El proceso de creación de la nueva hoja de ruta que necesitemos realizar para nuestro negocio o nuestro trabajo seguramente será desafiante. Si bien lo que hemos aprendido en experiencias pasadas nos ayuda y da una base para el presente y futuro, no necesariamente será lo que necesitemos hacer hoy. No nos aferremos al pasado.
El proceso de creación de la nueva hoja de ruta que necesitemos realizar para nuestro negocio o nuestro trabajo seguramente será desafiante. Si bien lo que hemos aprendido en experiencias pasadas nos ayuda y da una base para el presente y futuro, no necesariamente será lo que necesitemos hacer hoy. No nos aferremos al pasado.
Raphaela Berckemeyer y Claudia Vallejo

Para muchos, tener que desarrollar un nuevo plan de negocios no es algo sencillo mientras que, para otros, quizás el aterrizarlo les resulte un poco más fácil. Sin importar las habilidades que cada uno tenga, es un hecho que nos encontramos ante una situación que nos demanda crear una nueva hoja de ruta para poder continuar. ¿El modelo de negocio que hoy tengo, lo puedo seguir sosteniendo en el corto y mediano plazo o debo modificarlo? ¿Puedo rescatar algunas de las estrategias que se trazaron al inicio del año o debo empezar de cero? ¿Cuánto tiempo tengo para adaptarme?

Entonces, ¿por dónde podemos empezar? Les compartimos algunas herramientas que pueden ayudarnos a definir el camino a seguir, el cómo estructurarnos y qué debemos considerar. Para esto quisiéramos enfocar este artículo desde dos puntos de vista: el del negocio y el de liderazgo.

EL NEGOCIO

Cómo trazar esta nueva hoja de ruta dependerá de la situación en que se encuentre tu empresa, negocio o proyecto, y la industria a la que pertenezcas. Hay sectores como el gastronómico, de entretenimiento y turismo que han sido los más afectados mientras que otros, como el e-commerce y el de productos de consumo masivo de primera necesidad, han visto un incremento en la demanda. Independientemente del sector en el que estemos, lo más probable es que tengamos que afinar o redefinir nuestra estrategia de negocio. Aquí algunos puntos a tomar en consideración:

-Evaluar el Impacto: Entender cómo el coronavirus está impactando mi negocio y mi consumidor.

-Desarrollar la estrategia: ¿Cómo puedo mantenerme o crecer en un ambiente económico estresado que además limita el contacto entre personas? ¿Tengo la posibilidad de re-direccionar nuestras inversiones hacia las iniciativas de crecimiento correctas? En estos momentos, es crucial actuar y tomar decisiones con la cabeza fría. Con esto en mente, debemos evaluar algunas opciones sobre las cuales construir nuestra estrategia. ¿Me subo a la ola y adecuo mi modelo de negocio a las nuevas necesidades de mercado? ¿Me puedo permitir esperar y poner mi negocio en pausa? ¿Me preparo para un nuevo comienzo y/o diversifico mi fuente de ingresos?

 En estos momentos, es crucial actuar y tomar decisiones con la cabeza fría. Con esto en mente, debemos evaluar algunas opciones sobre las cuales construir nuestra estrategia
En estos momentos, es crucial actuar y tomar decisiones con la cabeza fría. Con esto en mente, debemos evaluar algunas opciones sobre las cuales construir nuestra estrategia

-Jugar a la ofensiva: Identificar y desarrollar nuevas oportunidades de negocio para el corto y mediano plazo que se adecuen a las nuevas necesidades del consumidor. Es importante pensar cuál es y será nuestra ventaja diferencial.

-Hacer que suceda: Aterrizado lo anterior, es momento de movernos, y rápido. Probemos la nueva estrategia de negocio y ajustémosla en el camino adaptando lo que vayamos aprendiendo y necesitando. Minimicemos nuestros miedos; sino lo intentamos no sabremos si funciona o no. Hay una frase de Van Gogh que nos gusta para lo que vivimos hoy: ¿qué sería de la vida si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo?

Minimicemos nuestros miedos; sino lo intentamos no sabremos si funciona o no.
Minimicemos nuestros miedos; sino lo intentamos no sabremos si funciona o no.

EL LIDERAZGO

Como líderes, los momentos de crisis son los que muchas veces nos definen. Qué importante es hacer hoy una pausa y evaluar qué habilidades necesitamos. Debemos reconocer que lo que nos funcionó en el pasado, no necesariamente nos funcionará hoy. Hay dos competencias sobre liderazgo que son primordiales en estos tiempos:

-La escucha activa: Estar abiertos a la retroalimentación y a escuchar activamente y con respeto a nuestros equipos, socios y clientes. Si nos equivocamos, reconocerlo con humildad y sin justificarnos. Hoy más que nunca necesitamos estar abiertos a otros puntos de vista, observar qué hace nuestra competencia, intercambiar ideas y buscar el aprendizaje continuo.

Estar abiertos a la retroalimentación y a escuchar activamente y con respeto a nuestros equipos, socios y clientes.
Estar abiertos a la retroalimentación y a escuchar activamente y con respeto a nuestros equipos, socios y clientes.

-Liderazgo situacional: En temas de liderazgo, es primordial adaptarse a las coyunturas y reflexionar en cómo quizá necesitemos adecuar nuestro liderazgo a la situación actual. Es importante desarrollar y mostrar nuevas habilidades como la empatía, la adaptabilidad, la creatividad y el manejo de equipos a distancia o en situaciones desafiantes como las de hoy. Estas habilidades nos permitirán trabajar en equipo y de mejor manera con nuestros socios, clientes y equipo de trabajo.

Es importante desarrollar y mostrar nuevas habilidades como la empatía, la adaptabilidad, la creatividad y el manejo de equipos a distancia o en situaciones desafiantes como las de hoy.
Es importante desarrollar y mostrar nuevas habilidades como la empatía, la adaptabilidad, la creatividad y el manejo de equipos a distancia o en situaciones desafiantes como las de hoy.

El proceso de creación de la nueva hoja de ruta que necesitemos realizar para nuestro negocio o nuestro trabajo seguramente será desafiante. Si bien lo que hemos aprendido en experiencias pasadas nos ayuda y da una base para el presente y futuro, no necesariamente será lo que necesitemos hacer hoy. No nos aferremos al pasado. Animémonos a estar abiertos a la posibilidad de cambio, a explorar aguas desconocidas y reconocer lo que nos es útil versus lo que no lo es, o necesita modificarse bajo el contexto actual. Todo esto puede traducirse en nuevas oportunidades.

*Raphaela Berckemeyer y Claudia Vallejo son coaches ejecutivas certificadas por la Universidad de Columbia Más de su trabajo en

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

VIDEO RELACIONADO

Coronavirus en Perú: Emotivos testimonios de los pacientes que vencieron al COVID-19


TE PUEDE INTERESAR