Panchini tiene tres años pero su tamaño es algo menor al de un gato de su edad. Pesa aproximadamente tres kilos.
Panchini tiene tres años pero su tamaño es algo menor al de un gato de su edad. Pesa aproximadamente tres kilos.
Nora Sugobono

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Charles Dickens planteó una vez una pregunta que solo se puede responder desde la experiencia: ¿qué mayor regalo que el amor de un ? La relación entre autores y artistas (desde Jorge Luis Borges o Charles Bukowski, hasta Carole King o ) con estas fascinantes criaturas nos ha dejado una larga lista de obras que buscan contribuir con su conocimiento y entendimiento. Algunas logran acercarse. Quien haya vivido alguna vez con uno de ellos sabrá, sin embargo, que aquella búsqueda -aunque placentera- resulta inútil. A los gatos no se les entiende; solo se les ama.

Quizá fue Pablo Neruda quien mejor resumió su naturaleza en una oda donde nada sobra ni nada falta. Basta con leer algunos versos: el gato / solo el gato / apareció completo / y orgulloso / nació completamente terminado / camina solo y sabe lo que quiere. Aquella es una verdad indiscutible que se aplica a todos los ejemplares sin excepción. Un macho peruano de tres años bautizado como lo confirma, literalmente, con cada uno de sus pasos.

MIRA: Anastasia Iamachkine: del bronce en Lima 2019 al sueño de llevar el chocolate peruano a todo el mundo

Panchini solo puede usar sus patas delanteras, pero salta, trepa, juega, come, quiere y goza como ninguno. Su mirada es el mejor reflejo de eso: este es un gato feliz. Y es, sobre todo, un gato con suerte. No fue así desde el comienzo. Su destino era incierto cuando unas rescatistas lo encontraron en una huaca de Chorrillos, con algunos meses de vida. Alguien lo había abandonado ahí porque no podía sostenerse en sus cuatro patas. De ese alguien ya no interesa hablar.

La condición de Panchini es inoperable: el fémur no encaja en la cadera y eso hace que las patas traseras se “arrastren” por el piso cuando camina. Silvana Wong, su adoptante, afirma que esto no ha afectado la calidad de vida del gatito. Más bien lo contrario: Panchini salta y corretea igual o más que los demás.
La condición de Panchini es inoperable: el fémur no encaja en la cadera y eso hace que las patas traseras se “arrastren” por el piso cuando camina. Silvana Wong, su adoptante, afirma que esto no ha afectado la calidad de vida del gatito. Más bien lo contrario: Panchini salta y corretea igual o más que los demás.

Fue otro alguien quien lo quiso desde el primer momento en que se encontraron, y así la vida de Panchini volvió a comenzar. Hace unos años la administradora Silvana Wong había convertido la casa donde entonces vivía en un albergue temporal para gatitos rescatados. Ella los alimentaba y curaba hasta que les encontraba un nuevo hogar, pero algo cambió cuando llegó Panchini. “No pude dejarlo ir. Yo tenía cuatro gatos como mascotas en ese momento, y quizá era una locura. Sentí algo que no había sentido jamás cuando vi sus ojos y supe que ese gato había llegado a mí por algo”, nos cuenta. A Silvana tampoco le importa que la entiendan.

MIRA: La plataforma peruana de delivery donde encontrarás los mejores restaurantes de tu barrio

Los primeros meses no fueron fáciles. Si bien Panchini nunca necesitó pañal –hoy puede subir con normalidad a la caja de arena– sí le tomó tiempo acostumbrarse a una nueva rutina. Silvana puso todo su esfuerzo en conseguir que así sea, incluso cuando le costaba estar separada de él. “Cuando recién llegó tuve que aislarlo para evitar algún conflicto con los otros gatos de la casa. Tenía miedo que no pudiese defenderse y resultase herido. Salía a trabajar y lo dejaba durante el día en un jardicinto, y fue ahí donde poco a poco fue ganando fuerza y destreza”. El suyo era un campeón.

Los avances han sido enormes en estos tres años, pero Silvana es consciente de que la esperanza de vida de Panchini es menor al promedio. Puede que sea por eso que cada momento juntos cuenta. Lo que tiene claro la administradora de profesión es que esta es una oportunidad invaluable para ayudar a otros gatos en situaciones similares.

Silvana Wong ha adaptado algunos ambientes de su casa para que Panchini pueda estar más cómodo. Su cama, por ejemplo, no tiene tarima: así el gatito puede subirse con mayor facilidad.
Silvana Wong ha adaptado algunos ambientes de su casa para que Panchini pueda estar más cómodo. Su cama, por ejemplo, no tiene tarima: así el gatito puede subirse con mayor facilidad.

“El tema de abandono de gatos es muy duro en el Perú", sostiene Silvana. "La gente no está familiarizada con ellos, piensan que son de la calle; pero cuando los conoces sabes que ahí no la pasan bien. Al gato lo ven como malo, agresivo, traicionero... y no hay nada más equivocado. Yo he visto casos que conmueven de maneras que no imaginas, y al mismo tiempo te transforman y te hacen ser mejor persona”, añade Wong. Instalada de vuelta en casa de su madre, Silvana solo pudo conservar a Panchini. Le creó una cuenta de Instagram donde comparte fotos y videos de su día a día, pero al mismo tiempo alienta y apoya a las personas a adoptar -nunca comprar- gatos como mascotas. En especial aquellos que presentan alguna discapacidad.

MIRA: Quino falleció a los 88 años: la vez que lo vi tomar un plato de sopa en Buenos Aires

La buena noticia es que la pandemia ha aumentado la interacción en esta cuenta: cada vez son más personas que le escriben para hacer consultas sobre adopción responsable y maneras de ayudar. Fue así como a Silvana se le ocurrió generar una iniciativa que le permitiese apoyar al hogar donde encontró a Panchini () mientras hace lo que más disfruta: pasar tiempo con él.

Un porcentaje de las ventas de los productos de la se destinan a apoyar la labor que realiza un grupo de rescatistas de Chorrillos. Silvana misma elabora las bandanas reversibles y los juguetes que vienen en las cajas, con ayuda de su madre. La elección de estas bandanas tiene, de hecho, un propósito detrás. “La gente siempre quiere adoptar mascotas bonitas y chiquitas, y eso no está mal. Yo decidí hacer estos pañuelitos para que los gatos que ya no lo son -por edad o discapacidad- se ven más incluso más lindos”, finaliza. Su objetivo está empezando a rendir frutos: por dentro y por fuera.

¿Cómo ayudar?

Cada caja incluye 1 bandana reversible, 2 dijes, 1 ratón y 1 cañita de pescar para jugar, además de 2 tarjetas y 1 sticker. Un porcentaje de cada venta se destina a ayudar a la iniciativa de rescate gatuno

Precio: S/49

Pedidos: vía Instagram o correo

Así vienen las cajitas de solidarias de La tienda de Panchini. Todo es elaborado en casa por la propia Silvana Wong.
Así vienen las cajitas de solidarias de La tienda de Panchini. Todo es elaborado en casa por la propia Silvana Wong.

Más sobre Panchini en

VIDEO RECOMENDADO

Mucha atención a estos cuidados clave

Mascotas: Descubre que plantas pueden ser tóxicas para tu perro a gato