –donde seguirá establecido, aclara– de aquí a 30 años.

Platos y cubiertos nos resultarán inútiles, por ejemplo. El recipiente donde se sirvan los alimentos será comestible (“algo que sirva para envolver; práctico”, dice); usaremos más las manos para la experiencia culinaria; comeremos más rápido, incluso de pie. Algo así vendría a definir el menú del día en un futuro no tan lejano. Descuide: sí hay ají.

(Foto: Víctor Idrogo)
(Foto: Víctor Idrogo)

“Siempre seremos una potencia en cuanto a productos, por la posición geográfica en la que estamos”, explica Martínez. “Habrá muchísima variedad, pero el problema continuará siendo la sostenibilidad, el crecimiento. Está claro que la Amazonía es donde más tendríamos que trabajar para que siga siendo la fuente de sorpresas que es hoy”, añade.

¿En qué consiste su propuesta culinaria para el futuro? Descúbralo mañana en la edición especial de Somos.