elcomercio.pe

Más en Firmas

Firmas

Mentiras matrimoniales: lo que verdaderamente significa amar, según Carlos Galdós

"El peor manual del matrimonio es el que escuché esa noche, que se resumió en que el amor es sufrido, el amor es abnegado, el amor es renunciar a nosotros mismos, el amor es posesión…"

Torta de bodas hecha con piezas de Lego hace famoso a panadero

Voy a ser testigo matrimonial de un amigo. Una de las exigencias de la iglesia en donde se va a casar es que los testigos asistamos también a las charlas prematrimoniales. Así lo hice y juro nunca más hacerlo. El peor manual del matrimonio es el que escuché esa noche, que se resumió en que el amor es sufrido, el amor es abnegado, el amor es renunciar a nosotros mismos, el amor es posesión… Querido César, amigo mío, te quiero tanto que me siento en la obligación de decirte que no voy a ser testigo de tu matrimonio, no puedo ser testigo de alguien que se va a suicidar en vida. Dile a Luciene que prefiero que me odie antes antes que ser parte de esa mentira que te quieren hacer creer. Diles también a los señores que dieron la charla matrimonial y al sacerdote que no saben lo que están diciendo en nombre del amor. Y por último, por favor pregúntate a ti mismo si eso es realmente lo que quieres para ti , tus sueños, tus metas y tu vida.

Yo no te puedo dar una charla matrimonial, pero lo que sí puedo hacer es decirte todo lo que no es el amor, que es justamente lo contrario de lo que nos dijeron hace unas noches en el salón parroquial.

-El amor solo ama, no posee.
-El amor acompaña, no da órdenes.
-Ella no es tuya ni nunca lo fue.
-Cuando te enamoras no posees, vives siempre así desde la novedad.
-Los vínculos son etéreos, acéptalo.
-Permítanse mirar, son libres.
-No te mientas, así no es la vida, la vida no es sacrificar.
-No ates, dale la oportunidad de elegirte día a día, haz que te elijan; ahí esta el reto.
-Háganse libres, no dependientes.
-Confía, no fiscalices.
-No canceles tu vida por nadie.

-Haz todo lo necesario para que alcance sus metas, aun cuando eso signifique sacarte de su vida.
-Confía en tus sensaciones, no en los consejos de los demás. Los consejeros son solo eso, teoría pura, miedo a hacer.
-¿Quieres encontrar a alguien?... Encuéntrate primero a ti.
-El amor que tú sientes por tus hijos, tus hijos lo sentirán por sus propios hijos, no por ti... ¡acéptalo!
-Los celos no son amor, son tus inseguridades; resuélvete y no jodas.
-Es necesario que tu pareja mire de vez en cuando a los lados y si aun así te vuelve a elegir, disfrútalo. El amor va más allá de la pareja. La pareja no necesariamente es sinónimo de amor.
-Descubrir quién eres tiene un costo muy alto.
-Quien te quiere quiere tu bienestar.
-Quien te quiere quiere saber qué sientes.
-Quien te quiere quiere saber lo que te pasa.
-Amar no es esperar… que no te mientan… “Te amo y espero que hagas tal cosa por mí”… “Bueno, si es así, por favor no me ames”.
-La dependencia mata el amor. No dependas nunca.
-“Dejo de hacer esto por ti porque te amo” es la definición más falsa del amor.

-Los enamorados, por lo general, se mienten, se muestran perfectos. No hagan eso, chicos, muéstrense desde un principio como son, solo así sabrán si eso es de verdad.
-Atrévete a hacer un antienamorado; es decir, no falsees nada, muéstrale lo menos agradable de ti, haz que se entere de tus lados más oscuros y desde esa honestidad dale la oportunidad de que te elijan como eres. Deja que te elijan, no te vendas como un caramelo de sal con una envoltura hermosa.
-No idealices el amor, el amor no es perfecto, no es sentir que te quiero o me quieres. Hay mucho más allá, en el patio trasero del amor.
-La pareja no es de ninguna manera tu complemento. No caigas en esa mentira, el amor no completa nada, no es una prótesis. La pareja no llena vacíos, menos aún reemplaza algo que te falte.
-Yo estoy contigo no porque te necesite, yo estoy contigo porque te elijo, te prefiero, no te necesito… Necesitar es depender.
-Tú no tienes que aceptar a la pareja como es en todo. Si tu esencia es incompatible con la del otro, acéptalo, no es para ti.
-Si su felicidad implica tu infelicidad, entonces no te acerques.
-Te amo y me amo, no te amo más que a mí mismo.
-Gústate primero tú, arréglate para ti y si eso además le gusta también a quien tienes al lado, qué bueno, pero siempre haz todo primero para ti.
Si quieren pueden excomulgarme, total ya me siento así desde hace años. //

Tags Relacionados:

matrimonio

Carlos Galdós

Somos

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada