Nora Sugobono

Comer un es celebrar al Perú. Un plato que representa todo lo que somos: variedad, sazón y fuerza. El es el símbolo de la riqueza de nuestro mar, la fertilidad de nuestras tierras (con ajíes, limones, cebollas y choclos) y la buena mano de nuestros cocineros. Es gastronomía y es historia. No hay mezcla más compleja y más perfecta en todo el recetario nacional. 

Cebiche de erizos, en Bonito Pescadería (Miraflores) (Foto: Heroína Estudio)
Cebiche de erizos, en Bonito Pescadería (Miraflores) (Foto: Heroína Estudio)
Elegante cebiche de conchas con cítricos, en Barra lima (San Isidro) (Foto: Heroína Estudio)
Elegante cebiche de conchas con cítricos, en Barra lima (San Isidro) (Foto: Heroína Estudio)
Versión vegetariana hecha con champiñones, en Veda Restaurante (Miraflores). (Foto: Heroína Estudio)
Versión vegetariana hecha con champiñones, en Veda Restaurante (Miraflores). (Foto: Heroína Estudio)
De conchas negras, al estilo Jhony, cebiches al paso. Frente al mercado de Magdalena, en la feria comercial Bellamar. (Foto: Víctor Idrogo)
De conchas negras, al estilo Jhony, cebiches al paso. Frente al mercado de Magdalena, en la feria comercial Bellamar. (Foto: Víctor Idrogo)

Un buen cebiche se puede comer todos los días. Hicimos un recorrido por los restaurantes de la capital que mejor preparan (y en diferentes versiones) nuestro plato bandera.