elcomercio.pe

Más en Firmas

Firmas

"Chau, Chachi", por Jaime Bedoya

Brunilda 'Chachi' Sanseviero echó raíces en el Perú hace más de 40 años con su esposo Eduardo. Entonces fundaron la librería El Virrey, en Dasso. Hoy, en su local del óvalo Bolognesi, El Virrey sigue siendo un templo de la palabra bien dicha y mejor escrita

Chachi Sanseviero

Chachi Sanseviero, dueña de la librería El Virrey, falleció el jueves 25 de mayo a los 73 años.

Renegona, terca, guerrera e intransigente: esas eran tus virtudes. Tu punto débil, un corazón gigantesco y solidario protegido de las abrasiones de la vida mediante afilado alambre de púas. Para tus amigos, todo, lo bueno y lo malo. Y de yapa tu alma. Tus enemigos, pobres de ellos, opción no tenían. Decías la palabra, o palabrota, que alguien tenía que escuchar pero nadie quería decir. Guardiana del papel impreso, el remanso estaba en tus libros que también hacías nuestros, en tu hijo, tu nieto y tu Eduardo jugando esa partida de ajedrez eterna que ahora escolta un triciclo que se quedó parqueado en El Virrey. Si vieras como las palabras no alcanzan para despedirte; a ti, que vivías rodeada de letras. Que lo haga el poeta, Jorge Eduardo, que cuando leías algo que te gustaba –tímidamente, casi con vergüenza– te asomaba una sonrisa:

Uso una máscara de carne y hueso
Un cigarrillo y luego una sonrisa
O primero una sonrisa y luego un cigarrillo
Posiblemente encendido
Visto saco y pantalón planchado
Frecuento hoteles amarillos
Nadie me espera ni me conoce ni me mira
Mi cuerpo es humo materia indiferente
Que brilla brilla brilla
Y nunca es nada.

Gracias, Chachi Sanseviero Koffler. Tu cariño tosco y honesto nos hizo un poco mejor a todos.  

MÁS EN SOMOS...

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada