elcomercio.pe

Más en Historias

Historias

Arena Hash: la historia secreta detrás de su primera portada en Somos

"Somos decidió hacernos una nota y darnos la portada. Coco Seoane sería el encargado de tomarnos la foto. Nos citó en su estudio y llegamos puntuales en el Mercury Cougar ‘69 de Arturo Pomar Jr.". Escribe Christian Meier.

Arena Hash

Arena Hash: hace 30 años, la banda peruana fue portada en Somos.

Somos decidió hacernos una nota y darnos la portada. Coco Seoane sería el encargado de tomarnos la foto. Nos citó en su estudio y llegamos puntuales en el Mercury Cougar ‘69 de Arturo Pomar Jr

Como siempre, Arturo llevó en un maletín todo lo necesario para hacernos una sesión de fotos “más profesional”: ropa, ropa rara, ropa de su mamá, maquillaje, gel, secadora de pelo, etc… El mismo Arturo hizo todo el styling. Esta vez me negué a delinearme los ojos. 

-“Ya mucho, ya -le dije-. Para la portada del disco era una cosa, ¿pero para salir en una revista?… Creo que voy a salir así nos más-

-“Ok, no pasa nada”, me respondió el gordo.

Después de algunas tomas y ya entrados más en calor, Pedro se quitó la camisa y se tiró al suelo. El fotógrafo tenía lo que necesitaba. La foto escogida para la portada era una imagen que describía perfectamente a “Arena Hash” como banda y quiénes éramos individualmente. 

Pedro era ese tipo atrevido y descamisado, con la actitud de comerse al mundo porque sabía que había empeñado su vida y su talento para alcanzar el éxito. Arturo al centro, como soporte, como la persona que nos hacía aterrizar, como el gurú a quien siempre le preguntábamos ¿Y ahora qué viene?. Él la tenía siempre clara, sabía qué debíamos hacer en cada situación, como si todo lo hubiese sacado de un manual de instrucciones de una vida anterior. Patricio aparecía como el tipo al que todo le daba igual… y es que le daba igual ir que venir, subir o bajar, radio o televisión, si le decían que era… o se hacía. Y obviamente se hacía. Él sabía que mientras más indescifrable y andrógino pareciera, más interés iba a generar. Él siempre fue el más perseguido por las fans y mientras más historias inventaran a su alrededor, más éxito tendría con las mujeres y no se equivocó. Y yo, atrás. Como un boludo. Como si fuera ‘photoshopeado’ de otra sesión. Como alguien que aún no terminaba por digerir la bola de nieve en la que se había metido. De una timidez absoluta y con la inocencia de un adolescente que sólo un mes antes ni siquiera tenía su libreta electoral. 

El sábado que salió la portada habíamos sido invitados a grabar un musical en el Canal 4 para el programa de Yola Polastri. Como llegamos tarde, no nos dejaron entrar. Hubiera sido genial aparecer en televisión con la revista en la mano y anunciarle a todo el Perú nuestra portada. Pero no fue así. Entonces decidimos volver a casa como vinimos, los cuatro metidos en el Cougar de Arturo. Sólo que esta vez no arrancó. Por más esfuerzos que hicimos para prenderlo, no funcionó. se plantó en la puerta del canal. Así que tuvimos que empujarlo desde Santa Beatriz, por toda la Avenida Salaverry hasta Magdalena del Mar, donde vivía don Arturo Pomar. 

Eso que comenzó como un incómodo momento al poco rato se convirtió en la constatación del éxito que estábamos teniendo; en el camino, la gente empezó a reconocernos, a pedirnos que dejáramos de empujar el carro para tomarse fotos con nosotros o para autografiarles su edición de Somos recién salida del horno; y quien no la tenía aún, le decíamos que vaya tranquilo a comprarla y nos dé el alcance más adelante porque “aún nos faltaban como 60 cuadras para llegar a casa”. 

Arena Hash” tenía finalmente un rostro reconocible. A partir de ahí comenzaron las invitaciones a la televisión y los conciertos en vivo. Y si a eso le sumamos que luego salió “Me resfrié en Brasil”… no hubo espacio para nadie más.

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada