elcomercio.pe

Más en Firmas

Firmas

Selección: 7 lecciones que aprendimos en el Mundial Rusia 2018

Este es el nuevo diccionario futbolero peruano para los hinchas del futuro. La canción que no dejamos de entonar, la sonrisa de Flores, la perseverancia de Paolo y el proceso que debe continuar. 

Himno Nacional: el nuevo hit del verano ruso. En Saranks, Ekaterimburgo o Sochi; el canto se hizo lágrimas y las sagradas notas rompieron el cristal de 36 años de malos recuerdos. "Somos libres, seámoslo siempre", cantaron las más 30 mil almas peruanas que llegaron desde Lima, Chiclayo, Madrid, Nueva York o Milán para decirle al mundo entero que estábamos de vuelta en una Copa del Mundo. Entre sollozos, el "Contigo Perú" también permitió que el corazón explote extrañando a la familia, al rico cebiche y al mejor pisco del planeta. Somos mundialistas, seámoslo siempre, ¿no?

Humildad: De los arenales de Collique a las canchas de Putin. Ya hemos encontrado respuesta de por qué queremos tanto a Edison Flores. Es que desde que lo conocemos no le ha bajado ni medio cambio a su natural humildad. Es pureza de persona buena. Ya sea como juvenil promesa campeón de la Copa Libertadores Sub 20, capitán de la 'U', goleador peruano en las Eliminatorias o estrellando un balón en el parante izquierdo de Australia, el 'Orejas' no deja de poner carita de bueno. Si es meme, es para ser halagado; si es póster, va a la pared del dormitorio. Que se enteren todos que si a Edison le sacan una amarilla injusta -y su equipo va perdiendo- no la reclamará. Se echará a jugar y será feliz como los niños.

Velocidad: Hizo del carril derecho una pista de fórmula uno. Ida y vuelta, anticipación, firmeza, seguridad y una sonrisa en la cara. Si Perú hubiese tenido mejor suerte en Rusia, Luis Advíncula pelearía de todas formas por estar en el once ideal del Mundial. Los tres partidos jugados y el puesto 20 en la foto final resignan su postulación. Lucho es el ejemplo del futbolista convertido en atleta en la nómina de Ricardo Gareca. Un tótem de la velocidad y la intuición en la marca. Como a la mayoría menor de 30 años, Catar se avizora en el horizonte como una revancha.

Gambeta: Zigzageante como una culebra, en la cancha André Carrillo no camina, tira diagonales. Con una cintura de hule y a la velocidad de Bolt, el extremo peruano ha sido a todas luces nuestro mejor representante en Rusia 2018. Su botín diestro debe ser guardado en el Museo de la Nación como una reliquia mundialista. Un derechazo suyo terminó con 36 años de silencio en las gargantas peruanas. Todos los que no le teníamos fe, hoy creemos que es inamovible en el once de Gareca. Repetimos por años "si quisieras, André". Y pues, André quiso y pudo. Toca hacerse cargo del futuro del ataque peruano.

Perseverancia: La de Paolo, Doña Peta, la FPF, los hinchas peruanos y esa lista de 23 que esperó hasta el último por el capitán. "Fe", se lee en el cuello de Guerrero para entender qué lo mantuvo de pie de noviembre a junio. La desventura nos hizo sentir dentro de una película, que por momentos era de terror, tuvo largos meses de suspenso, pero terminó siendo un largometraje de Disney con final feliz. Tres goles en cuatro partidos, y un homenaje al amigo ausente. Si Paolo le debía algo a su hermano Jefferson después de Nueva Zelanda, la deuda quedó saldada con el tanto a Australia.

Penal: Por algo le llaman la pena máxima. Aniquila esperanzas, desaparece ilusiones, fulmina alegrías. Tranquilo, Cuevita. La misma cara levantada que tuviste para pedir el balón contra Dinamarca debes mantenerla ahora en los retos que el futuro te prepara. Conchudo, atrevido, y jugando a la peruana: por abajo y al pie. Apaga el celular hasta la siguiente alegría peruana.

Proceso: ¿Ya renovó Gareca? La campaña no puede tener como estación final Rusia. Profe, nos espera Brasil 2019 y Catar 2022. ¡Pensá!

--El Quedado Especial, los que vimos la Copa por TV--

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada