Módulos Tomas de Canal
elcomercio.pe

Más en Firmas

Firmas

Qué pasaría si le aplicáramos al país el reto viral del #10YearsChallenge, por Renato Cisneros

"El 2009 fue el año en que Alberto Fujimori recibió condena de 25 años de prisión por los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta y los secuestros de Gustavo Gorriti y Samuel Dyer". La columna de Renato Cisneros

Renato Cisneros

Qué pasaría si le aplicáramos al país el reto viral del #10YearsChallenge, por Renato Cisneros. ILUSTRACIÓN: Gustavo Gamboa.

Contrastar la foto del Perú del 2009 con una actual supone un ejercicio que no reporta mayor sorpresa. Han pasado muchísimas cosas en diez años y, sin embargo, nada parece haber cambiado dramáticamente. Muchos de los eventos que entonces nos impactaron siguen repitiéndose con otros nombres y rostros. Si me fuerzan al balance, diría que hay una levísima sensación de progreso. No hemos envejecido mal, tampoco bien, ahí estamos, mantenemos nuestro peso, disimulamos mejor ciertas arrugas o heridas, no se nos han caído tantas muelas, pero eso sí, aunque en la foto pase desapercibida, seguimos arrastrando la misma cojera; centralismo, racismo, machismo, póngale usted el nombre que quiera.

El 2009 fue el año en que Alberto Fujimori recibió condena de 25 años de prisión por los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta y los secuestros de Gustavo Gorriti y Samuel Dyer. Fue, además, el año del inicio de la defensa de la posición peruana ante la Corte de La Haya por el diferendo marítimo con Chile. Fue el año en que Keiko y Castañeda se cansaron de liderar sondeos de intención de voto para una elección presidencial que ninguno ganaría. Fue el año en que a Víctor Ariza lo denunciaron por espía, a Susan Hoefken la procesaron por robar un pulmón y a Francis Allison lo detuvieron por ‘olvidarse’ de declarar miles de dólares en Miami.

Fue el año en que hablamos hasta el empacho del Metropolitano, de los ‘Petroaudios’, del ‘Loco del Desarmador’, de los colegios mayores y del Amigo Elegido.

Fue el año en que murieron el ex alcalde de Lima Alberto Andrade, la poeta Blanca Varela, el ‘Zambo’ Cavero, el cajonero Amador Ballumbrosio, los periodistas Álvaro Ugaz y Micky Rospigliosi. Fue el año en que asesinaron a la cantante Alicia Delgado, al estilista Marco Antonio, a la joven contadora Paola Vargas, quien murió tras ser empujada de una coaster por un hincha imbécil conocido como ‘Bolón’.

Fue el año del ‘Baguazo’, que dejó un saldo de 33 muertos, una persona desaparecida y un clima de impunidad que deterioró aún más la imagen interna del presidente Alan García, quien parecía estar demasiado ocupado en inaugurar un nuevo tramo de la Interoceánica, justificar sus reuniones con el dominicano Fortunato Canaán o rebatir los insultos mensuales que le dedicaban Hugo Chávez y Evo Morales.
Fue el año en que se hicieron conocidos congresistas apodados la ‘Robaluz’, el ‘Robaterrenos’, la ‘Lavapiés’, el ‘Mataperro’, el ‘Comepollo’, el ‘Apuñalado’ y el ‘Planchacamisas’, quienes incrementaron la ya vieja fama cloacal de un Parlamento que, hay que reconocérselo, ha bregado con empuje en los años sucesivos para no disipar su fetidez.

Fue un año cargado de emboscadas narcoterroristas a patrullas militares en el corazón del Vraem, producto de las cuales fallecieron decenas de peruanos de los que, salvo sus familias y amigos, nadie se acuerda más.

Fue el año de la gripe porcina. De la visita de Iron Maiden y Kiss. Del triunfo de La teta asustada en casi una decena de concursos cinematográficos. Fue el año en que recién empezamos a plantearnos tener un Ministerio de Cultura, un Gran Teatro Nacional, un Museo de la Memoria. Fue el año en que Tania Libertad ganó su primer Grammy y Kina Malpartida obtuvo el primer título mundial de boxeo para el Perú tras tumbar a Maureen Shea.

Fue el año en que Brasil y Chile nos golearon en casa y acabamos últimos en las Eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica.
En cuanto a nosotros, ciudadanos mortales con Blackberry, nos llevábamos mejor en el 2009; por lo menos no había redes sociales que hicieran pensar lo contrario. Facebook era una plataforma divertida que la mayoría aún no terminaba de explorar y Twitter era un páramo amable donde los menos de 10 mil usuarios peruanos que ahí alternaban (hoy somos más de 4 millones) lo hacían con una cordialidad que hoy parece un exotismo.

El rostro que luce el Perú después de estos 10 años es bien nuestro mérito o bien nuestra culpa. Cada uno sabrá si le ha sacado al país una sonrisa, una pata de gallo o puras canas verdes. //


Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada