elcomercio.pe

Más en Firmas

Firmas

"Una pérdida mutua", por Pedro Suárez-Vértiz

La orfandad materna en la vida de dos genios de la música: John LennonPaul McCartney

"Una pérdida mutua", por Pedro Suárez-Vértiz

"Una pérdida mutua", por Pedro Suárez-Vértiz

En 1981, Paul McCartney grabó una canción para su recién asesinado amigo John Lennon. El track fue parte de su álbum Tug of War, pero no fue lanzado como single radial. McCartney quiso descargar su cariño y recuerdos por John, pero de una manera sencilla, sincera y sobria. La canción se llama Here Today y en ella destaca un verso que cita un hecho clave entre los jóvenes John y Paul. La estrofa dice: ¿Y qué sobre la noche en que lloramos? Pues no había ninguna razón para mantener eso dentro. Nunca entendí ni una palabra, pero siempre estuviste allí con una sonrisa.

Este extracto cita lo que para muchos fue un hecho crucial en la asociación musical de John y Paul. Ambos eran huérfanos de madre y una noche se confesaron mutuamente el profundo dolor que les causaba aquella dura pérdida. Esto los llevó a llorar juntos. La noción de este dolor mutuo les generó un profundo vínculo, más allá de la música, más allá de la amistad.  

John Lennon perdió a su madre cuando tenía 17 años. La marca que le dejó aquella tristeza se puede ver reflejada explícitamente en varias canciones. Julia y Mother son solo algunos ejemplos. Julia se llamaba su madre, y John recién en la pubertad se había reencontrado con ella. Ella lo dejó a cargo de su hermana mayor, Mimi, cuando John era pequeño. Pero Julia reapareció y hasta le regaló su primera guitarra, algo que la tía Mimi le prohibía. La alegría y la belleza de Julia fascinaron a John. Prácticamente se enamoró de ella. Con decirles que el primer hijo de Lennon se llama Julian. 

Un detalle curioso de la canción que lleva de título el nombre de su madre, y que grabó con los Beatles en 1968, es que no está dedicada solo a ella, sino que también, y de manera metafórica, a su pareja, Yoko Ono. En su última entrevista antes de morir, en 1980, John señaló: “La canción era realmente una mezcla de imágenes de Yoko y mi madre”. John llamaba ‘mamá’ a Yoko y no como apodo. John quería obedecer a alguien, tener una imagen materna y se sometió a Yoko como un niño.  

A Lennon le quedó un eterno forado en el alma con la muerte de su madre, que fue atropellada por un policía borracho el 15 de julio de 1958, justo después de despedirse de él. Para el joven John esto fue tan devastador que bloqueó una parte de su mundo interior para siempre.  

Paul McCartney, dos años antes que John, también había sufrido la temprana partida de su madre. En este caso, Maria Patricia McCartney murió debido a una embolia devenida de un cáncer de mama que sufría en etapa avanzada. Paul dijo: “Mi madre murió cuando yo tenía 14 años y fue traumático en mi adolescencia. La muerte de mi madre destrozó a mi padre. Eso fue lo peor para mí, oír llorar a mi padre. Nunca lo había oído llorar antes. Fue un golpe terrible para la familia”. 

Al año siguiente de la muerte de su mamá, Paul sintió la necesidad de tener una guitarra. Su padre, un experimentado músico de banda con graves problemas económicos, se las arregló para conseguirle una. El triste ambiente en casa lo obligó a buscar un escape y la música lo acogió. La industria musical de ese entonces crecía con Elvis y esto fue el estímulo complementario perfecto para que el joven Paul y el joven John se prometieran llegar a la cima.  

McCartney también escribió para los Beatles la canción Your Mother Should Know. La compuso en una reunión familiar que hizo en su casa. Su tía Jin, su tío Harry y otros parientes estaban allí. Paul sintió el calor de la familia, sintió añoranzas, se sentó en su viejo órgano a pedales y la compuso en una hora con la puerta abierta para que todos pudieran escucharla. Paul dijo: “Básicamente, la canción está tratando de decir que tu madre sabe más de lo que piensas que sabe, así que dale crédito”.  

La orfandad de madre fue un acontecimiento fundamental para que ambos genios musicales, John y Paul, soldaran su compañerismo y construyeran algo llamado los Beatles. 

Esta columna fue publicada el 12 de mayo del 2018 en la edición impresa de la revista Somos.

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada