Módulos Tomas de Canal
elcomercio.pe

Más en Firmas

Firmas

Somos libres: la historia detrás de la canción más bonita del mundo, por Pedro Suárez-Vértiz

"Casi 200 años después, la versión que aún cantamos hoy no es la original, debido a los cambios en el tiempo. Pero igual envuelve el mensaje de libertad e identificación nacional de ser una nación libre e independiente desde 1821". Lee la columna de Pedro Suárez-Vértiz.

Perú vs. Argentina: así retumbó el estadio San Marcos con la entonación del Himno Nacional | Foto: Violeta Ayasta/GEC

"Hoy se han mezclado mi amor y curiosidad por la patria y la música: decidí averiguar cómo así apareció nuestro glorioso himno nacional". La columna de Pedro Suárez-Vértiz. | Foto: Violeta Ayasta/GEC

Siempre me han dicho –desde chiquito– que nuestro himno nacional es el más bonito del mundo. Hoy se han mezclado mi amor y curiosidad por la patria y la música: decidí averiguar cómo así apareció nuestro glorioso himno nacional.

Culminaron aquellos 300 años de dominación española en nuestro territorio y don José de San Martín proclamó desde un balcón en Huaura: “Desde este momento el Perú es libre e independiente”. La emancipación de nuestro país marcó el antes y después de la historia del Perú, y consigo trajo nuevos símbolos patrios. El más artístico y rescatable es nuestro himno nacional.

Esta obra nació a raíz de una especie de concurso que el mismo José de San Martín puso en curso días después a la independencia. Lo que se buscaba era un himno que conglomerase todos los sentimientos de sufrimiento, lucha y posteriormente victoria que predominaron en el largo proceso de libertad de nuestro país. El concurso fue público. No se escogieron los participantes a dedo. Cualquier músico de a pie podía participar.

Hubo seis candidatos a escribirlo. Finalmente, el proyecto ganador fue la versión compuesta por José Bernardo Alcedo y escrita por el poeta iqueño José de la Torre Ugarte. La historia de aquella ‘marcha’ o ‘canción’, como fue llamada en un principio, empezó en aquel certamen y su línea de tiempo se desarrolló de la siguiente forma:

La tenor Rosa Merino fue la primera intérprete de la composición, el 23 de setiembre de 1821, en el Teatro Segura (antiguamente conocido como Teatro de Lima), donde se dio a conocer oficialmente. La performance ocurrió frente a la élite militar de Chile, Argentina y Perú, convocada por San Martín. Se cuenta que la emoción fue tanta que se le pidió a la tenor volver a interpretar la marcha (fue cantada cuatro veces en total). De ahí el mito urbano de que ‘el mundo’ la aplaudió.

Pasaron los años y la canción nacional se iba modificando por parte del pueblo a falta de una versión oficial. La famosa estrofa que empieza diciendo “largo tiempo el peruano oprimido” no formaba parte de la composición original.

Aurelio Tello, musicólogo del Conservatorio Nacional, explica que aquel verso formaba parte de otra canción del pueblo, la cual calzaba en el fraseo del himno. Por ello fue incorporado a la marcha.

El compositor peruano Miguel Harth-Bedoya dice que luego de 48 años de alteraciones populares a la letra, Bernardo Alcedo decide regresar de Chile, donde había estado los últimos 40 años, para oficializar una versión final de su obra. Alcedo se reúne con el ítalo-peruano Claudio Rebagliati para trabajar, y es ahí cuando se agrega la famosa introducción de trompetas previas al “somos libres”.

El resultado se manifiesta en un manuscrito de la partitura que hoy se encuentra en el Museo de Historia del Perú que señala que fue “armonizada, ritmada e instrumentada con plena autorización y aprobación del autor” por Claudio Rebagliati. Para este momento, debido a la escasa documentación disponible, el himno ya había cambiado moderadamente.

Es entonces que en 1910, durante el primer mandato de Augusto Leguía, se declaran por ley intangibles y oficiales la letra y música del himno nacional del Perú. Harth-Bedoya describe esta versión como “un trabajo impecable, con un valor no solo histórico sino también artístico”.

Despierta curiosidad descubrir que no hay registros de las otras composiciones candidatas a ser la marcha nacional en el concurso de 1821. La comparación solo pudo ser posible por quienes llevaron a cabo dicha concurrencia en la época. También es curioso que en las siete composiciones que se presentaron, dos de ellas fueron de José Bernardo Alcedo, siendo una la ganadora.

Casi 200 años después, la versión que aún cantamos hoy no es la original, debido a los cambios en el tiempo. Pero igual envuelve el mensaje de libertad e identificación nacional de ser una nación libre e independiente desde 1821. //


Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada