Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Especiales

Elton John: así es Rocketman, la película sobre la salvaje vida del rockero británico

Elton John 1

La cinta fue ovacionada en Cannes y narra, con números musicales de fantasía pero sin maquillajes, la infancia sin afecto, el ascenso al estrellato, los amores y las adicciones del autor de Tiny Dancer.

(foto: UIP)

El negocio del rock ha caminado siempre de la mano con la fabricación de biografías musicales. En los inicios, estas eran breves perfiles sobre las estrellas, pequeñas hojas que los managers  repartían en radios o imprimían en la contra tapa de los discos. Eran las historial ‘oficiales’. Relatos parcialmente ciertos para alimentar al fan de fantasía mientras se cimentaban las leyendas. 

En estos tiempos de crisis de lo impreso y repunte audiovisual, tal función parece haber recaído en las biopics o películas biográficas. El año pasado, vimos Bohemian Rhapsody, sobre la banda Queen, que ostenta el título del biopic más taquillero de la historia. El envión de popularidad supuso que el grupo volviese a las listas de Billboard y una confundida Academia estuviese a punto de darle el Óscar a mejor película.

Elton John 6

Elton John en 1972 (Foto: GettyImages)

GettyImages

Algo así podría estar por pasarle a Rocketman, el biopic que nos cuenta la turbulenta vida de Elton John (o ‘sir Elton John’, como machacan ciertos DJ de radio nostálgica), y que ya está en cartelera. Pasta para romperla en la taquilla tiene. La vida del destacado pianista, compositor y cantante contiene todas las luces y sombras necesarias, las cimas y abismos para que narraciones así progresen entre la medianía de cualquier existencia promedio.

Rocketman es la historia de un pequeño prodigio del piano que crece en una familia bloqueada para lo afectivo. Su padre nunca lo abraza, su madre solo tiene palabras duras para él y llega a decirle que nunca lo amarán de verdad. Ya de adulto, Elton (una interpretación de Taron Egerton que huele a Oscar) conoce al letrista Bernie Taupin (Jaime Bell) y ambos forman un tándem musical responsable de éxitos como Your Song, Candle In The Wind, Crocodile Rock, Bennie & The Jets, Daniel, Goodbye Yellow Brick Road, entre otros hits.

Elton John 5

Elton John (Taron Egerton) y su letrista Bernie Taupin (Jamie Bell)

El camino al éxito no es sencillo. Una de las principales razones es que el futuro Elton John, todavía llamado Reginald Dwight, parece tener todo en contra para destacar en la industria. Es pequeño y no tiene apariencia de adonis. Tiene escasos 20 años, pero empieza a mostrar signos de calvicie. Lo que más conspira contra él es su personalidad tímida. Un consejo que recibe en sus inicios lo marca como una maldición: "Tienes que matar a la persona que naciste para convertirte en la persona que quieres ser". La máxima la llevaría al extremo, al punto de olvidarse quién fue.  

Como en tantos biopics, lo que se cuenta es una pasión por la música que empieza en la niñez. En el caso del niño Elton, un disco de Elvis Presley y un piano marcarían su senda. La película aborda también otros tópicos, como el de su orientación sexual. Tanto en Bohemian Rhapsody como en Rocketman, somos testigos del ascenso y el desbarranque de dos iconos masivos del pop que en su momento eran gays en el clóset. En ese punto, la película del pianista es más gráfica que la de Mercury, cuando se recrea en los romances que tuvo, entre ellos, con quien fuera su manager, John Reid.

Elton John 8

El actor Richard Madden, recordado por su papel de "Rob Stark" en Game of Thrones, interpreta a John Reid, manager y amante de Elton John. 

Tanto a Elton John como a Freddie Mercury, la soledad los hace descender en una adicción afectiva, sexual y a las sustancias que los lleva a un plano presuicida. La película inicia con el artista en el hoyo, ingresando a un centro de rehabilitación, y a partir de ahí cuenta los episodios de furia que tiene en ese proceso terapéutico. Para quien ha vivido escondiendo a su verdadero yo del ojo público, buscando la fama, el proceso es un vía crucis, y es lo que el espectador percibe, a manera de un gran flashback, con idas y vueltas al presente. 

Rocketman ha sido dirigida por Dexter Fletcher, quien se encargó de terminar Bohemian Rhapsody cuando el director Bryan Singer fue despedido por conflictivo. Pero sus estilos no podrían ser más distintos. La de Queen se apega a la ilusión de objetividad de una cámara que retrata a los personajes siempre desde afuera, mientras que la de Elton se vale de la fantasía, de números al estilo del musical clásico, con coreografías incluso, para recrear el mundo interior del artista, a veces lúdico, la mayor de las veces atormentado.

Elton John 8

Un momento de fantasía en Rocketman, un cruce de biopic con musical.  

-BOOM MUSICAL-
Como Bohemian Rhapsody, la película de Elton John llega en momentos en que películas así representan un buen negocio para artistas que han visto llegar el natural eclipse de su popularidad. La de Queen devolvió a la banda a las listas británicas, colocando siete canciones en el top 40 de los más escuchados. Este año, un fenómeno parecido ocurrió con The Dirt, la película de Netflix que retrata las andanzas de la banda de glam metal de los ochenta Mötley Crüe. En este caso, la cinta hizo que las ventas de discos del grupo se incrementasen en un 2.000% 

Aún es demasiado pronto para pronosticarle un éxito similar a Rocketman, aunque tenga a nivel dramático todas las cartas en su mano para triunfar. Conspira contra ella una calificación de R (mayores de 18 años en EE.UU.) que la de Queen no tenía, pero que el director Fletcher considera justa y apropiada, pues le permite contar su relato con la mayor honestidad posible, sin pasar por agua tibia los excesos del artista. Que el mismo Elton John sea productor de la cinta revela su buena disposición a expurgar de su alma los aciertos y errores que casi acaban con su carrera. //

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada