Ana Núñez

Cada cuarta semana de octubre, el Perú reconoce la importancia de la educación ambiental. ¿Qué nos permite la educación ambiental? Recordar que los recursos de nuestro planeta son limitados y que los actos de cada persona contribuyen –para bien o para mal-, en el futuro de estos. Debido a ello, el Perú, bajo el enfoque de una sociedad responsable en temas ambientales aprobó mediante Decreto Supremo N° 016-2016-MINEDU El Plan Nacional de Educación Ambiental 2017-2022 (PLANEA), el cual se encuentra liderado por el Minedu y Minam con el objetivo de orientar a lograr cambios en las actitudes y comportamientos de la población respecto del ambiente.

Pero la educación ambiental no se puede limitar a los colegios, debe empezar por casa. De hecho, hay pequeñas actividades y nuevas costumbre que podemos adoptar y que pueden generar grandes cambios. Estas acciones deben ser realizadas de la manera más pedagógica posible de manera que pasen a ser una actividad constante y sostenida y no solo sean actividades aisladas.

Es necesario tener bien en claro que los recursos de  nuestro planeta son limitados. De ahí la importancia de cuidarlos.
Es necesario tener bien en claro que los recursos de nuestro planeta son limitados. De ahí la importancia de cuidarlos.

“La importancia de la educación ambiental radica en la utilización juiciosa de los recursos naturales para asegurar su desarrollo a largo plazo. Además, nos conlleva a reflexionar de forma colectiva acerca de los problemas ligados a la gestión de los recursos, donde nos vemos involucrados”, nos dice Marisol Núñez, profesora de Ingeniería Ambiental de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), quien nos deja a continuación algunos tips que podemos realizar desde casa sin hacer mucho esfuerzo pero que nuestro planeta nos agradecerá.

-Utilizar un vaso para lavarnos los dientes, y no desperdiciar el agua. Con ello se economizaría alrededor de 0,5 litros de agua por lavada. En tal sentido, lavándose 2 veces por día se economiza alrededor de 365 litros de agua por año.

-No tirar los aparatos electrónicos, ni pilas, sino llevarlos a un lugar especializado debido a que estos pueden liberar metales que se encuentran contenidos y que contaminan los ecosistemas a largo plazo. Por ejemplo, el mercurio de una pila contenida puede contaminar 400 litros de agua o 1 m3 de tierra durante 50 años.

-No solicitar bolsas en los centros comerciales y llevar las bolsas de tela. A razón que su degradación es en aproximadamente 150 años, además estos se convierten en microplásticos y llegan a los ríos para contaminar y alterar los ecosistemas en los cuerpos de agua.

Usa bolsas de papel o de tela. Recuerda que las bolsas plásticas no solo contaminan el planeta, sino que sus residuos afectan nuestra salud.
Usa bolsas de papel o de tela. Recuerda que las bolsas plásticas no solo contaminan el planeta, sino que sus residuos afectan nuestra salud.

-Apagar la luz cada vez que cambiamos de área y/o apagar el monitor cada vez que no se utilice y desenchufar las noches. Con el objetivo de alinearnos a la ecoeficiencia, que significa una estrategia hacia el desarrollo sostenible.

-Evitar impresiones no necesarias y utilizar papel reciclado para impresiones borrador. Recordemos que se necesitan aproximadamente 15 arboles para producir una tonelada de papel.

Recoge y guarda todos los envases plásticos que puedan ser reutilizados. Recuerda que al fabricarlos se ha emitido mucho gases de carbono.
Recoge y guarda todos los envases plásticos que puedan ser reutilizados. Recuerda que al fabricarlos se ha emitido mucho gases de carbono.

-Reciclar en casa: plásticos, cartones, vidrio, otros. ¡Para poder reutilizarlos!

-Realizar el compostaje en casa. ¡El compost sirve para abono de las plantas!

Con todos los residuos orgánicos, prepara tu propio compost en casa. Este sirve como abono de tus plantitas.
Con todos los residuos orgánicos, prepara tu propio compost en casa. Este sirve como abono de tus plantitas.