Partido de la selección peruana contra Francia en el Mundial Rusia 2018.(Foto: Reuters)
Partido de la selección peruana contra Francia en el Mundial Rusia 2018.(Foto: Reuters)
Francisco Sanz Gutiérrez

Editor de Mundo

francisco.sanz@comercio.com.pe

En febrero del 2016, estuvo a punto de irse a jugar a Tailandia. Todos recordamos cómo frunció el ceño cuando se enteró del camino que iba a tomar la ‘Pulga’. Felizmente el plan no prosperó y todos sabemos que la historia continuó con gloria en México.

El ‘Tigre’ había expuesto igual desazón cuando, a mediados del 2015, decidió continuar su ruta en Emiratos Árabes Unidos. Pasó año y medio ‘ausente’ hasta que reapareció en , donde hace dos meses tocó el cielo.

Hace días estamos pendientes de . Quienes son más papistas que el Papa –o, para el caso, más carrillistas que Carrillo– encuentran inaudito que nos metamos en su libertad de elegir destino. Eso no está en discusión: la ‘Culebra’ irá donde le plazca y convenga a él y su familia.

Eso no quita que yo y muchos sintamos desaliento y fastidio de que nuestro mejor jugador en el Mundial –de lejos y por aclamación– pueda marcharse a la Liga saudí.

Cuando en los años 90 recibió la oferta para dirigir nuestra selección, preguntó cuántos futbolistas del nivel de teníamos. Nunca vino. Si Gareca termina yéndose (es ocioso averiguar qué piensa de irse al desierto futbolístico asiático), su reemplazante puede fijarse dónde juega nuestra estrella de hoy. ¿En Arabia Saudí? ¿Es en serio?

El Mundial sí premia. El uruguayo Torreira ha fichado por el inglés, el mexicano Layún se va al español y el marroquí Achraf al . En la búsqueda de exposición, en el corto plazo a lo mejor nos faltó el cuarto partido en el Mundial, y en el largo nos queda la tarea de mantenernos y no solo arribar a la élite. Porque al Mundial llegamos, pero –aceptémoslo con dolor– todavía no al mercado de valores.