Módulos Temas Día

Un complejo arqueológico escondido en el distrito de Asia

Coayllo, en Asia, y la esencia del pasado como construcción del mañana

Coayllo

Complejo arqueológico de Uquira, levantado por mandato del inca Túpac Yupanqui en 1450. No hay guardianes ni letreros. A pesar del olvido de las autoridades, está bien conservado. (Foto: Flor Ruiz)

Complejo arqueológico de Uquira, levantado por mandato del inca Túpac Yupanqui en 1450. No hay guardianes ni letreros. A pesar del olvido de las autoridades, está bien conservado. (Foto: Flor Ruiz)

Hay invasiones e invasiones, y no siempre los desposeídos llevan la iniciativa. Antes de los 90, el exclusivo ‘Eisha’ albergaba granjas de pollos y Sarapampa era la despensa de pescados para los pobladores de Asia. Las privatizaciones express y los comuneros corruptos vendieron a precio huevo terrenos invaluables. 

Felizmente, los lugareños mantuvieron un pedazo de litoral en el pueblo de Rosario. Almorzamos cebiche de lenguado y chicharrón de chita, y ya satisfechos enrumbamos valle adentro. A 20 minutos por una vía asfaltada aterrizamos en el pueblo de Coayllo y lo primero que nos sorprendió fue que, desentonando con la florida plaza, la iglesia de San Pedro, Patrimonio Cultural de la Nación, estuviera en escombros desde el terremoto de 2007. Ya han pasado muchos años y el alcalde Juan Vega está en debe con este monumento histórico. 

Lo que no se ha desplomado, a pesar de innumerables cimbronazos telúricos, es el complejo arqueológico de Uquira, que se estira sobre una quebrada a un suspiro del pueblo. No hay guardianes, letreros ni cabinas. Empero, a pesar de la desidia estatal, el sitio, levantado por mandato del inca Túpac Yupanqui en 1450, conjuga la admirable arquitectura con el patrón urbanístico de los quechuas. 

La vista del valle es espléndida. Es una pena la miopía de nuestras autoridades. Ya de por sí es una barbaridad que el presupuesto de Cultura sea paupérrimo. Pero aun con el ripio que se le adjudica hay que priorizar y ser creativos. No estamos en contra del cine u otras actividades culturales. Sin embargo, está comprobado que poner en valor monumentos prehispánicos brinda trabajo, autoestima y estimula el turismo. Algo que, inexplicablemente, nunca ha sido asumido como política de Estado. 

Más información

  • Fiesta: El Festival del Níspero se desarrolla entre los últimos días de setiembre y los primeros de octubre.

  • Deportes: Grupos organizados de ciclistas trepan todos los fines de semana por el valle de Omas.

  • Gastronomía: Charquicán hecha a base a raya seca, carapulcra con sopa bruta, mazamorra de calabaza y miel de higo.

Tags Relacionados:

Balneario de Asia

Leer comentarios ()

SubirIrMundial 2018Ir a Somos
Ir a portada