En 1995, el cerebro detrás de Microsoft puso en marcha la Fundación Bill y Melinda Gates. (Foto: AFP)
En 1995, el cerebro detrás de Microsoft puso en marcha la Fundación Bill y Melinda Gates. (Foto: AFP)
Jorge Chávez Noriega

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

En estos meses de crisis sanitaria, uno de los videos más compartidos por los cibernautas es uno del 2015, donde advierte que la mayor amenaza de la humanidad no es una bomba nuclear o un misil, sino un microbio capaz de provocar una enfermedad infecciosa. Cinco años después, en medio de una pandemia, sus palabras son caldo de cultivo para las : hay quienes creen que Gates quiere controlar la población mundial con microchips implantados, o que ya patentó un tratamiento para el y fue él quien liberó el virus.

El fundador de Microsoft no tardó en responder. “Nunca he tenido nada que ver con un microchip. Es difícil desmentir esto porque es tan estúpido y extraño... Repetirlo tantas veces casi parece que le otorga credibilidad. Lo que hace nuestra fundación es invertir dinero para comprar vacunas”, dijo Gates en una charla virtual con periodistas, donde una de los temas a abordar fue las . Explicó que esa vez, durante la , solo hizo eco de las investigaciones que centenares de científicos venían realizando sobre la transmisión de patógenos entre animales y humanos.

MIRA: El cocinero peruano que creó una miel apta para diabéticos a base de agave andino

Desde 1995, Bill Gates preside junto a su esposa Melinda una fundación homónima, considerada la institución privada de caridad más grande del mundo, la cual financia principalmente proyectos de investigación y desarrollo relacionados con la salud global. De acuerdo con New York Times, cada año destinan un aproximado de US$ 5.000 millones a distintas iniciativas, en más de 150 países. Y en esta coyuntura, han puesto a disposición de la y otras entidades gran parte de su capital para hacerle frente al coronavirus.

BUENA FORTUNA

Según Forbes, Bill Gates posee en la actualidad una fortuna de US$96.000 millones, lo que lo convierte en el segundo hombre más rico del mundo, por detrás de Jeff Bezos. Hace 25 años, en 1995, ocupaba el número uno de la lista y se subía a la ola digital: lanzaba el navegador Internet Explorer y, al cabo de tres años, lograba concentrar el 95% de usuarios de la red. Así colocaba a Microsoft, la empresa tecnológica que fundó con Paul Allen en 1975, como una de las más valiosas del mercado.

Los años noventa fueron particularmente especiales para Bill Gates. Lanzó el sistema operativo Windows 95, se enfrascó en una batalla legal con el gobierno de los Estados Unidos, se convirtió en padre, dominó el Internet y se casó con Melinda Ann Frenh, con quien construyó la . Según se lee en su página web, se trata de una organización cuyo trabajo consiste “en mejorar la salud y el bienestar de las personas, ayudándolas a salir del hambre y la pobreza extrema”.

FOTO 1 | 1. Bill Gates y Paul Allen, Microsoft (Foto: TIME)
FOTO 1 | 1. Bill Gates y Paul Allen, Microsoft (Foto: TIME)

“Desde mi punto de vista, el mundo está defraudando a miles de millones de personas. Los gobiernos ricos no están luchando contra las enfermedades más mortales porque los países ricos no las padecen. El sector privado no desarrolla vacunas y medicinas para esas enfermedades porque los países en desarrollo no pueden comprarlas. Y muchos países en desarrollo ni siquiera hacen lo necesario para mejorar la salud de su propia gente”, dijo Gates en el 2005 ante la Asamblea Mundial de la Salud.

Bill Gates aboga por distribución justa de medicamentos ante pandemia

En casi dos décadas, su fundación ha volcado esfuerzos en distintos frentes. Por ejemplo, puso en marcha la Allianza Global para la Vacunación GAVI junto a la Organización Mundial de la Salud (OMS), logrando inmunizar a más de 760 millones de niños. Otra de sus obsesiones es erradicar la malaria. Y combatir la varicela, el sarampión, la polio, el VIH, la hepatitis B, entre otras enfermedades, en países del mundo donde todavía suponen un gran problema.

POR LA VACUNA

Entre 1994 y 2017, Bill Gates donó más de US$ 40 mil millones a una serie de obras de filantropía. En abril de este año, su fundación anunció que desembolsaría US$ 250 millones para contener el coronavirus, luego de que el gobierno de Estados Unidos, el mayor financiador de la OMS, anunciara que retiraba sus aportaciones a la entidad.

Bill Gates y su esposa Melinda. (Foto: Getty)
Bill Gates y su esposa Melinda. (Foto: Getty)

Entre otras acciones, los Gates lanzaron el Acelerador Terapéutico COVID-19. Esto de la mano con cincuenta farmacéuticas a nivel global, con el objetivo de coordinar esfuerzo en la búsqueda de tratamientos efectivos contra el coronavirus y en el futuro contra otras enfermedades infecciosas.

“Con suerte, tendremos dos o tres de las seis vacunas que se encuentran actualmente en la tercera fase de ensayos. Pfizer está bien posicionada para ser una de las primeras. Es una empresa de vacunas con mucha experiencia y planificó muy bien su investigación”, . Y sentenció: “Incluso si se aprueban dos o tres, su efectividad en términos de evitar que usted se enferme y que transmita puede no ser perfecta”. //

VIDEO RECOMENDADO

Bill Gates realiza pronósticos sobre la pandemia por COVID-19