elcomercio.pe

Más en Firmas

Firmas

"La última oportunidad", por Juan Aurelio Arévalo

Messi ya tiene 31 años y arrastra cuatro mundiales en los que nunca tuvo una actuación destacada. Elija la explicación que quiera, pero en la selección no cuajó. El partido de mañana, contra Nigeria, podría ser su última oportunidad, después no habrá revancha.

Lionel Messi

El 'Mesías' argentino, solo en cancha; en su rostro se refleja lo que está pasando, con él y su selección, en este Mundial. (Foto: Reuters)

Hace unos años en un programa de TV invitaron a un sabelotodo de Maradona y lo sentaron frente a una pantalla para que viera los mejores momentos del ‘10’. El tipo sabía en qué minuto metió su primer gol en Primera, la fecha de la última amarilla y mientras el público aplaudía proyectaron la imagen del crack argentino llorando tras la final de Italia 90. Y el hincha empezó a llorar. “¿Y vos por qué llorás?”, le preguntó el conductor. “Porque cuando el Diego se pone mal, sho me pongo mal”.

Hay gente así. Loca. Gente que vive de sus ídolos. Se van a dormir viendo videos de sus jugadas en You Tube, sueñan haciendo paredes con ellos y se despiertan con la camiseta puesta. Los argentinos viven soñando desde hace más de una década con que Messi algún día será Maradona y ahora hasta el más necio reconoce que se equivocó.
Maradona se volvió leyenda a los 25 años, luego de un pésimo papel en España 82. Le tomó un fracaso para despertar. Messi ya tiene 31 y arrastra cuatro mundiales en los que nunca tuvo una actuación destacada contra ninguna potencia. Elija la explicación que quiera, pero en la selección no cuajó.

Contra Nigeria puede pasar cualquier cosa, pero lo que no se puede repetir es esa imagen del ‘10’ argentino deambulando por la cancha con cara de huerfanito mientras se rasca la cinta de capitán. Más que la clasificación a octavos, Messi se juega mañana el recuerdo que tendremos de él. Después no habrá revancha.

Tags Relacionados:

Rusia 2018

Lionel Messi

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada