elcomercio.pe

Más en Historias

Historias

Conoce el distrito de Lima en el que los niños prefieren al rugby antes que al fútbol

El programa “Rugby para Todos” en San Martín de Porres ha logrado que más de 50 niños y adolescentes se alejen de los malos pasos. Disciplina, respeto y compañerismo son tres pilares que hacen de este deporte una herramienta social muy poderosa

La mayoría de niños que pasaban por ahí miraba con extrañeza –y un mediano grado de desinterés- lo que ocurría cada dos días en su habitual cancha de fulbito: un grupo de ocho chicos practicaba un deporte nunca antes visto. Usaban las manos, el balón tenía forma ovalada, los pases se daban hacia atrás, el arquero no existía y ser tumbado por un contrincante no era sancionado. Quienes observaban cayeron en cuenta, poco a poco, que no se trataba de los primeros entrenamientos del fútbol del futuro. Tampoco de una disciplina moderna. Ellos conocieron lo que es el rugby. Hoy, desde hace unos años, lo practican con una pasión que jamás imaginaron. Todos los lunes, miércoles y viernes, en la Cancha Navarro ubicada en el Malecón Rímac, en San Martín de Porres, hay tres horas en las que el rugby pasa a ser la principal actividad de todos -o la mayoría- los Sub 18 de la zona. Mientras el campo de césped queda en manos del rugbier y director técnico Jean Pierre Farfán, las dos losas contiguas, ideales para pichanguear, lucen casi desoladas. Solo las acompañan los grafitis y algunos ‘palomillas’ de esquina reunidos (o escondidos, posiblemente) en los rincones sabe Dios haciendo qué. ¿A quién se le ocurrió que el rugby, uno de los deportes menos practicados en el Perú, dejaría de lado a la disciplina más popular de nuestra historia?

(Foto: Fidel Carrillo)

Uniformados."Los Linces" entrenan tres días por semana. En la cancha dejan todo. Luego son grandes amigos. (Foto: Fidel Carrillo / Somos)

Jorge Calderón es el primer hincha de “Los Linces” de San Martín, nombre con el que se le conocen a los equipos (son varias categorías) que nacieron gracias a una iniciativa que hoy cuenta con la participación de casi 50 deportistas entre 8 y 18 años. Él es jefe de sostenibilidad en LAMSAC, empresa a cargo de la concesión de la Vía Expresa Línea Amarilla y que –por recomendación de los dueños franceses- ideó el programa “Rugby para Todos” de la mano con la Federación Peruana de Rugby. “Los Linces” nacieron el 2015, pero no son los únicos que juegan este deporte en el distrito. Hace cuatro meses, dentro del mismo proyecto, surgieron “Los Tigres”. Ahí se reciben a todos los pequeños que viven cerca al Estadio Alberto Gallardo, donde se realizan los entrenamientos. Ya son 25. La primera expansión dio rápido sus frutos. Lo último que imaginaron en Inglaterra, cuando por primera vez jugaron rugby, es que este juego se extendería hasta orillas del Río Rímac.

¿POR QUÉ RUGBY?

Todo se podría resumir explicando la esencia del tackle. Aunque parezca exactamente lo contrario, es la acción más leal del rugby. Es una jugada que implica derribar al rival que porta el balón, ser tosco, usar la fuerza, pero en la que al mismo tiempo se demuestra un profundo respeto por la persona, el fair play y las normas de juego. “El tackleador acompaña y abraza al tackleado en la caída. Es una técnica que se enseña para no hacer daño al rival. Luego hace un rodeo que permite que tanto él, como el derribado, se pongan de pie rápidamente para seguir jugando”, explica Jean Pierre Farfán, estudiante en la Universidad San Marcos y entrenador de “Los Linces” desde que la idea se plasmó. Ese altruismo con el que se hace un movimiento rudo ante alguien que busca lo mismo que tú, ganar, es el que se necesita inculcar en jóvenes, adolescentes y niños de zonas vulnerables. "El rugby es para todo tipo de personas. Para el alto, el gordito, el bajito. Todos tienen una función en el equipo. Y a todos se le valora igual. Esto desencadena en un mayor compañerismo. Todos se sienten iguales. Todos encajan en un grupo. El rugby les da una interacción social a estos chicos que no les provee ningún otro deporte. Y los convierte en mejores personas, mejores peruanos", asegura Néstor Corbetto, presidente de la Federación Peruana de Rugby.

La palabra “familia” salió de la boca de los diez chicos que entrevisté. Uno de ellos utilizó el adjetivo “súper”. Su nombre es Michael Doñe Izquierdo, tiene 19 años, estudia medicina. Dejó la carrera de administración de empresas cuando le detectaron leucemia. El rugby, que le enseñó a siempre levantarse después de una caída, lo ayudó muchísimo para salir adelante. “Fue muy importante. Ahora mismo estoy recibiendo tratamiento. Estar aquí es algo espectacular que no puedo explicar. Es una súper familia. De no ser por este deporte muchos estarían en la drogadicción o el pandillaje”, nos dice luego de hacer la sesión de fotos con Carlos y Angie. El programa es así de inclusivo. Las chicas también pueden jugar. De hecho, son varias las que se han unido. “Me gustó mucho la dinámica. Antes no hacía ningún deporte. Hoy soy parte de un grupo”, confiesa.

(Foto: Fidel Carrillo / Somos)

Michael Doñe estudia medicina. Quiere saber más sobre la enfermedad que tiene: leucemia. Antes de practicar rugby hacía deportes de contacto. (Foto: Fidel Carrillo / Somos)

Hay tres señoras clave sentadas en la única banca de cemento con la que cuenta la Cancha Navarro. Una es psicóloga, otra nutricionista y la última mamá de uno de los niños. Ella se ha comprometido en llevar quaker después de cada entrenamiento. Las primeras dos toman notas, conversan mucho con los chicos. También se acercan a los papás presentes. La idea es monitorearlos, chequear que todo ande bien en casa y ayudarlos en lo que necesiten. “La gran mayoría de los muchachos tienen a los padres separados. “Aquí es donde les inculcan el sentido de responsabilidad, puntualidad, respeto, entre otros valores”, me dice uno de los padres. Como reza un dicho inglés muy antiguo: “el rugby es un deporte de villanos practicado por caballeros”.

EL TERCER TIEMPO

La casa de Lesly Amaro se ha transformado los últimos meses en una sala de reuniones. Queda cerca de dónde entrenan “Los Linces”. La primera vez que preguntaron dónde se podía hacer el “tercer tiempo” ella se ofreció. Desde ahí no ha dejado de recibir a los compañeros de su hijo y también a los rivales. En el rugby solo se juegan dos tiempos, como en el fútbol, pero existe un tercero fuera de la cancha posiblemente más importante que los que determinaron el resultado final de un partido.Es una tradición que consiste en juntar a todos los implicados del encuentro. Compartir comida, bebidas, discutir, aprender, felicitar, pedir disculpas. Siempre en un ambiente de camaradería, sin resentimientos. Es lo que hace distinto al rugby. Ganar o perder pasa a un segundo plano en los terceros tiempos. Y se da en todos los niveles. De hecho, es parte del código de conducta de este deporte. Es como si, luego de un Real Madrid vs. Barcelona, Messi ofreciera su casa para cenar con todo el equipo culé más la plantilla merengue. ¿Se imaginan?

Angie Duarte es una de las chicas que participa del programa "Rugby para Todos". Antes no hacía ningún deporte. (Foto: Fidel Carrillo / Somos)

Angie Duarte es una de las chicas que participa del programa "Rugby para Todos". Antes no hacía ningún deporte. (Foto: Fidel Carrillo / Somos)

El árbitro también participa del llamado tercer tiempo. En el rugby, el juez principal es una verdadera autoridad. Es imposible que los jugadores le reclamen, aun incluso cuando se equivoca. Solo el capitán está autorizado a conversar con él, guardando siempre la compostura. Ese respeto se extiende hasta las gradas. De lo contrario los espectadores pueden ser expulsados de sus butacas.

“Antes él solo jugaba fútbol con chicos menores. Con los mayores se cohibía. Ahora, con el rugby, es mucho más social. Al mismo tiempo muy respetuoso”,confirma Lesly, mamá de Julio, el número ‘11’ del equipo. Ella cree que, de no ser por el rugby, más de la mitad de “Los Linces” estarían por malos pasos. “Se quieren como una familia. No estudian todos juntos, pero siempre están en contacto”, agrega.

Lo mejor es que cualquier chico de la zona se puede sumar. No hay condiciones. “Solo tener la actitud, venir a entrenar y ser responsable”, comenta el “profe” Farfán. El último viernes hasta tres niños preguntaron por los horarios de los entrenamientos. Ya no miran con rareza que sus compañeros lleven la pelota con las manos -muchos confesaron que les daba vergüenza-. Les han contado que es el mejor deporte que existe. Te diviertes, compites y haces familia.


Tags Relacionados:

Somos

Rugby

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada