(De izq. a der.) José Huacan, Lesly Puma y Ana Belén Carrazco son compañeros en la Universidad Católica de Santa María, de Arequipa. Junto a Jennifer Iquiapaza, desarrollaron la propuesta de embutidos de cuy. (Foto: Oswaldo Charca / Somos)
(De izq. a der.) José Huacan, Lesly Puma y Ana Belén Carrazco son compañeros en la Universidad Católica de Santa María, de Arequipa. Junto a Jennifer Iquiapaza, desarrollaron la propuesta de embutidos de cuy. (Foto: Oswaldo Charca / Somos)
Vanessa Cruzado Alvarez

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Desde que estaba en el colegio, no había festival gastronómico en el que José Huacani (18) no preparara platillos con a pedido de sus padres. Ingrediente que, paradójicamente, no era del agrado del muchacho. Un día, almorzando con su hermana, se preguntaron qué podían hacer para que el mamífero andino sea más consumido. “Como en varios proyectos de ciencia había hecho harina de cuy, ella me dijo que intentara con un embutido pero yo estaba medio dudoso”, agrega José. No fue hasta la universidad, que conoció a sus compañeras Ana Belén Carrazco (18), Jennifer Iquiapaza (20) y Lesly Puma (19) en la clase de emprendimiento y formación empresarial, que el joven presentaría su idea.

MIRA: Emilio Macías, el cocinero que revoluciona la comida mexicana en Lima por delivery

La carne de cuy se caracteriza contener alto nivel proteico y es bajo en grasa; además, colesterol de buena calidad, minerales y vitaminas. Su carne es considerada como un producto que posee un alto valor biológico por la gran cantidad de aminoácidos que tiene. A muestra un botón: , su carne contiene 19% de proteína; 1.6% de grasa y 0.1% de carbohidratos totales. Eso ya es un plus a comparación de la oferta de embutidos actual. “Ya no lo planteábamos como una simple idea de clase, sino como una realidad. Eso fue gracias al docente, que dijo que si llegáramos a sacar el producto, él lo consumiría”, agrega el equipo.

“El embutido de cuy ayudará a que más peruanos consuman su carne”, señala el equipo. (Foto: Oswaldo Charca / Somos)
“El embutido de cuy ayudará a que más peruanos consuman su carne”, señala el equipo. (Foto: Oswaldo Charca / Somos)

El proceso es artesanal: ahúman el cuy para deshidratar su carne y así evitar que se descomponga. Lo dejan marinando en insumos como cerveza, sal, pimienta y nuez moscada. Luego proceden a moler la carne y mezclarla con tripa de cordero. Finalmente, vuelven a ahumar la carne. De eso salen cinco salchichas y tarda dos días. “En el proceso, vimos que podemos aprovechar la sangre para hacer morcillas, que son aliadas contra la anemia. Intentamos hacerlo y nos salió bien”, comenta José.

El prototipo ha sido un éxito. Ganar el concurso en la categoría Salud y Nutrición les permitirá realizar más investigaciones sobre las técnicas del proceso. Apuntan, además, a la industrialización y lanzar el producto el próximo año. “El embutido de cuy ayudará a que más peruanos consuman su carne”, adelantan. Que así sea. //

DATO

El embutido a base de cuy ganó en la categoría Salud y Nutrición del reto Hombro a Hombro, organizado por la empresa de apoyo social del mismo nombre. En su primera edición, recibió más de 300 postulaciones provenientes de 35 ciudades del país. Para más información, visite

CITAS Y REFERENCIAS

, publicado por la agencia Andina el 26/06/2019.

VIDEO RECOMENDADO

Consejos para combatir la ansiedad con una mejor alimentación