elcomercio.pe

Firmas

Así es un día en la Plaza Roja de Moscú, por Umberto Jara

“Amanece a las 3 de la madrugada y oscurece a las 22 horas, es lo único estable”. ¿Cómo se viven estas horas previas al Mundial en el sitio más turístico de Rusia?

El día de hoy la Plaza Roja fue cerrada para el público con la finalidad de preparar el escenario en el cual hoy se hará concierto en que cantará Juan Diego Flórez. Un peruano cerró la histórica plaza y la gente se trasladó a la colindante plaza y parque de Alejandro El Grande. Se trataba en su mayoría de peruanos, junto a colombianos, mexicanos, brasileños, argentinos y algunos serenos australianos. 

Rusia 2018

“Amanece a las 3 de la madrugada y oscurece a las 22 horas, es lo único estable”. ¿Cómo se viven estas horas previas al Mundial en el sitio más turístico de Rusia? (Video: Umberto Jara)

El Mundial, antes de su inauguración, se empezó a vivir en la euforia de los hinchas que empiezan a llenar las calles, las plazas, los parques. Cantos, banderas, camisetas bajo un clima caprichoso. Amanece a las 3 de la madrugada y oscurece a las 22 horas, es lo único estable. En el día de pronto hay sol y de pronto el viento enfría. La luz baja por las nubes, alguna amenaza de lluvia y luego sol otra vez. Para todos quienes creíamos que era verano, se trata en realidad de un otoño agradable que va de los 13 a 22 grados de temperatura. Pero el calor verdadero está en las calles, en la euforia de las gentes, en los cánticos en cada esquina y en los locales de comida abarrotados de gentes lidiando con los que atienden para entenderse entre el imposible ruso, el escaso y duro inglés. Esta babel genera situaciones divertidas y los más prácticos y modernos han recurrido a una solución bastante útil: el traductor de Google y mejor en su versión de traducción de voz simultánea. De ese modo, las conversaciones se hacen fluidas y el celular que ya de por sí es el invasor de la vidas se convierte en un aditamento imprescindible. 

La ventaja es que aquí en Moscú a nadie se le ocurre arranchar un celular. Al contrario se pueden ver situaciones, para nosotros insólitas, de un ruso alcanzando a un visitante el aparato olvidado. Si el viejo Hemingway escribió París era una fiesta ahora su famoso título cambia de ciudad: Moscú es una fiesta. Una fiesta en la que los hinchas rivales se gritan el nombre de sus países, se agitan frente a frente sus banderas y luego se saludan, se abrazan y se desean mutua suerte. Lo hermoso del fútbol.

Tags Relacionados:

Rusia 2018

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada