elcomercio.pe

Más en Historias

Historias

El aporte de Fernando de Szyszlo en el Museo de Arte Precolombino del Cusco | FOTOS

El Museo de Arte Precolombino del Cusco presenta objetos sagrados del Perú milenario pero bajo una curaduría singular: su valor como símbolos estéticos. La propuesta museográfica inicial contó con el aporte de Fernando de Szyszlo

Cámac: hálito vital quechua presente en lo significativo, es lo que transpiran los objetos rituales del Perú milenario. Esta significación, puente de enlace con lo superior o divino, en virtud de su carga simbólica, es también al mismo tiempo susceptible de otro tipo de interpretación. La artística. 

Esa mirada estética y mágica sobre una selección de 398 piezas precolombinas del Museo Larco, es la que configuraron Cecilia Bákula y Fernando de Szyszlo en el 2003, al presentar la curaduría del Museo de Arte Precolombino (MAP Cusco). El encargo vino de la mano de la Fundación BBVA Continental, que años atrás –como Banco Continental y de acuerdo con el compromiso de la familia Brescia con la promoción cultural– había adquirido la hermosa Casa Cabrera como centro cultural descentralizado. 

Una casa que siempre fue escuela
La casona colonial ubicada en la Plaza Nazarenas, entre los hoteles más lujosos de Cusco –Monasterio, Inkaterra y Palacio Nazarenas–, fue en tiempos del incanato un yachaywasi, casa del saber donde amautas impartían sus conocimientos. En tiempos de la colonia, en el siglo XVII, el solar pasó a propiedad de don Gerónimo de Cabrera de la Cerda. Luego de ser refugio para hijos huérfanos de los conquistadores, la Casa Cabrera pasó a manos de un médico genovés. La casa llegó al siglo XX convertida en colegio. Y tras más de siete décadas como centro educativo fue en 1981 que el Banco Continental adquirió el predio.  

Fue en el 2003 que la Casa Cabrera se convertiría en el MAP Cusco, mediante una alianza entre el banco y el Museo Larco. En el patio interior de la casa se encuentra el MAP Café, donde se puede degustar uno de los mejores capchi de setas de la ciudad; aunque los hambrientos quedan advertidos sobre el tamaño de las truchas, una afrenta a las truchas gigantes de Langui-Layo, a 170 km de la Ciudad Imperial. El cusqueño Arístides Lovón es el actual y prolijo administrador del museo, que por su historia de siglos encierra también la leyenda de ánimas y apariciones nocturnas. Felizmente, el MAP cuenta con el valeroso Fredy Granada y su linterna para disuadir a búhos y fantasmas por igual. 

Una reflexión museográfica
​Quince años después era necesaria una reflexión más profunda e integral sobre esta propuesta, sostiene Carlo Reyes, gerente de la Fundación BBVA, entidad que ahora gestiona directamente el MAP Cusco. Esta reflexión generó la creación de una sala audiovisual donde se le explica al visitante los principios de la cosmovisión andina y se revela cómo su misticismo implícito fue inspiración para el desarrollo de las piezas que verán a continuación. Bajo la pulcra edición de Rafo León, textos de Ulla Holmquist conducen al visitante por el museo, que además tiene ahora la novedad tecnológica de contar con audioguías personales que le ilustren sonoramente la visita en tres idiomas, español, inglés y francés. Voces de reconocidos actores como Denisse Arregui, Emilia Drago y Diego Lombardi, junto a la melodiosa locución francesa de Bárbara David, configuran este monólogo interior a disposición de la visita. 

Szyszlo se apoyó en textos de Durero, Moore, Gauguin, Kandinsky y Klee para sustentar esta visión disruptiva en torno al patrimonio arqueológico. Aquellos fueron artistas conmovidos por la vitalidad –el cámac– del llamado arte primitivo. Pero quien quizás anticipara de manera más racional esta nueva mirada fuera el antropólogo francés Claude Lévi-Strauss, cuando escribiera “no está lejano el día en que las colecciones provenientes de apartadas tierras del mundo abandonen los museos etnográficos y ocupen un lugar destacado en los museos de arte”. Esta profecía autocumplida se lee escrita en el descanso de la escalera del museo. Son palabras que llevan quince años validadas por propios y extraños que visitan la serena Casa Cabrera para dejarse turbar el corazón por el impulso vital del pasado. Nunca caduca. 

Más información
El museo ha sido designado entre los 20 mejores del mundo por la encuesta Traveller’s Choice de TripAdvisor. Más información en www.mapcusco.pe.

Tags Relacionados:

Fernando de Szyszlo

museos

Cusco

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada